Las Cortes aprobaron el derecho de asociación sindical. 
 Las centrales democráticas supeditan su legalización al detenido conocimiento de la ley     
 
 El País.    31/03/1977.  Página: 45. Páginas: 1. Párrafos: 32. 

Con independencia de las casi 140.000 entidades sindicales existentes dentro de la Organización Sindical y que, en potencia, pueden acogerse a la nueva ley de Asociación Sindical, esta normativa

legal afectará de forma más-efectiva (en especial en lo referente a la inmediata repercusión sobre el movimiento obrero en ellas encuadradas), a las cuatro grandes centrales existentes en la actualidad: Comisiones Obreras (CCOO), Unión Sindical Obrera (USO), Unión General de Trabajadores (UGT) y Confederación Nacional del Trabajo (CNT).

En un primer balance de urgencia, EL PAÍS ha recabado datos sobre estas centrales acerca de su vinculación politice, grado de organización, número de militantes y postura ante la legalización que la ley puede posibilitar. En general, este último aspecto está supeditado a un más detenido estudió del contenido de la ley, si bien ninguna central rechaza apriori la legalización, aun cuando esta circunstancia la desligan de la libertad sindical, que consideran aún por conquistar.

Las centrales democráticas supeditan su legalización al detenido conocimiento de la ley

Comisiones Obreras. Inspiración política. El sector mayoritario de Comisiones tiene una clara vinculación con el Partido Comunista. Sobre la facción denominada unitaria tienen una marcada ascendencia el Movimiento Comunista, la Liga Comunista Revolucionaria, el Partido Carlista y el Partido Socialista Popular.

El sector unitario, en contraposición a los mayoritarios, es partidario de las incompatibilidades entre cargos políticos y sindicales. Organización. Comisiones Obreras comienza en las empresas y sigue por sindicatos de rama que se constituyen a escala local, provincial, regional y de nacionalidad, para culminar en federaciones de rama. Los diferentes sindicatos en cada localidad constituyen una unión sindical, distribuidas también por divisiones geográficas, confluyendo, a nivel estatal, en confederaciones.

Las federaciones de rama y las uniones sindicales territoriales constituyen las confederaciones a nivel de nacionalidad y a nivel estatal, la Confederación Sindical de CCOO, cuya secretaría general ostenta Marcelino Camacho. Todo este sistema organizativo está supeditado a la celebración del congreso de la organización, cuya fecha aún no está establecida.

Militantes. 172.360, según el último censo realizado el pasado día 15.

Zonas de influencia (por sectores de producción): metal, construcción, minería, transporte, combustible, textil y madera. Por sectores geográficos: Cataluña, Madrid, Andalucía, Euzkadi, País Valencia, Galicia, etcétera.

Órganos de prensa. Unidad Obrera (Madrid y Vigo); Comisiones (Cataluña): Realidad (Sevilla); 10 de Marzo (Ferrol), etcétera. La mayor parte de las ramas y a nivel de empresas cuentan con órganos de información. Postura ante la legalización. Comisiones Obreras insiste en que la ley ayer aprobada no supone la libertad sindical y considera dudosa la legalización de las centrales, puesto que se había de ramas de la producción. «Ahora bien, si la legalización es posible, CCOO está por la legalización, puesto que la consideramos una conquista de los trabajadores. La decisión al respecto se tomará después de estudiar la ley con detalle y, si es posible, de acuerdo con las demás centrales.»

Unión General de Trabajadores

Inspiración política: Socialista. Fuerte vinculación en el Partido Socialista Obrero Español. No reconoce incompatibilidades. Organización: La UGT está constituida por secciones de empresa incluidas en el sindicato de rama o industria, y éstos, a su vez, se integran en la Unión Local y la Federación Provincial. El Congreso Nacional es el órgano de máxima representación, del que salen elegidos los componentes del Comité Ejecutivo (quince miembros); el Comité de Conflictos (cinco miembros), y el Comité de Revisión de Cuentas (tres miembros). Su secretario general es Nicolás Redondo.

Militantes: Entre el número de carnés entregados y los solicitados, la UGT cuenta con más de 120.000 afiliados. Zonas de influencia: Vizcaya, Guipúzcoa, Cataluña, Madrid, Astu-- rías, Alicantev Sevilla, Valencia, Badajoz, Huelva y Jaén. Por sectores, metal, construcción, minería, transportes, textil y cuero.

Órganos de prensa: El Boletín de la UGT es el órgano de prensa a nivel estatal. En Cataluña, Unión; en Madrid, Claridad, y en Euzkadi Lucha de Clases, así como los boletines propios de cada federación provincial. Postura ante la legalidad: La UGT prefiere no dar su opinión al respecto, mientras no conozca el texto de la ley de legalización.

Unión Sindical Obrera

Inspiración política: La USO se declara un sindicato de clase, autónomo y democrático con dimensión política propia, que es la lucha por la instauración de una sociedad democrática socialista, basada en la socialización de los medios de producción y cambio, la planificación democrática y la autogestión. Declaran la incompatibilidad entre cargos sindicales y políticos.

