Según las principales centrales sindicales. 
 Habrá "otoño e invierno calientes"     
 
 Informaciones.    07/09/1977.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

SEGÚN LAS PRINCIPALES CENTRALES SINDICALES HABRÁ «OTOÑO E INVIERNO CALIENTES»

MADRID, 7 (INFORMACIONES).

EN una. encuesta, realizada por la agencia. ¡Europa Press entre las centrales sindicales para conocer su opinión sobre la posibilidad de un «otoño caliente» se demuestra la coincidencia generalizada en torno a que, si no hay meditóos concretas inmediatamente, el otoño va a ser confllctivo, y quizá la situación se prolongue al invierno. Por lo que respecta al capitulo de soluciones, las centrales apuntan una •política -que atienda al paro, en primer término, una política más audaz y credibilidad popular.

Las respuestas de las centrales han sido:

COMISIONES OBRERAS (Marcelino Camacho, secretaria general)

— Se encuentra en peligro el pan y la libertad, ;así como él desarrollo nacional, como consecuencia de una política que no es nacional ni racional. España se encuentra en peligro de q u e se produzca una desestabilización política como consecuencia cíe la desestabilización económica.

— Las medidas económicas positivas del Gobierno (politica fiscal) resultan insuficientes, mientras que las negativas (estabilización) pueden producir daños gravísimos. La oligarquía que se -encuentra en el Poder no atiende a tos necesidades reales del país. No valen los paños calientes ni los pequeños planes. La crisis solo se puede superar con el esfuerao de todos.

— Para evitarlo, se propone que sólo un programa comun a todas las fuerzas democráticas maraonates, y sólo un Gobierno representativo de .todos conseguirá superar la crisis económica, -y política que atraviesa el país. Es preciso un Ggobierno de concentración nacional.

— Hay que repartir cargas,, empezando por quienes mas tienen. Es condición «sirie qua non» que la democracia penetre en las fábricas, para compensar las sacrificios de las clases trabajadoras.

UNION GENERAL DE TRABAJADORES

(Nicolás Redondo, secretario general)

—El año ya está siendo caliente. Hay un movimiento reivindicativo muy sectorial, re flejado en la gran actividad del mes de agosto. Para el otoño habrá ese millón de parados a tener en cuenta, que es un ejército de reserva y hace que los obreros no reivindiquen demasiado, por temor a perder sus puestos de trabajo. Está luego ese alto porcentaje de parados sin seguro de desempleo, y sobre todo los sin el primer -empleo. Todo esto es potencialmente explosivo, en especial el alto paro en regiones .como Extremadura, Canarias. Andalucía...

Si no hay medidas concretas, va a haber un «otoño caliente». La tasa de inflación se sitúa entre el 25 y el 30 por 100, y el aumento de las rentas salariales en un 15 a 17 por 100, es regresivo para la clase trabajadora. La situación es grave. Los desequilibrios regionales. Las clases pasivas (tres millones de personas con pensiones inferiores a 6.000 pesetas).

Para evitarlo, el señor Redondo propone: Gravámenes sobre el patrimonio. Reforma administrativa (sigue habiendo corrupción). Control de la Seguridad Social (parece que Hacienda lo va a hacer). Nueva financiación de la Seguridad, a la que el Estado aporta sólo el 4 por 100, frente. al 15 y al 20 en países europeos. Desgravación fiscal a la creación de .puestos de trabajo. En definitiva, una política más audaz de la Administración en lo que está haciendo falta.

CONFEDERACIÓN NACIONAL DEL TRABAJO (Juan Gómez Casas, ex secretario general)

— Va a laaber «otoño caliente» y también «invierno caliente», porque el pacto social ano se ha -establecido: 1) No lo consienten los trabajadores; 2) Las centrales no pueden acordarlo por arriba con patronos y Gobierno, si la base obrera está contra el pacto.

— Un pacto social seria tanto como neutralizar los salarios, mientras los precios no hay qmien los neutralice. Este es un factor conflictivo, y no hay quien lo pare, como tampoco hay quien pase la crisis económica. Se está intentado el saneamiento económico del país, pero si se hace a costa de los trabajadores éstos no van a colaborar. Los salarios se deterioran por horas, la eonflictividad está en la calle, las bases desbordan a las centrales sindicales Así ¡que: otoño e invierno caliente:

Para evitarlo, en teoría, hay una serie de medidas.

Pero son parches y remiendos. No hay solución dentro de las estructuras actuales en que compiten el capitalismo y la clase obrera. Habrá paños calientes, pero el mal es transitorio hasta una nueva crisis, -mientras se van .cumpliende los ciclos. Hay ´que ir a una reforma, de estructuras. Podríamos sugerir medidas socializantes, pero el sistema no las aceptaría. ¿Y ¡por (qué ibamos a, embarcamos en un parche? lo que ocurriría es Que los empresarios seguirían salvando .sus beneficios, flue es lo que pretenden únicamente.

UNION SINDICAL OBRERA (José Alaría Zafiaur, secretario general)

—Es todavía demasiado prematuro - aventurar ninguna consideración -sobre el "otoño caliente", aunque se están produciendo dos fenomenos que anuncian un otoño "movido". Estos fenómenos son: por una parte, los conflictos prolongados y generales que están teniendo lugar (hostelería, calzado, consitrucción); por otra parte, loa aumentos de precios, inflación, etc., que está recargando la difícil situación en que se encuentran los trabajadores. Y todo ello ante la proximidad de las elecciones sindicales.

Las medidas que se podrían adoptar para reducir o atajar el nivel conflicto del otoño serian 1) Normalización de la, vida sindical 2) Reconsideración de la actitud empresarial (que no ha variado de posición); 3) Aceptacion por -el Gobierno de las reclamaciones sindicales en el programa económíco (pare, topes slariales al menos u nivel de inflacion, etc. 4) Credibilidad popular.

 

< Volver