Autor: Colchero Sainz, José Virgilio. 
 Cumbre de la CEE en La Haya. 
 González reiterará los deseos de España por acelerar la unidad europea     
 
 Ya.    26/06/1986.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

González reiterará los deseos de España por acelerar la unidad europea

El Presidente González llegó a última hora de la tarde

de ayer a La Haya para asistir por primera vez como

miembro de pleno derecho a una reunión de jefes de

Estado y de Gobierno de la CEE, ya que su participación

en las «cumbres» de Milán y Luxemburgo el año pasado

fue únicamente en calidad de «invitado»,

con voz, pero sin voto.

La Hava/José V. Colchero

Anoche no hubo ningún acto oficial, pero el Presidente González tuvo un encuentro con el primer minis-

tro holandés, Lubbers, no previsto en un principio en el programa, y a petición de éste para preparar la te-

mática de la sesión plenaria de la cumbre de esta tarde, pues la cumbre propiamente dicha comienza este

mediodía con una almuerzo que ofrece su Majestad la Reina Beatriz en el palacio de Noordeinde. La de-

legación española estuvo ayer después de su llegada trabajando en el hotel donde la han ubicado los anfi-

triones holandeses (Holanda es anfi-triona porque preside durante este semestre el Consejo de Ministros

de la Comunidad). Felipe González y su comitiva están alojados en un lujoso hotel de la «belle epoque»,

a orillas de la elegante playa del noble barrio de Scheveningen, que alberga también el casino de juego

más famoso de Holanda.

Economía y paro

Esta cumbre comunitaria se presenta como la menos conflictiva de los últimos años. No hay graves con-

tenciosos pendientes dentro de la Comunidad. El clima es propicio para debatir sin tensiones cómo avan-

zar hacia la integración política y hacia la «Europa de los ciudadanos», con la creación de un mercado co-

mún único para 1992. El Presidente González va a reiterar el propósito de España de colocarse en

vanguardia entre las naciones que propugnan la unidad europea, como ya hizo cuando acudió en calidad

de invitado a las cumbres de Milán y de Luxemburgo el año pasado; pero ahora va a resaltar la necesidad

de que el avance hacia ese mercado interno único se haga fomentando el equilibrio dentro de la

Comunidad, de manera que no se beneficien de él sólo los países ricos.

La situación económica de Europa y el problema del paro van a ser objeto de muy especial atención en la

cumbre, para lo que la Comisión ejecutiva de Bruselas ha preparado un estudio para que a nivel comuni-

tario se estimule la actividad de la pequeña y de la mediana empresa. Los jefes de Estado y de Gobierno

van a analizar la situación económica y social de cada uno de los miembros tras la ampliación a España y

Portugal. España es el país que tiene el índice de paro más alto en la Comunidad y se espera que González

haga una exposición a fondo sobre las expectativas de la coyuntura económica en la próxima legislatura.

La reactivación económica se está produciendo de manera desigual entre los países comunitarios y

González va a abogar también para que en este campo \a política conjunta contribuya a paliar los

desequilibrios.

Las relaciones de Europa con el resto del mundo serán también objeto de atención en la «cumbre». Gon-

zález hará una reflexión para que la CEE tome conciencia de la necesidad de dar una nueva dimensión a

sus relaciones con Iberoamérica. Desea que los problemas políticos de ese continente ocupen más

atención y encuentren mayor compromiso en Europa, a la vez que se impone un compromiso europeo

más firme para cooperar en la solución de los problemas financieros y sociales iberoamericanos. Con esta

reflexión ante los jefes de Estado y de Gobierno en la primera reunión a la que acude España como

miembro de pleno derecho, el Presidente González quiere romper una lanza a favor de los países

hermanos de América y dejar testimonio de ello.

Se abordará también la relación entre Europa y Estados Unidos, amenazada de «guerras agrícolas» por

colocar sus excedentes en mercados de terceros países. Este es un asunto

muy conflictivo que puede deteriorar el clima de cooperación tradicional entre las comunidades de ambos

lados del Atlántico. Las exportaciones de cereales que venían a España y Portugal de Estados Unidos

podrían ser asumidas por países comunitarios al tener ventajas arancelarias en la península Ibérica. Esto

ha creado una tensión con Estados Unidos. España en principio preferiría seguir importando esos granos

de Estados Unidos porque saldrían más baratos.

Además, en el plano político se han hecho patentes en los últimos tiempos diferencias de percepción entre

los países de la Comunidad Europea y Estados Unidos en grandes temas de relaciones Este-Oeste y sobre

todo en la forma de afrontar los problemas en el Mediterráneo, especialmente la crisis Libia. Esas dife-

rencias de percepción no se han manifestado únicamente entre los gobiernos de uno y otro lado del

Atlántico, sino también entre las opiniones públicas de Estados Unidos y de Europa. En la «cumbre» se

va a reflexionar sobre la forma de corregir esa tendencia al distanciamiento entre norteamericanos y

europeos.

Hay un asunto en el que se han apreciado últimamente también «diferencias de percepción» entre los

miembros de la Comunidad Europea. En su postura con respecto al régimen racista de África del Sur.

Felipe González propugna acciones coordinadas de todos los países miembros y considera que deben

intensificarse los contactos de representantes de gobiernos europeos con personalidades de las mayorías

negras de África del Sur para que éstas puedan sentirse respaldadas en la negociación que habrán de

entablar con las autoridades de Pretoria para poner fin al régimen del «apartheid».

González, que ha sido el último jefe de Gobierno de la CEE en entrevistarse con el líder soviético Gorva-

chov (el pasado 20 de mayo), hará una exposición del contenido de ese encuentro, asunto del que

probablemente se tratará también en privado con el Presidente francés, Mitte-rrand. En la «cumbre» se

tratará de la necesidad de intensificar la seguridad en las centrales nucleares tras el accidente de

Chernobil.

 

< Volver