Organización: La base de acción es la sección sindical de empresa. La base organizativa es la Federación (suma de secciones sindicales de una misma rama, en una misma localidad), y las Uniones de Nacionalidades y Regiones. El órgano soberano es el Congreso, el primero de los cuales tendrá lugar la próxima semana. El órgano de dirección entre congresos es el Secretariado Confederal, integrado por ocho secretarios ejecutivos, incluido el secretario general que en la actualidad es José María Zufiaur. Militantes: Censados para el congreso, algo más de 60.000. Zonas de influencia: Por sectores de producción, metalurgia, banca, textil, transporte, sanidad, química, Administración Pública, etcétera.

Por zonas geográficas, Cataluña, Euzkadi, Madrid, País Valencia, Murcia, Andalucía, etcétera.

Órganos de prensa: Cada Unión de Nacionalidad o Región tiene su boletín informativo, así como las Federaciones. A nivel estatal confederal: Sindicalismo, Debate Sindical, además de las publicaciones periódicas de la Escuela de Formación y Acción Sindical.

Postura ante la legalización: USO reserva su decisión al estudio y conocimiento de la ley. «Si posibilita la acción legal de los sindicatos democráticos, utilizaremos dicha posibilidad. Para nosotros, sólo la legalización de los sindicatos democráticos no es la libertad sindical.»

Confederación Nacional del Trabajo

Inspiración política: Rechazan los

partidos políticos y la lucha parlamentaria. Propugnan —a través de métodos revolucionarios— la sociedad anárquica y el comunismo libertario.

Organización: La CNT se organiza por sindicatos y éstos por ramas industriales. Los sindicatos se agrupan en federaciones locales (correspondientes a centros industriales) o en federaciones comarcales (correspondientes a zonas rurales). Las federaciones locales y comarcales se agrupan en federaciones regionales (diez en toda España. Estas federaciones, las regionales, eligen el órgano máximo de la CNT, su comité nacional, cuyo secretariado permanente corresponde de forma rotatoria a una de la? federaciones regionales. La gestión del secretariado dura aproximadamente un año. En la actualidad, hasta mayo probablemente, corresponde el secretariado a la región Centro.

Militantes: Aproximadamente 35.000

Zonas de influencia: Cataluña, País Valencia, región Centro y Andalucía. Por sectores, su mayor fuerza la tiene en el metal, la enseñanza, artes gráficas y construcción.

Órganos de prensa: Solidaridad Obrera (Barcelona), Fragua Social (en el País Valencia), Andalucía Libertaria (Andalucía), Confederación de Murcia, Euzkadi Confederal, Castilla Libre y CNT (Madrid), y numerosos boletines de rama.

Postura ante la legalización: Presentarán sus estatutos y aceptarán su legalización siempre que ésta no suponga mediatización sobre el espíritu o contenido intrínseco de la CNT.

Sindicalismo de nacionalidades

A nivel de nacionalidades, el panorama sindical se concreta en dos organizaciones: Solidaridad de Trabajadores Vascos (Euzkadi), y Solidaritat d´Obrers de Catalunya (Cataluña). Ambos sindicatos tienen un marcado arraigo en cada una de sus dos zonas de influencia.

STV: Propugna un socialismo humanista, no marxista, con la pretensión de que los medios de producción, consumo y cultura pasen a manos de lostrabajadores. En un principio tuvo relación con el Partido Nacionalista Vasco, pero hoy es totalmente independiente de este partido. Su militancia, que integran unas 40.000 personas, son fundamentalmente nacionalistas vascos. Sus principales zonas de influencia son Vizcaya y Guipúzcoa. En mucha menor proporción tienen cierto predicamento en Álava y Navarra. Son partidarios de la legalización.

SOC: Su carácter es netamente nacionalista catalán. En sus principios —fue creado en 1958— fue inspirado por el socialismo democrático. Afirma ser totalmente independiente de todo ideario político. Sus militantes suman unas mil personas. Es partidario de la legalización.

Sindicatos unitarios

Los sindicatos unitarios se hallan todavía en período de formación, tras su reciente escisión en las dos tendencias: la impulsada por la Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT) y la propiciada por el Partido del Trabajo (PTE).,

El número de militantes, con que cuenta el Sindicato Unitario de la ORT se eleva a 40.000 afiliados, y sus organizadores esperan incrementar esta cifra para el 1 de mayo, fecha de la celebración del Congreso Estatal, a 75.000. Por su parte, la rama impulsada por el PTE cuenta en la actualidad con 138.000 carnets repartidos, y otros 70.000 solicitados. El grueso de los militantes de este sindicato unitario está formado por los trabajadores de la construcción (30.000 miembros) y por los jornaleros andaluces, unos 10.000 en total.

Otros sindicatos

De cara a la legalización, además de las grandes centrales, existe otra serie de sindicatos de distintas extracciones y efectivos difíciles de evaluar. Del verticalismo han surgido en los últimos tiempos, por ejemplo, sindicatos amarillos con siglas como ASO (Asociación Sindical Obrera), CSO (Confederación Sindical Obrera), STC (Sindicato de Trabajadores de la Construcción), o FOU (Frente Obrero Unido).

De la Falange auténtica o hedillista, sindicatos como la CONS (Central Obrera Nacional Sindicalista).

De los estratos cristianos, la CTC (Confederación de Trabajadores y Técnicos Cristianos). Y de la izquierda del Partido Comunista sindicatos como la OSO, del FRAP, o la Plataforma de Obreros Anticapitalistas, entre otros muchos.

 

< Volver