Autor: Fernández-Rúa Plasencia, José María . 
 En el Congreso y por mayoría absoluta. 
 Aprobada la ley del Tribunal Constitucional  :   
 Con algunas de las modificaciones introducidas por el Senado. 
 ABC.    20/09/1979.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

ABC. JUEVES, 26 DE SEPTIEMBRE DE 1979.

EN EL CONGRESO Y POR MAYORÍA ABSOLUTA

APROBADA LA LEY DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Con algunos de los modifcaciones introducidas por el Senado

Por 249 votos a favor, 25 en contra y 11 abstenciones, es decir, por mayoría absoluta, tal y como requiere la Constitución, fue aprobado a las nueve de la noche de ayer el texto del proyecto de ley sobre el Tribunal Constitucional, con algunas de las enmiendas provenientes del Senado, y que fueron aprobadas a lo largo de la tarde.

Previamente se había también sometido a votación de los diputados el proyecto de ley por el que se regula el conocimiento del Ordenamiento Constitucional en Bachillerato y Formación Profesional de primer grado. A este proyecto de ley, que también había pasado por el Senado, se le habían formulado en la Cámara Alta tres enmiendas que fueron rechazadas por el Congreso de Diputados en el debate de esta tarde.

Una vez los diputados votaron el proyecto de ley orgánica del Tribunal Constitucional, se abrió un turno de Intervención para explicación de voto. Las modificaciones se refieren a los artículos 8, 11, 18, 29, 39, 40 y 63 del proyecto de ley orgánica, que tratan, entre otras cosas, sobre la organización y atribuciones del Tribunal Constitucional, los nombramientos de los miembros del Tribunal y objeto del recurso de Inconstitucionalidad.

CONDENA.—Antes de que comenzara la sesión el presidente del Congreso, Landelino Lavilla, pronunció unas palabras de

condena por el asesinato, en la mañana de ayer en Bilbao, de dos jefes militares.

«Reiterar con energía nuestra condena —dijo Landelino Lavilla— no es ni puede ser una obligación, rutinaria por repetida. Decimos basta a la violencia de un deseo.» Y decir basta a la violencia no es en esta Cámara la simple expresión de un deseo.»

En otro momento de su intervención, el presidente de la Cámara propuso que constase en acta estos sentimientos «para hacerlos especialmente patentes —subrayó— a nuestras Fuerzas Armadas, verdadero orgullo de España y contra las que, en esta ocasión, se ha dirigido el atentado terrorista».

Finalmente, el señor Lavilla se refirió al fallecimiento del diputado socialista Baldomero Lozano, destacando su personalidad profesional. La Cámara, puesta en pie, guardó un minuto de silencio.

VOTACIONES SUCESIVAS.—Ya dentro del orden del día de la sesión el presidente informó para organizar el debate, que si no se aceptaba el texto del mencionado proyecto de ley orgánica con las enmiendas introducidas por el Senado, se celebraría una votación del conjunto del texto articulado.

El Senado introdujo estas enmiendas en el proyecto de ley orgánica del Tribunal Constitucional en uso de las facultades que le atribuye el artículo 90, apartado dos, de la Constitución, que dice lo siguiente: «El Senado, en el plazo de dos meses, a partir del día de la recepción del texto, puede, mediante mensaje motivado, oponer su veto o introducir enmiendas al mismo.

El veto deberá ser aprobado por mayoría absoluta. El proyecto no podrá ser sometido al Rey para sanción sin que el Congreso ratifique por mayoría absoluta, en caso de veto, el texto inicial, o por mayoría simple una vez transcurridos dos meses desde la interposición del mismo, o se pronuncie sobre las enmiendas, aceptándolas o no por mayoría simple.»

Estas enmiendas de la Cámara Alta afectan a 76 de los artículos de] proyecto y a dos de sus disposiciones transitorias que responden —según el mensaje motivado del Senado— a razones jurídico-políticas y de derecho constitucional material, jurídico-técnicas o de estilo, según los casos.

Unión de/ Centro Democrático y el Partido Socialista Obrero Español, los dos grupos mayoritarios en la Cámara Baja, llegaron a un acuerdo en las votaciones.

En relación con las atribuciones del Tribunal, se han introducido, entre otras modificciones, las derivadas del cambio de denominación operando con respecto al llamado recurso de inconstitucionalidad promovido por vía incidental.

CESES DE LOS MAGISTRADOS.—En lo que se refiere a la organización del Tribunal, el cambio esencial radica en introducción del cargo de vicepresidente del mismo, con las funciones pertinentes. Se introducen también dos nuevas causas de cese de los magistrados del ´Tribunal Constitucional: la incompatibilidad sobrevenida y el hecho de que un magistrado sea declarado responsable civilmente por dolo o condenado por delito doloso o por culpa grave.

Se suprime, en cambio, la referencia a la jubilación forzosa a los setenta años, por entender que tal límite inderogable puede ser contrario a la especial naturaleza del Tribunal Constitucional. A esta enmienda se opuso el comunista Solé Tura, pero fue rechazada su propuesta de volver al texto del Congreso.—J. M. FERNANDEZ-RUA.

 

< Volver