Las centrales sindicales rechazan la propuesta del pacto social como solución de la crisis     
 
 Ya.    07/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

los centrales sindicales rechazan la propuesta del pacto social como solución de la crisis

Camacho, de CC. OO.: El proceso democratizador no puede detenerse ante las puertas de las fábricas • Saavedra, UGT: La nueva reglamentación de las relaciones laborales ha de aprobarla el Parlamento •

Zufiaur, de USO: Los contactos del ministro con las centrales sindícales deben proseguir

Rechazo del pacto social y de un plan de estabilidad que haga recaer sobre los trabajadores la solución de la actual crisis económica fue la postura unánime de las centrales sindicales CC. OO., UGT y USO en la reunión, organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección, sobre el tema "Actitud de las centrales sindicales ante la situación política, social y económica,".

ONT. también invitada, declinó participar.

La economía es lo suficientemente importante para dejarla en manos de los políticos, manifestó el presidente de la APD, don Antonio Garrigues Walker, ante una concurrencia de más de mil empresarios, muchos de ellos representantes de pequeñas y medianas empresas.

En política la contradicción es posible; en economía, no. Ha llegado el momento de hablar claro para evitar llegar a situaciones surréalistas.

El señor Garrigues señaló que lo que está por decidir es la adopción del sistema económico español. Y pidió al Gobierno que cualesquiera que sean las reglas del Juego, que sean claras y concretas:

"Si va a haber reforma fiscal, que haya reforma fiscal; si va a haber delito fiscal, que haya delito fiscal; si se quiere reforzar la intervención estatal, que se diga cómo, dónde y cuándo."

La invitación a los representantes de las centrales sindicales suponía una iniciativa de los empresarios a un entendimiento, con o sin pacto social con los trabajadores.

Intervención de las centrales

Durante la dictadura no hubo política nacional ni política racional, manifestó Marcelino Camacho, secretario general de CC. OO., en Su intervención. Los últimos Gobiernos no han hecho una política económica, sino una política electoral; ahora se pretende buscar una solución a la crisis mediante el denominado pacto social, que "ni sería pacto, por ser impuesto, ni social, pues haría recaer el mayor peso sobre la espalda de los trabajadores, que no son quienes la han provocado.".

Camacho recogió datos que indican la gravedad de la crisis económica—el hambre física se hace presente en el campo andaluz— e indicó que la preocupación mayor de OC. OO. es conseguir borrar todas las secuelas del régimen anterior en lo económico y lo social: "Que la democracia entre

dentro de las fábricas y no se detenga a sus puertas."

En la exposición de la postura de UGT, Jerónimo Saavedra se refirió al aspecto sindical dentro de la empresa: solicitó la institucionalización de los representantes de las centrales dentro de la empresa, la aprobación por el Parlamento de la normativa laboral y el reconocimiento de diez horas anuales retribuidas para reuniones de los trabajadores.

El programa económico de UGT, expuesto por Joaquín Almunia, insiste en la prioridad del problema del paro y el rechazo de la estabilización como solución de la crisis, así como la necesidad de reforma de la Seguridad Social y una reforma fiscal urgente.

El secretario general de la Unión Sindical Obrera. José María Zufiaur, caracterizó a1 nuevo sindicalismo como no burocrático, sino apoyado en comités de empresas.

Insistió en la necesidad de unión de las centrales obreras e invitó al nuevo ministro de Trabajo a continuar loa contactos con los líderes sindicales.

Pacto social y dependencia política

Los temas de la dependencia de los partidos y el pacto social eran los temas que más preocupaban al auditorio y que surgieron de inmediato en el posterior coloquio.

Sobre la dependencia de los, partidos políticos:

Nicolás Sartorius, de CC. OO., rechazó que su central dependiese del PCE, y mucho menos que fuese correa de transmisión del mismo. La independencia de una central radica en su democracia interna. Esta argumentación no resultó convincente, como el propio Sartorius preveía, y en ocasiones suscitó algunos murmullos.

Jerónimo Saavedra manífestó que las relaciones UGT-PSOE son antiguas y fraternales. No sólo no las negamos, sino que nos sentimos orgullosos de ellas. Sobra 1a dependencia manifestó que el número de afiliados a UGT podría quintuplicar al de los del PSOE, por lo que la dependencia podría invertirse.

Manuel Zaguirre recalcó la no dependencia de ningún partido, mas aún, la incompatibilidad estatutaria de USO para simultanear cargos en ambas organizaciones con rango superior al de empresa.

En cuanto a1 tema del pacto social, todas las centrales ee mostraron contrarias; especialmente resultó explícita USO cuando afirmó que se trata de una oferta poco clara de los patronos el presentarlo como "panacea", sin presentar claramente las verdaderas intenciones, por lo que las centrales se reservan su libertad de acción.

 

< Volver