Aunque todas las cantrales la pretenden, a plazo más o menos largo. 
 La unidad sindical se considera imposible, por ahora     
 
 Informaciones.    13/07/1977.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

La unidad sindical se considera imposible, por ahora

MADRID, 13 (INFORMACIONES).

TRAS la pro-puesta de unidad sindical lanzada por el secretario general de Comisiones Obreras, don Marcelino Camacho, las centrales sindicales han reaccionado sensibilizadas como están ante este tema, subrayando en algunos casos que no se trata de una propuesta formal, y razonando en otros que si fuera de unidad sindical aguí y ahora la propuesta sería demagógica. En todo caso, el asunto preocupa, llegándose a la conclusión de que todos tienen perspectivas de unidad a corto, medio o largo plano.

Dos etapas distinguen Comisiones Obreras, Unión General de Trabajadores y Unión Sindical Obrera en lo referente a unidad sindical. Tanto U.S.O. como CC. OO. querrían llegar a un instrumento —una nueva plataforma unitaria como . la Coordinadora de Organizaciones Sindicales— para negociar sobre patrimonio sindical, crisis económica, gestión de la Administración Institucional de Servicios Socioprofesionales... Este organismo unitario se limitaría, como el propio llamamiento del señor Camacho. a U.G.T. y U.S.O., mientras U.G.T. ya ha dejado bien claro que sólo negociará en una piataforma que acoja a todas las centrales existentes sin exclusiones.

Pero las diferencias en esta primera etapa de unidad son mayores aún. La Unión General de Trabajadores habla de unidad en la acción, 5 ¡a efloeeificar la creación de ninguna coorumidoi-a, sino unidad a través de los comités de empresa, de las acciones conjuntas como la toma de Casas del Pueblo, que lleva Junto con la Confederación Nacional del Tra bajo. Dependiendo de los sectores, también U.G.T. lleva una estrategia distinta, en consonancia con la relación de fuerzas: en el metal de Madrid se puede ver a U.G.T. con el Sindicato Unitario y la Confederación de Sindicatos Unitarios de Trabajadores, por ejemplo.

Para Comisiones, sin embargo, sería interesante «institucionalizar» la unidad de acción como paso previo hacia una unidad de mayor rango. En definitiva, las alternativas se polarizan en torno a U.G.T., por un lado —que obtiene ahora el apoyo de los «unitarios» y C.N.T. en algún caso—, y Comisiones, que mantiene excelentes acuerdos con U.S.O.

A LARGO PLAZO, UNIDAD

Por lo que respecta a los «unitarios», están de acuerdo —por coherencia con su propia existencia— en iniciar acuerdos que lleven a la unidad total desde ahora mismo. Para el Sindicato Unitario la unidad tiene que partir de las asambleas de trabajadores, mientras para la Confederación de Sindicatos Unitarios de Trabajadores esta unidad se hace en los comités de empresa y a través de un acuerdo de las distintas centrales —sin exclusiones, naturalmente—. Los unitarios plantean la unidad, aquí y ahora, cada uno desde una fórmula instrumental distinta.

En cuanto a Comisiones Obreras, distinguen varias etapas —a pesar de la interpretación precipitada de que el señor Camacho quería la unidad sindical ahora mismo—. En una primera fase se trataría de llegar a acuerdos con U.S.O. y U.G.T. en un organismo unitario (resucitar la C.O.S.). Luego, ampliar el acuerdo a las otras centrales. Una segunda fase consistiría en la formación de una Confederación de Centrales o «central unitaria», donde todavía se mantuvieran las siglas correspondientes a los sindicatos existentes y a las corrientes sindicales. Finalmente, el proceso culminaría en esa central única, «que quiere la clase trabajadora», olvidándose cada afiliado de la línea de su central, para pasar a integrarse al organismo de disciplina y dirección única.

Desde luego, lo que se descarta .es —por parte de Comisiones— la central única aquí y ahora, «aunque manifestamos nuestra voluntad unitaria, porque por ello nació en su momento Comisiones». Finalmente, la Unión General de Trabajadores plantea la necesidad de unidad a largo plazo, pero empezando por las asambleas, los comités de empresa y la fusión progresiva de todas las centrales, sin exclusiones.

LAS CORTES. EL NUEVO INTERLOCUTOR

Para la Unión General de Trabajadores sobran los «organismos unitarios» que negocien con el Gobierno en materia de legislación laboral o sindical en estos momentos. El Parlamento es el que debe resolver en estas materias, y los trabajadores «tenemos representantes en estos momentos —al menos, U.G.T. tiene parlamentarios—, y la izquierda, tiene peso suficiente para llevar adelante una legislación favorable a los intereses obreros». Por lo que respecta a otros aspectos concretos, como el programa económico, cabrían negociaciones, señala U.G.T., pero siempre que estuvieran preseates todas las opciones sindicales.

En cuanto al patrimonio sindical de antes de 1939, U.G.T. afirma que ya han mantenido contactos con el Gobierno y que lo harán también con el actual ministro de Trabajo para hablar de! tema. En todo caso, una de las primeras medidas que solicitarán los partidos obreros en las Cortes será la restitución del patrimonio a los trabajadores y la supresión de los residuos del régimen anterior.

Comisiones Obreras, por su parte, señala que la negociación con el Gobierno va a iniciarla en torno al patrimonio sindical y otros temas con carácter bilateral. Señala su coincidencia con Unión Sindical Obrera, pero argumenta que es imposible llegar a plantear un frente sindical ´con U.G.T., ya que esta central se niega a establecerlo si no están todos los sindicatos «minoritarios». Tras la negociación bilateral con el Gobierno.

 

< Volver