"La Seguridad Social debe tener como protagonista primordial al individuo y su familia"  :   
 "Tenemos sectores en evidente situación de inferioridad respecto a los demás sectores económicos del país", dijo el ministro de Trabajo. 
 ABC.    30/12/1969.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

ABC. MARTES 30 DE DICIEMBRE DE 1969. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 19.

«LA SEGURIDAD SOCIAL DEBE TENER COMO PROTAGONISTA PRIMORDIAL AL INDIVIDUO Y SU FAMILIA»

«Tenemos sectores en evidente situación de inferioridad respecto a los demás sectores económicos de/ país», dijo el ministro de Trabajo

A las doce y veinticinco de la mañana, tras los aplausos que acogieron el informe del señor Posada Cacho, inició su discurso el ministro de Trabajo, don Licinió de la Puente, en relación con ios dos proyectos de ley de la Seguridad Social ya mencionados.

Comenzó destacando la unidad de actuación del Gobierno y cómo la tarea de gobernar es una obra conjunta de las Instituciones, "cada una de las cuales tiene su lugar y su función, y sólo del funcionamiento completo y armónico de todas ellas resultará el equilibrio y el orden en que el sistema mismo se funda". Destacó que los hombres, "destinatarios últimos de las leyes", son, en este caso, los hombres del mar y los trabajadores del mundo hispánico en España. Subrayó asimismo, al referirse a estos dos proyecto de ley elaborados con anterioridad a este Gobierno, la unidad y continuidad de la labor política que, venturosamente y para bien de España, es ahora natural en nuestro país, víctima en otro tiempo de aquel tejer y destejer de unos y otros Gobiernos, de unos y otros partidos, que atrasó su desarrollo casi un siglo". Elogió al Jefe del Estado, "primer servidor de la patria que, en su afán de unir a los hombres y a las tierras de España, hizo el milagro de unir a su generación por encima de las desgarraduras de una lucha fratricida, y está consiguiendo el más difícil de hacer posible la unidad y la soldadura de unas generaciones cuya contextura y circunstancia histórica son tan diversas. No agradeceremos nunca a Dios lo suficiente que nos haya dado un gobernante capaz de producir tal milagro, que, en definitiva, es un milagro de amor a su pueblo y de su pueblo a él, pues de otra forma no se pueden conseguir estas cosas".

SEGURIDAD SOCIAL DE LOS HOMBRES DEL MAR

Manifestó luego que esta ley sólo pretende "lograr un acercamiento de la Seguridad Social de los hombres del mar a las fórmulas instituidas, a los criterios informadores del Régimen general de nuestro sistema; llevar a estos hombres una mejora en los servicios y un aumento en sus prestaciones".

CIENTO CINCUENTA MIL TRABAJADORES AFECTADOS

Después de referirse al proceso de elaboración del Proyecto y a las mejoras introducidas en él, destacó la importancia humana y social de esta ley, que afecta a unos 150.000 trabajadores de actividades marineras y portuarias, a los que dedicó calurosos elogios. "Vamos, a partir de esta ley—dijo—, a mejorar y a ensanchar la protección de estos hombres y de sus familias." Detalló los importantes avances que, con este nuevo texto legal, se consiguen y reitera su preocupación "porque la Seguridad Social tenga como protagonista primordial al individuo y su familia". Aludió a los riesgos y escollos que, forzosamente, ha de encontrar un sistema de Seguridad Social que debe atender, en los momentos actuales, a dos tercios de la población española y que aspira a consagrar el principio del seguro total; puso de relieve, especialmente, el peligro derivado de la masificacíón, la deshumanización y la excesiva e innecesaria burocratización. "Debemos tener—afirmó—, junto con la conciencia de ese riesgo, la voluntad decidida de superarlo." "La Seguridad Social moderna—agregó—se ordena sobre los principios de individualización, unidad y solidaridad. A una solidaridad en la contribución a las cargas peñérales, qué quiere decir también aportación proporcional segun las posibilidades, debe corresponder una solidaridad a la hora de las prestaciones, que quiere decir beneficios proporcionales a las necesidades."

