Nueva asociación de autoescuelas  :   
 Solamente en Madrid existen alrededor de 400 autoescuelas. 
 Ya.    18/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

NUEVA ASOCIACIÓN DE AUTOESCUELAS

Solamente en Madrid existen alrededor de 400 autoescuelas

Al desaparecer el antiguo concepto y régimen de Sindicatos, la mayor parte de las autoescuelas se

agruparon en lo que se ha dado en llamar Federación Nacional de Autoescuelas. No han tenido que hacer

mucho esfuerzo para ello, porque en realidad lo que ha sucedido, que bajo la misma tutela gestora el

Grupo Sindical ha cambiado de nombre. Pero había y hay escuelas que no estaban entonces ni lo están

ahora, de acuerdo con la política—al decir de ellas—totalitaria de la antigua Agrupación, y se han reunido

para constituir una nueva asociación totalmente independiente de aquélla.

La nueva asocición, cuya denominación completa es Asociación Sindical Provincial de Empresarios de

Escuelas Automovilistas de Madrid, ha sido legalmente aprobada con fecha 8 de noviembre de este año.

Poca vida, pues, a sus espaldas,pero con toda la experiencia de su antiguo enclavamiento y, sobre todo de

sus antiguas discrepancias. En principio la constituyen dieciocho asociados o promotores, que son los

fundadores, pero tienen intención y esperanza de reunir un número bastante importante de escuelas tan

pronto se inicien sus trabajos y comiencen a hacerse sentir sus rendimientos. Téngase en cuenta que son

casi cuatrocientas las autoescuelas que existen en Madrid, y la mayoría aún no sabe de la existencia de

esta nueva asociación, sino que siguen, por rutina quizá, o tal vez de buen grado, en la Federación, que es

la secuela de aquel sindicato de antaño.

Según el reglamento de la nueva asociación, su finalidad es representar, defender y fomentar los intereses

de sus afiliados. Que, al fin y al cabo, son los intereses de todas las autoescuelas. ¿Qué diferencia existe,

pues, entre esta asociación recién nacida y la Federación en que se ha tornado la antigua Agrupación

sindical? En teoría no deben existir diferencias. En la práctica, las propias de toda discrepancia.

Discrepancias que son más bien fruto de un quehacer antiguo que no a todos complacía. Se habla de

totalitarismo, de escasa representatividad por parte de los afiliados, de pertenecer, en suma, a una entidad

por obligación, no de forma voluntaria, y de tener que padecer, por esta razón, imposiciones económicas

y de gestión con las que no comulgaban.Sirvan como ejemplo las cuotas para la obtención de placas para

los coches de enseñanza, que ahora, al parecer, sólo troquela y legaliza Tráfico, pero que antes era

perceptivo pasar por la Agrupación, o también los problemas para la titulación de profesores que había de

hacerse—para tener alguna posibilidad de éxito—a través de un centro de enseñanza, en Pozuelo,

controlado, asimismo, por la Agrupación.

 

< Volver