Autor: M. S. D.. 
   Barcelona: el fraude a la Seguridad Social "puede tener una envergadura considerable"     
 
 Informaciones.    08/05/1975.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

BARCELONA: EL FRAUDE A LA SEGURIDAD SOCIAL «PUEDE TENER UNA ENVERGADURA CONSIDERABLE»

BARCELONA, 8. (INFORMACIONES, por M. S.-D.)

EL asunto puede tener urna envergadura considerable», ha dicho e¡ secretario del Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, señor Borrel. Seguramente ya sabrán ustedes de que se trata: el «affaire» de los productos farmacéuticos descubierto en la vecina localidad de Hospitalet de Llobregat (ver INFORMACIONES de ayer), y que según los primeros cálculos supone una defraudación a la Seguridad Social de nueve millones d« pesetas.

Los cinco detenidos en relación con el asunto han sido puestos en libertad y de momento se sabe que tres de ellos, entre los que se incluye el propietario del depósito clandestino, lo han sido bajo fianza.

ES periodista de «El Correo Catalán», don José Martí Gómez, que ha descubierto a la opinión pública esta nueva estafa, afirmaba ayer por la mañana que, juntó a los numerosos medicamentos intervenidos por el juez, que se encontraban sin la correspondiente etiqueta que recorta la farmacia para remitirla al .S.O.E., había una partid»´ importante de medicamentos procedentes del centro hospitalario de Manresa y de la clínica de Gerona.

Algunos de ios productos farmacéuticos servidos por (Os laboratorios a estos centros clínicos, a ua precio algo inferior y para exclusivo uso interno, eran enviados al mayorista clandestino para que éste pudiera colocarlos posteriormente entre las farmacias de su clientela. Estas farmacias, según parece, desconocían que los medicamentos habían roto «la cadena». «La cadena» es el recorrido legal de los medicamentos: laboratorios, mayoristas especializados y farmacias.

El médico detenido y puesto posteriormente en libertad, al parecer bajo fianza, pertenece a la plántula del Seguro Obligatorio de Enfermedad de Sabadell. Según las informaciones que circulan en medios allegaos al servicio de informacion de la Guardia Civil, que fae quien realizó el registro en el sospechoso almacén de medicamentos de Hospitalet de Llobregat, el mencionado médico, además de extender las habituales recetas a los asegurados, todos los meses, desde hace aproximadamente unos tres años, acudía personalmente a una farmacia, en donde presentaba un número abultado de recetas afirmando que eran para sus clientes. El importe mensual de todas ellas rondaba las quinientas mil pesetas. Al parecer, muchos de estos productos iban a engrosar el «stock» del almacenista clandestino para su reventa posterior.

Gomo se sabe, ningún médico puede presentar *n las farmacias recetas de la Seguridad Social, a no ser que vayan acompañadas de la correspondiente tarjeta del afiliado al S.O.E. para quien se solicitan los medicamentos recetados.

El «afaire» es intrincado y de momento sólo pueden conocerse retazos del mismo. Los medios judiciales guardan absoluto silencio, puesto que se están realizando las diligencias sumariales y aún no se sabe si se va a dictar o no auto de procesamiento. Lo que sí parece cierto es que, en esta ocasión al tríenos, no ha habido falsificación del producto farmacéutico en. sí. Efectivamente, el asunto puede tener una envergadura considerable.

8 de mayo de 1975

 

< Volver