Reestructuración de la seguridad social     
 
 Pueblo.    29/05/1963.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

REESTRUCTURACIÓN DE LA SEGURIDAD SOCIAL

A seguridad social — no puede ser confundida con un sistema de ayudar mutua ni con una institución de beneficencia. Es un instrumentó del Estado para proteger a los trabajadores contra los riesgos previsibles de carácter eco. nómico, elevar su nivel de vida y contribuir a una más justa distribución de la renta nacional. El simple enunciado de estos objetivos demuestra que su sostenimiento no puede estar únicamente a cargo de los cotizantes (trabajadores y empresarios), sino que la sociedad entera debe contribuir al mismo, única forma de que él adjetivo "social" de la seguridad tenga verdadero significado.

HEMOS señalado varias veces la esc asa contribución directa del Estado español a la seguridad social, lo que determina su repercusión sobre los costes de la mano de obra y, por tanto, sobre los precios. El ministro, de Trabajo, Borneo Gorria, anunció en su discurso de Montalbán que el Estado está dispuesto a acudir dé. forma más efectiva al sostenimiento de la seguridad social. Este año el presupuesto prevé para este fin dos mil millones de pesetas. No es una cantidad excesiva, pero demuestra claramente, como dijo Romeo, que ha sido impuesta una auténtica solidaridad nacional.

HABLANDO a los mineros de aquella cuenca les dijo: "A través del ahorro social que son los fondos del Estado, la comunidad aporta su ayuda solidaria. al perfeccionamiento y sostenimiento de los instrumentos de seguridad social. De está forma, tras de cada prestación, no esta sólo vuestro ahorro, sino que están físicamente, palpablemente, todos y cada uno de los miembros de la comunidad nacional. Y habrán de estarlo aún más exactamente a medida que la política fiscal se ajuste mejor a unos patrones sociales de impuesto, que es, indiscutiblemente, un instrumento decisivo de una política justa de distribución equitativa de la renta."

VARIAS veces hemos señalado en PUEBLO que los seguros sociales son un complemento importante del salario, cuya repercusión en el bienestar de los trabajadores será tanto mayor cuanto más se perfeccione el sistema de prestaciones. Se impone, por tanto. Una reestructuración de la seguridad social, no por prurito revisionista, como dijo Romeo, sino porque "tal reestructuración es una exigencia de las propias quiebras que el tiempo ha ido poniendo de manifiesto en el sistema actual".

L A seguridad social tiene que ser un instrúmento "flexible, ágil, dinámico y poderosamente eficaz". Y, sobre todo, tiene que establecer y defender con claridad "el concepto de la seguridad social como una retribución justa y necesaria de la comunidad a quienes por ella dejan en el trabajo la salud o la vida".

EL confusionismo en el régimen de prestaciones, debido a la falta de coordinación en t r e los Sistemas superpuestos; la insuficiencia de muchas prestaciones; las dificultades financieras y otras deficiencias, tanto estructúrales como económícas, exigen nuevas disposiciones, determinadas por el principio fundamental que señaló Romeo: el principio de la solidaridad nacional.

 

< Volver