Autor: Pérez Fernández, Herminio. 
 Presentado por el Grupo Comunista. 
 Rechazado por tres votos el "Código de derechos y obligaciones de los trabajadores"  :   
 Fue defendido por don Marcelino Camacho, que anunció: "La guillotina sistemática nos obligará a reconsiderar actitudes". 
 ABC.    01/02/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

PRESENTADO POR EL GRUPO COMUNISTA

RECHAZADO POR TRES VOTOS EL

"CÓDIGO DE DERECHOS Y OBLIGACIONES

DE LOS TRABAJADORES"

Fue defendido por don Marcelino Camacho, que anunció: "La guillotina sistemática nos obligará a reconsiderar actitudes"

Madrid. (De nuestro redactor en las Cortes, Herminio Pérez Fernández.) «El carácter fascista del (sindicalismo vertical y del intervencionismo del Estado en las relaciones de trabajo, se asentaba en una legislación mezcla de autoritarismo j paternalismo, que contemplaba las relaciones entre capital y trabajo como relaciones entre individuos —el trabajador y el empresario— en lugar de relaciones contradictorias entre las clases, una proliferación de normas, decretos, leyes, reglamentos, ordenanzas, convenios, reglamentos de régimen interior, etc., aue ha agudizado en los últimos años el resurgir del movimiento obrero y los avances de la lacha sindical de los trabajadores dejaba desfasados los textos legales, el mismo día de su promulgación.»

Pertenece este párrafo a la defensa que don Marcelino Camacho, en nombre del grupo parlamentarlo comunista, hizo ayer, en la Comisión de Trabajo, sobre la proposición de ley «Código de derechos y obligaciones de los trabajadores». Recosemos esas frases porque dan Idea del tono en que transcurrió su exposición, en la que afirmó, entre otras cosas: «Para Comisiones Obreras el derecho al trabajo y a un salario digno y suficiente son las piedras angulares en que se deben basar las nuevas relaciones de trabajo.

El derecho al trabajo desde los deciséis años hasta la jubilación, supone eliminar progresivamente la eventualidad, la Inestabilidad en el empleo, la emigración, el paro y el subempleo, acabar con los expedientes de crisis. Incontrolados y sin participación de los trabajadores, establecer un Seguro de Paro no sujeto a reaquisitos formales y que sea suficiente para la vida del trabajador v de su familia.»

El señor Camacho detalló el contenido ,de su proposición de ley que no sólo contempla los derechos Individuales de los trabajadores, sino también los de representación colectiva, los de reunión o asamblea, de huelga, de negociación colectiva: los derechos sindicales y sociales: los derechos de los trabajadores emigrados... Todo ello a través de 76 artículos y una disposición transitoria que establece que esta ley se adecuará, en su momento, a lo que establezca la futura Constitución en estas materias.

El señor Camacho terminó su intervención con una advertencia serla: «El Grupo Comunista tendrá que sacar las conclusiones correspondientes, lA esta proposición de ley es rechazada, porque llegará a la conclusión de que el Gobierno rompe los acuerdos de la Moncloa, lo aue nos obligará a reconsiderar nuestras posturas.»

Don Eugenio Ales Pérez, de U. C. D.. le

dio la réplica señalando que la proposición de ley sólo recoge derechos, pero no obligaciones. Trata.>por tanto, de sustituir una legislación que califica de autoritaria con otra no menos autoritaria y partidista. En una ley así hay que da* cabida —dijo— a todo el arco social de la nación y no sólo a una parte. Criticó duramente la proposición >je ley comunista afirmando aue no tiene rigor, ni sistemática, ni codificación.

desde el momento en que se anticipa, ya que habrá aue adaptar esta ley a lo aue disponga la Constitución. «Bastaría este hecho, estando la Constitución tan avanzada, para demostrar la Inoportunidad de esta proposición^ dijo.

Analizó diferentes artículos subrayando los fallos aue, en su opinión, contienen, y destacó, especialmente, que algunos preceptos suponen una profunda implicación económica: «Dudamos mucho que el país tenga capacidad económica para soportarlo», aseguró. En cuanto a los temas de la huelga y la negociación colectiva, afirmó aue el Ministerio de Trabajo tiene avanzados los correspondientes proyectos de ley.

Dijo también que rechazar la proposición de ley del Partido Comunista no significa que por parte del Gobierno se desconozca la Importancia y la conveniencia de establecer un Código de Derechos y Deberes de los trabajadores, en el que también se está trabajando.

«Esas palabras nos suenan —le replicó el señor Saavedra Acevedo— porque el Gobierno siempre tiene proyectos de lev para todo, en fase de elaboración.» Anunció el apoyo del Grupo Socialista a la proposición de ley, como luego lo harían también el señor Martin Toval. de Socialistas de Cataluña: el señor Perera Calle, de la Minoría Catalana: el señor Caamaño Bernal, del Grupo Mixto, y el señor Monforte Arregui. de la Minoría Vasca.

ADVERTENCIA DEL SEÑOR CAMACHO. Cuando el presidente anunció que se iba a proceder a la votación, don Marcelino Camacho pidió la palabra para advertir, nuevamente, que la decisión que se iba a tomar era grave: «Aritméticamente, aquí seremos una minoría: pero los trabajadores somos la mayoría en el país. Si se aplica la guillotina por sistema y con ello se vacían de contenido social los acuerdos de la Moncloa, nosotros tendremos que revisar nuestras actitudes.)

La votación arrojó 15 votos a favor de la ley y 18 en contra, todos éstos de U.C.D. y uno de Alianza Popular, señor Martínez Emperador. Por tres votos de diferencia la proposición de ley quedó rechazada.

En cuanto al punto segundo, que se refería al proyecto de ley, enviado por el Gobierno, por el que se regulan los órganos de representación de los trabajadores en la empresa, anunció el presidente que al no haberse presentado ninguna enmienda sobre la oportunidad del proyecta no procedía que se entablara debate sobre la totalidad y sí, simplemente, que se designara la Ponencia que ha de emitir su informe.

Tras una breve pausa para la proposición de representantes, quedó constituida así: por U.C. D.: los señores Ales, Cross, Moreno García y Díaz Saavedra; por el Grupo Mixto, señor Caamaño; por Alianza Popular, señor Martínez Emperador: por la Minoría Catalana, señor Perera i Calle: por la Minoría Vasca, señor Monforte Arregui; por tí P. 8.0. E., señores Saavedra, Navarrete y señora Rufa Tagle: por Socialistas de Cataluña, señor Martín Toval, y por d Grupo Comunista, el señor Camacho.

 

< Volver