Autor: Apostua, Luis. 
   Posiciones sindicalistas     
 
 Ya.    08/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Posiciones sindicalistas

PACTO social, no, dicen las centrales sindicales. Esta es la conclusión que extraen los observadores de las declaraciones formuladas por representantes de UGT, Comisiones Obreras y USO en los coloquios tenidos con empresarios. La declaración es suficientemente importante como para que sea analizada con cierto detenimiento.

El domingo pasado, en esta misma columna, se reseñaba el hecho de que las fuerzas políticas -los partidos—y las empresariales estaban más a menos definidas, por un camino económico, pero que las centrales sindicales no habían dicho aún su muy importante palabra.

Ahora bien, esa negativa procede de un segundo nivel de mando, aunque en el coloquio participase el propio don Marcelino Camacho, secretario general de CC. OO. Parece más bien una declaración preliminar a la verdadera negociación, que se tendrá que realizar definitivamente en un alto escalón política.

Pero hay también una notable imprecisión de conceptos. Los líderes sindicales, todavía con problemas de organización en un marco legal no muy perfecto, entienden por .pacto social "una operación burguesa para que los obreros paguen también la factura de esta crisis económica".

Se ven venir encima un programa estabilizador, con medidas económicas serias, y, lógicamente, se ponen en guardia. En cambio, abren camino para una negociación política con el Gobierno para afrontar el conjunto de la situación. En esas condiciones era previsible que rechazasen el pacto social o que incluso pensasen en una seria agitación laboral el próximo otoño, de cara al referéndum de la constitución y a las elecciones municipales.

Cuál vaya a ser la salida de esta situación. la más peligrosa que tiene el recién nacido Gobierno, no la sabemos. Entre otras cosas porque todo el equipo económico está dando vueltas a. un posible programa que sea aceptable, sobre todo en función de que reparta las cargas. Por consiguiente, no podemos aventurar una hipótesis de salida. Por lo que a mí personalmente me parece, creo sinceramente que los sindicatos obreros ayudarán a estabilizar la democracia.

El precio que han pagado en la autocracia pasada ha sido demasiado alto para que tengan tentaciones revolucionarias. Pero no todo el mundo del trabajo está en Comisiones Obreras ni obedece a consignas comunistas. Sin Ir más lejos, la grave huelga en las recogidas de basuras de Valladolid es obra principal del Partido del Trabajo, sin representacion en las Cortes y, por consiguiente, ajeno a todo posible pacto en un marco político.

Luis APOSTUA

 

< Volver