La CTS no colaborara con las centrales marxistas  :   
 La CONS de Falange Auténtica cambia de nombrepara evitar los intentos de manipulación ideológica. 
 Arriba.    16/11/1977.  Página: 12. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Centrales sindicales y alternativas políticas

Marcos Peña

Para el observador superficial de la realidad laboral, nada ha cambiado: siguen los mismos sindicatos, siguen las mismas leyes, permanecen, los defectos de siempre. Ahora bien, si buceamos un poco más, podremos afirmar, sin temor a equivocarnos, que las elecciones del pasado 15 de junio han confirmado un cambio de tendencia en el inundo sindical que ya se presumía.

Las elecciones hicieron mucho más que cubrir una serie de escaños en el Congreso y en el Senado; dieron una imagen de poder e implantación a ciertos grupos políticos. Imagen de poderío que gracias a los mecanismos de la correa de transmisión —quiérase o no— tiene un reflejo inmediato en el ámbito sindical. El PSOE ha sida el partido de la izquierda más votado (en relación de uno a tres con el PCB) y se ha alzado en cabeza visible del socialismo español. El PCE es el único representante comunista en el Congreso. Y a partir de estos datos debe analizarse el futuro de las centrales sindicales de afinidad socialista (UGT y USO), y afinidad fundamentalmente comunista (CCOO, CSUT y SU).

Sinsabores de USO

Los sinsabores de USO se inician en la campaña electoral y se localizan en Cataluña, a consecuencia de la coalición PSOE-PSC. Juan Alamillo, de la Federación del Metal y candidato por el PSC, fue expulsado de USO; comenzaban una serie de expulsiones que continuarian con la Federación de Banca y Ahorro de Barcelona y vanos militantes de Badalona. Concluido el proceso electoral, causó sorpresa la expulsión de Ángel Perera - Federación de Artes Gráficas—, diputado electo por el Pacte Democratic per Catalunya.

Destacados hombres de USO empiezan a comprender los inmediatos efectos de las elecciones y la posibilidad de- que los trabajadores votantes del PSOE se afilien en masa a la central más afín a este partido: la UGT. Parece una realidad incontestable que en la esfera socialista la UGT va a ser el sindicato mayoritario y no sería sorprendente que en un plazo breve se iniciara el acercamiento entre ambas centrales. En el ámbito político, los adelantados fueron los militantes de CSM y PSC, y el éxito salta a la vista.

Quizá más que otras centrales, atraviesa USO una crisis de identidad. Apoyada en una ideología autogestionaria y pansindicalista, fue uno de los primeros sindicatos que actuó en fábricas y tajos, constituyendo una oposición real a la dictadura. Su praxis coincidía fundamentalmente coa la de CO 00: participación en las elecciones sindicales, acción sindical da empresa y consideración de la asamblea como órgano soberana del centro de trabajo. A pesar de esta identidad, la ideología socialista pesa mucho, por lo que la fusión, de realizarse, es más previsible que sea con la UGT. En nuestra actividad sindical de los últimos años, los hombres de USO han aparecido siempre como militantes de primera línea y de extraordinaria limpieza en su trayectoria. Su futuro puede ser: mantener su Independencia (con un aspecto positivo: ser gozne de entendimiento entre UGT y CCOO. y un aspecto negativo: fraccionar la base socialista), o acercarse a la UGT (también con un aspecto negativo: que se rompería la base USO y su identidad, y muchos de sus militantes acudirían a CC 00; y un aspecto positivo: se conseguiría la unidad de la base socialista).

Problemas de CC OO

Los problemas de CCOO son dobles, afectan a su relación con la UGT y a su relación con loa "hijos pródigos": CSUT y SU. En CCOO se ha comprendido inmediatamente Ja importancia que el voto iba a tener para la constitución de lina gran central socialista. Su problema fundamental era no rechazar esta realidad en base al principio del "ius primi occupantis". No se trataba de una meritocracia, sino d« una realidad. Y a fin de cuentas, ya saben ustedes que la realidad tiene la cabeza muy dura. Aún no estamos ante un proceso unitario similar al italiano; aqui y ahora, lo más importante es la extensión de las organizaciones. Porque para que algo se una es menester que antes exista. Y la obligada abstinencia de libertad durante cuarenta años ha ocasionado unas centrales sindicales todavía en proceso de formación y de identidad.

Quizá el panorama más sombrío se abra para el SU (ORT) y La CSUT (PTE), aunque no hay que olvidar que aunque sus "patrocinadores políticos" no han conseguido ningún escaño, si han conseguido muchos votos en determinadas zonas de Andalucía, Euskadi y Cataluña. Si hasta ahora no han materializado la unidad entre ellos >que parecía alcanzada) es difícil que puedan fusionarse a otras centrales; pero ello no debe impedir una política de entendimiento. Obligación de entendimiento que, por supuesto, recae también sobre estas otras opciones, que no deben olvidar la enorme capacidad de lucha y resistencia de las bases del SU y de la CSUT, así coma su ejemplar participación política en un proceso que previamente los había excluido y marginado.

Todas estas meditaciones podrían hacernos avanzar hacia la necesidad de que las grandes opciones sindicales se desvinculen de las alternativas políticas, pues la afinidad de las centrales a los partidos provocará constantemente que los enfrentamientos parlamentarios repercutan en escisiones sindicales, cuando, por el contrario, todos están de acuerdo que sean cuales sean las ideologías de los trabajadores sus necesidades son siempre idénticas. Y la unidad sindical no es algo que esté en el séptimo cielo, sino que está en nuestra casa y sa debe ir haciendo día a día.

 

< Volver