Autor: Daranas Romero, Mariano. 
   El pago del seguro de enfermedad     
 
 ABC.    19/06/1959.  Página: 36. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

A D C. VIERNES. 19 DE JUNIO -DE 1959. EDICION DE J,A MAÑANA. t´AG. 36.

SL PAGO .DEL SEGURO DE ENFERMEDAD

A1 tenar del importante decreto del Ministerio de Trabajo publicado en e3 "Boletín Oficial" el 8 de junio, la administración de«la Seguridad Social funcionará en adelante, concretamente desde el 1 tís julio, a travos de un s.olo instrumento legislativo trae refundo y. armonia disposiciones oficinas susceptibles, por su número y variedad, do acarrear dudas o vacilaciones, en tí mejor do las cases, desperdicio ds atención, tiempo y trabajo a productores y empresas.

Convenia, evidentemente, articular en un solo texto.el íuncionami-snto del mecanismo reglamentado por nueve o diez ordenanzas´ que datan de años diferentes. Por tanto, rio tendrán necesidad las empresas de Imponerse o documentarse en fuentes legales distintas solare cuides son sus deberes y cuáles sus atribuciones, tanto en lo que toca a la afiliación como en lo oue importa a la cotización de su personal. EL decreta introduce, por añadidura, reales, efectivas novedades de procedimiento o ejecución, si no da concepto o doctrina en la estructura administrativa de la Seguridad Social, según sa comprueba por la lectura del articulo 26, aue dice: "El abono de las prestaciones económicas a los trabajadores asegurados en el régimen obligatorio del Seguro de Enfermedad devengadas en los procesos de enfermedad o maternidad so realizará por Ja entidad patronal correspondiente, a la vista del documento en que e] Instituto Nacional de Previsión reconozca el derecho a la prestación."

Los - interesados habrán entendido en seguida el alcance ae una reforma que con referencia al estado de cosas establecido se caracteriza por }a inversión del trámite. Así, no será el I. N. P., sino el patrono, quien, a partir del 1 de julio se entienda directamente con eí asalariada en relación al Seguro de Enfermedad y Maternidad, como ya lo venía haciendo en el régimen de Subsidio Familiar. Ahora bien,: iir.a alteración >is forma puede redundar, y éste es el caso, precisamente, en beneficio del espíritu y la eficacia ¿s la operación. El ejercicio por las entidades del pago delegado no las perjudicará con gravámenes o caigas burocráticas en consideración a que si, por una parte, eJ subsidio familiar fes habla impuesto una nómina activa, per otra, muchas de el]as no han dejado de abonar voluntariamente, d´jsóc hace tiempo, complementos del Seguro de Enfermedad.

En rigor, la modificación decretada no añadirá al mecanismo de las empresas nuevos trabajos de oficina y, en cambio, Íes abre un acceso a hogares entristecidos o preocupados por quebrantos tía salud. He aquí uno de los fundamentos d-el texto det 8 tía junio, qtie por su´ intención tno-ral y per su espíritu scclbkóglco, más ? mejor aún que po¿- su letra administrativa, vale por todos los demás- Poco cabría esperar fie la Seguridad Social si. se redujera a una-construcción jurídico financiera, dispuesta a cubrir las necesidades materiales y cívicas del productor. En su célebre, mensaje al Reichstag: sobre legislación obrera, de 1881, Bismark invocaba explícitamente a Dios, y en la Navidad de 1952 Pío XII decía: "la Seguridad Social debe basarse en criterios cualitativos -q.M& consideren la personalidad humana, la esencia de las relaciones naturales del hombre con sus semejantes, con el trabajo y ees la sociedad.´1 Relacionados. con E] pacientes. íl patror.p tentra una informacion -Mis cirects es £u si;jac:ár¿: ea-íermedafl que padece y su posibls gravedad y duración, iníluencia física o psíquica di la misma -ea «E rendimiento laboral del •enriado, etc. Pc-r el v-entaríal «3´je abre a ]E.S empresas ¡el pafiti ¿eleíaáa del Seguro de Enfermedad y Maternidad, puede entrar esa trisa tónica que, con referencia a- los engranajes entre el capital y el trabajo, llaman sociólogos y economistas contemporáneos "relaciones humanas".

¿Cabe conjeturar wh alivio administrativo y burocrático del I. N P. comlMvo a l,i inminente desaparición de ]os recibos de paso semanales en >jnn sbona cJ Seguro a los tranajadorrs? Cicrtamtnts, no, porque en su lugar tendrá oue extender las camunicacion?s a los patronos en orden, cuantía y cese del iraio, así como comprobar las liquSftivcíanM cntrcspon-dienfres, No se trata, -en reMimra, de Irans-íei-ir 5a administración de los seguros, sirio ds traspasar mecánicamente -el abono de cantidades previamente señaladas por el instituto gestor y, naturalmente, reintegrables por este. Y parece ocioso decir, 6i bien diciéadolo quede quizá me^Wj q«e la hipótesis seductora do que el I. N. ´I otatenga economías de la opci ación no e; por desgracia, rentable. Ni un ahorro d algunos millones de pascuas podría, itscrí mentar la retribución de 4.200.000.asegurados, ,ni el establecimiento gestor pusti´ tampacQ. jurídica -c adrainUtrativoHiecí/i manipular salarios o jornale:;. Al ocho medio -por ciento ¿e sas:cs de adnúrustra ción ha reducido el Instituto Kacioíial d Previsión el diea por ciento qua le reconc ce la ley, y con esta prestación voluntan aliméntalos fontios ¿e reserva. >te los Seguros Sociales en bien de los productora no tl-e los salarios.—Mariana DARANAS.

 

< Volver