Autor: Jiménez Aguirre, José María. 
   El ministro de Trabajo inaugura en Las Palmas una residencia del seguro de enfermedad  :   
 En Lanzarote entregó subvenciones a pescadores ancianos. 
 ABC.    15/03/1964.  Página: 101. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL MINISTRO DE TRABAJO INAUGURA EN LAS PALMAS UNA RESIDENCIA DEL SEGURO DE ENFERMEDAD

En Lanzarote entregó subvenciones a pescadores ancianos

Arrecife de Lanzar ote 14. (De nuestro re- ´ dactor, enviado especial.) Estamos en esta isla atlántica, canaria, españolo, acompañando al ministro de Trabajo, señor Romeo Corría, que lia querido pulsar personalmente v comprobar "de visu" las necesidades de este rincón de la patria.

Nos hemos desplazado desde Las Palmas, donde esta mañana lia inaugurado el ministro la nueva residencia y ambulatorio del Seguro de Enfermedad Nuestra Señora del Pino, espléndida instalación sanitaria que hace honor a la linea fecunda trazada hace años por el Gobierno para redimir a las clases trabajadoras de uno de sus más grandes lastres: la inseguridad en la enfermedad. Se trata de un espléndido edificio de doce plantas y se nos ha hecho notar que este aparente gigantismo no -responde a presuntuosidad arquitectónica, sino a exigencias técnicas en instalaciones de esta naturaleza, en la que se albergan un ambulatorio, la residencia con trescientas camas y mía escuela de enfermeras, y se presta toda clase de asistencia médicoquirúrqica con un instrumental de la más moderna factura y perfección. Las instalaciones llevan funcionando hace un mes escaso^ y ya está casi cubierto su cupo; lian nacido 200 niños, se han realizado 400 operaciones y 5736 radiografías. Su presupuesto anual se cifra en 14 millones de pesetas anuales.

Después de inaugurar la residencia del Seguro Obligatorio de Enfermedad, el ministro, en la Delegación de Trabajo, ha recibido a diversas comisiones´laborales, que le lian expuesto diferentes aspiraciones y conflictos. La actitud del señor Romeo Garría lia sido rotunda y clara: acoger_ la justicia de estas peticiones y convertirse públicamente, entre ensordecedores aplausos, en su portaestandarte.

Estamos ahora aquí, en Lanzarote, uno de los más caracterizados enclaves de la pobreza, que conoce todavía como vestigio de un pasado que hay que borrar definitivamente en España. Se trata de una. de las zonas más deprimidas, de más bajo nivel de vida donde el pescador, el viejo pescador, tiene todavía la antigua y malhadada estampa que le ha hecho pasar a la antología, por desgracia típicamente humana, del trabajo sin descanso y del hambre, el riesgo y la inseguridad del futuro.

También para estos hombres ha tenido el ministro su promesa y su realidad. Ha hecho entrega de subvenciones de 5.000 pesetas a pescadores ancianos y ha examinado los planos de la casa del pescador del Instituto Nacional de la Marina y del Ambulatorio del Seguro de Enfermedad. También ha visitado las instalaciones del puerto pesquero. "Vengo—ha dicho el señor Romeo Corría—a daros lo que es vuestro" Les exortó a luchar por su, propia emancipación, batalla dura y agria, pero una batalla en la que sólo mueren los cobardes Jos remisos v los vacilantes.

Una jornada, pues, intensa pero fecunda, en fa^^or de los trabajadores de las Islas Afortunadas, para que sean tales, no sólo por los dones de la naturaleza, sino por los. de la justicia.—José María JIMÉNEZ AGUIRRE.

 

< Volver