Aunque rechazan el pacto social. 
 Las centrales sindicales, favorables a negociar con el Gobierno y con los empresarios     
 
 Informaciones.    07/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Las centrales sindicales, favorables

a negociar con el Gobierno

y los empresarios

MADRID, 7 (INFORMACIONES).

EN el mundo existen actualmente dos modelos económicos fundamentales: socialismo y capitalismo; o tres, si tenemos en cuenta el híbrida modelo de la Europa occidental que es la economía de mercado, manifestó don Antonio Garrigues Walker, presidente de la Asociación para el Progreso de la Dirección, en los momentos de apertura de la reunión sobre «Actitud de las centrales sindicales ante la situación política, social y económica» celebrada ayer.

Ante una concurrencia de cerca de mil personas, que abarrotaban los salones dispuestos a este efecto, el señor Garrigues continuó: «En cuanto a la labor de la A.P.D., nos gustaría colaborar con las centrales sindicales, porque pienso que las diferencias irreconciliables son puramenté teóricas. Creo, además, que en España ha llegado el momento de hablar claro, y en economía también ha llegado este momento.»

HA LLEGADO LA HORA

DE ABORDAR LA

CRISIS

«Cuando hay que hablar y hay que negociar es preciso hacerlo con quienes tienen voluntad para ellos, declaró don Marcelino Camacho, secretario general de las Comisiones Obreras, recalcando que las dificultades económicas no son privativas de los obreros, sino que golpean también y muy duramente a la pequeña y mediana empresa española.

Respecto a la crisis, manifestó que «los trabajadores no tenemos responsabilidad en ella, pero estamos firmemente dispuestos a hacerle frente. Los efectos de esta crisis están patentes en la inflación, la evasión de impuestos, los problemas que afectan,, a las pequeñas y medianas empresas, enfrentadas a suspensiones de pagos y a la quiebra; la pesca, al borde del colapso.

Tenemos un millón de parados, que cobran unos subsidios bajos y limitados. Está también el problema de los jóvenes trabajadores y de los estudiantes ante un futuro incierto... Hay que resolver la crisis, estamos dispuestos a ello, pero siempre que su costo no caiga sobre las espaldas de los trabajadores.»

Más adelante, el señor Camacho dijo: «Estamos en contra del pacto social, tal como está concebido, pero no estamos en • contra de los entendimientos con 1os empresarios.» Se refirió también a que es imprescindible partir de una nueva política económica para lograr la confianza de los sectores implicados en la crisis, y que es necesario ir más allá, de las simples medidas económicas, ya que desde 1975 hasta el momento se han tomado medidas económicas en cinco oportunidades. Destacó también que deben de ser las centrales sindicales las que negocien en todo el pais.

Finalizó dicien6 do: «Es precisa, asimismo, una amplia amnistía laboral, medida en que los empresarios pueden jugar un gran papel.»

ELECCIONES SINDICALES, EN OTOÑO

Habló a continuación don Jerónimo Saavedra Acevedo, secretario de Prensa e Información de la Comisión Ejecutiva de la U.G.T., quien explicó la postura de esta. central en la empresa, centrándose en la necesidad del reconocimiento de las secciones sindicales de la empresa, elecciones sindicales libres a comités de empresa hasta que las Cortes creen una nueva ley Sindical, y que las elecciones sindicales deben llevarse a cabo el próximo otoño, recalcando que «es imprescindible una unidad en la acción a la hora de alcanzar una plataforma reivindicativa».

Los planteamientos económicos de la U.G.T. estuvieron a cargo de don Joaquín Almunia, director del gabinete técnico de la U.G.T., quien analizó brevemente el momento que atraviesa España, insistiendo que «para la U.G.T. lo más grave es el paro, alrededor de un millón de personas sobre nueve millones de asalariados», poniendo de relieve la negativa de U.G.T. a un plan de estabilización y proponiendo algunas medidas concretas: lucha contra el paro, política de empleo que traiga consigo una reducción de los costes de la Seguridad Social, la necesidad de aumentar la participación del gasto público en el producto industrial bruto y que las inversiones públicas sean destinadas a financiar las infraestructuras para las necesidades colectivas, incentivos a aquellas empresas que creen puestos de trabajo, etc. Además insistió en la reforma de la Seguridad Social —cuya financiación debería correr & cargo del Estado—, con una debida racionalización de las prestaciones, ya que todo esto requiere fondos elevados, es precisa una reforma fiscal que dote al sector público de loa recursos necesarios». Pidió además un mayor acceso a la información económica de la marcha de las empresas y de los beneficios de éstas, ya que así se daría mayor claridad a la evolución de las rentas de capital.

UNION SINDICAL OBRERA

Por su parte, don José María Zufiaur, secretario general de la Unión Sindical Obrera, se refirió al tipo de sindicalismo que defiende su central: un sindicalismo de masas, con dimensión política, autónomo de partidos y de Gobierno, unitario.

Hizo hincapié en la falta de información económica adecuada,, de datos reales, fiables, sobre los cuales poder evaluar concretamente la situación, asimismo a la necesidad de un nuevo modelo económico para el país y que la futura constitución prevea «un Estatuto para el trabajador».

Destacó también que es necesario conseguir a estos efectos un salario mínimo interprofesional y que el cálculo del coste de la vida debe ceñirse a las actuales´ estadísticas del Instituto Nacional de Estadística, cuya actuación —dijo— debe efectuarse con total independencia del Gobierno.

Insistió también que es necesario centrarse en la lucha contra la evasión fiscal, reforma fiscal, reforma de la Seguridad Social, los impuestos de sucesiones, el delito fiscal, el fraude, y se mostró partidario de que se defina la actuación de las Cajas de Ahorro, quienes han beneficiado ampliamente a ciertos grupos de privilegiados en detrimento del modesto ahorrador.

A continuación se desarrolló un animado coloquio, en el que cada central ratificó su voluntad de llegar a acuerdos para salir de la crisis.

RODRÍGUEZ SAHAGUN:

«EL EMPRESARIO

ESPAÑOL, DISPUESTO

A SACRIFICARSE»

MADRID, 7 (INFORMACIONES) .—El empresario don Agustín Rodríguez Sahagun en una conferencia en Málaga con motivo de la constitución de la Federación Empresarial de dicha provincia, se refirió a la confianza que despierta el nuevo equipo económico del Gobierno para superar la crisis económica y consolidar el modelo democrático.

El señor Rodríguez Sahagun señaló que el empresario está dispuesto a asumir la parte del sacrificio y de la responsabilidad que pueda corresponderle en el esfuerzo colectivo a realizar, así como a colaborar con el Gobierno y los representantes de las demás fuerzas sociales en la elaboración de los planes necesarios para acabar con el paro e inflación.

Se mostró, no obstante, preocupado por la situación interna que están atravesando muchas empresas —especialmente pequeñas y medianas—, lo que hace imprescindible una flexibilidad grande en la política monetaria. La inflación de costea, la descapitalización creciente y el progresivo endeudamiento sufridos por las empresas en los últimos años apenas las permite mantenerse en pie a muchas de ellas y puede bastar un simple empujón para que se produzca un desplome en cadena que agravaría el paró y el deterioro de la producción.

 

< Volver