Hizo luego una serie de consideraciones de carácter general sobre algunos de los oroblemas existentes en materia de Seguridad Social y afirmó: "Tenemos sectores en evidente situación de inferioridad respecto a los demás sectores económicos del país": mencionó al sector agrario, el de tos trabajadores autónomos y los eventuales o colectivos especiales como estudiantes, funcionarios, artistas y escritores: o determinados trabajadores de la industria o de los servicios como los ferroviarios, los que trabajan por horas o los que tienen frecuentes interrupciones en el trábalo. "Mejorar las prestaciones de estos sectores y completar el cuadro legislativo de la Ley de Bases—afirmó—ha de constituir una de nuestras tareas inmediatas."

Se refirió también a la necesidad de perfeccionar las prestaciones sustitutivas del salario, como las de desempleo, las pensiones o las prestaciones económicas por enfermedad o aceítente y al decidido propósito que le anima de abordarlas, trabajando sobre todo en la evitación del accidente, porque "cada hombre es un mundo completo de vida y de posibilidades y. a la ves, es la fuente potencialmente más importante de riqueza y de vida comunitaria. Son muchos los hombres que se pierden o se quedan incompletos para sí y para la sociedad, y hay que disminuir esta pérdida por la doble vía de la prevención y la recuperación".

Señaló más adelante que "aún queda mucho camino que andar por la vía de la solidaridad, en cuanto a la cobertura de las careas", y afirmó que ´la Seguridad Social es el más profundo, el más humano y entrañable instrumento de solidaridad: su esencia consiste en hacer posible atender, con las aportaciones de todos, las necesidades de cada uno. en cada momento y en cada circunstancia."

Cerró don Licinio de la Puente su discurso destacando la importancia de los dos proyectos de ley que defendía y su íntima relación: "El mar—dijo—aparece hoy. juncon el hombre, como protagonista de estas dos leyes: pero es que el mar es. en muchos aspectos y junto con nuestros hombres, el gran protagonista de nuestro destino histórico." (Grandes aplausos.)

Los dos proyectos de ley fueron seguidamente aprobados, por unanimidad.

INTERVENCION DEL SEÑOR RIESTRA DEL MORAL

Intervino, finalmente, ante el Pleno de la Cámara, el procurador don Antonio Riestra del Moral, marqués de Riestra, para informar sobre el dictamen emitido por la Comisión de Hacienda sobre el proyecto de ley reguladora de la producción de seguros privados. Dijo de este texto legal que "tiene un fuerte y amplío contenido social, que va a dar satisfacción de futuro a una clase trabajadora española muy numerosa (20.000 es el número aproximado) y que diseminada por todo el territorio nacional trabaja y labora, con una ejemplar vocación y un decidido entusiasmo, en el amulio y variado margen de la actividad económica del seguro privado".

Justificó la necesidad de esta ley y la importante misión del agente de seguros y puso de relieve el contenido de las enmiendas más Importantes formuladas al proyecto y los resultados del trabajo llevado a cabo, primero, por la Ponencia, y después, por la Comisión. Detalló también el contenido de la ley en sus diferentes capítulos y terminó diciendo que "soluciona problemas, dignifica a una profesión muy meritoria y, en general, llena una laguna legislativa", por lo que aprobarla es contribuir al bienestar social y económico de nuestra Patria.

Tras los aplausos que subrayaron las palabras del marqués de Riestra, el proyecto de ley fue aprobado por unanimidad.

La sesión se cerró con la lectura y aprobación de los asuntos que figuraban en el orden del día: convenios y acuerdos de la Comisión de Asuntos Exteriores; proyectos de ley de la Comisión de Defensa, de la Hacienda y de la de Presupuestos, para finalizar con cuarenta y siete créditos extraordinarios.

A las dos menos vétate de la tarde, leídos los decretos-leyes dictados últimamente por el Gobierno, el presidente declaró levantada la sesión.

 

< Volver