Se regula la concesión del subsidio de paro en caso de suspensión o reducción de actividades de la empresa  :   
 Los trabajadores afectados percibirán el setenta y cinco por ciento del salario base. 
 ABC.    28/11/1959.  Página: 45-46. Páginas: 2. Párrafos: 15. 

ABC. SÁBADO 28 DE NOVIEMBRE DE 1959. EÜIC1ON DE ÍA MAÑANA. PAG. 45

SE REGULA LA DEL SUBSIDIO DE PARO EN CASO DE-SUSPENSIÓN O REDUCCIÓN DE ACTIVIDADES DE LA EMPRESA LOS TRABAJADORES AFECTADOS PERCIBIRÁN EL SETENTA Y CINCO POR CIENTO DEL SALARIO BASE

No afecta esta disposición a la Renfe y otras entidades financiadas en los presupuestos de gastos del Estado

Hoy publicará el "Boletín Oficial del Estado" el siguiente decreto sobre implantación, en determinados casos, del subsidio de paro: ´ "El normal desarrollo de la vida "econó-micia del país requiere se establezca un sistema, con la flexibilidad suficiente, para que en. todo momento la entidad de la¿ plantillas en las empresas se ajuste. a las exigencias de la producción. Bicti porque las circunstancias económicas, específicas de la empresa o generales de la nación, varíen,´ o porgue el espíritu de iniciativa del empresario .introduzca en el negocio progresos, técnicos o nuevos métodos de trabajo, puede presentarse una situación de desequilibrio en la referida distribución de empleos que constituya un obstáculo incluso para el normal desenvolvimiento de la empresa, con grave riesgo para ésta, y, por consecuencia, tanto para el empresario como para los trabajadores.

Anteriores disposiciones trataron ya-el problema. Así, el decreto de 26 de enero de 1944, que regula despidos por causas justificadas, pero inimputables al trabajador, y él de 16 de junio de 1954, que estableció un subsidio de paro tecnológico cuando los ceses se-producen por determinadas mejoras en la productividad, fijaban fórmulas para que reajustes colectivos de personal se llevasen a1 "cabo con el menor quebranto en la seguridad del -empleo. Pero el criterio observado en ambas disposiciones era distinto, mientras en uno se compensaba al trabajador despedido con una indemnización que dentro de ciertos límites señala libremente la Magistratura del Trabajo, en el otro se, establece un subsidio temporal para el trabajador despedido. Ahora,bien, cuando los despidos obedecen a dificultades económicas, aquellas indemnizaciones pueden resultar inoperantes para el trabajador, y en cambio, acelerar o decidir la muerte´ del negocio, lo que aconseja procurar el establecimiento de un sistema que, .aplicado a todas esas circunstancias, siguiendo un criterio uniforme, permita a las empresas defectuosamente organizadas o financiadas, adaptarse a lo que ha de exigir de ellas una reorganización económica del país, sin olvidar, antes al contrario, perfeccionando las garantías que se otorgan al trabajador afectado por la reforma que haya de establecerse. Este criterio requiere especial tratamiento al aplicarse a la Renfe y demás empresas financiadas en los presupuestos de gastos del Estado, para atenerse al Plan de Estabilización Económica, hoy en juego.

Como los aludidos reajustes influyen directamente sobre el conjunto >de negocios económicos del oais, debe ssr este conjunto, y no cada una de las empresas que puedan ser afectadas, el qu.í con.arreglo a un criterio de solidaridad nacional,1 ´ finacie las garantías al trabajador, que así queda melor protegido, dando margen a que se utilice el plazo de duración del subsidio en la nueva-colocación, y en su caso, en la readaotación profesional del cesante, eme a ,mpdid2 que se vigorice dejará sentir su influencia benpficiosa^tanto para la economía nacional como nara la «eguridad d-1? los trabajadores españoles. * En su virtud, a propuesta del ministro de Trábalo, y previa deliberación del Consejo de Ministros, un su reunión del día 6 del corriente m*>s de noviembre, dispongo: Artículo 1.* Cuando la autorización con-

cedida a una empresa para reducir, suspender o cesar actividades con arreglo al decreto de 26 de enero de 1944 se base en dificultades de orden económico, en lugar da aplicarse el régimsn de indemnizaciones establecido" en el .párrafo primero del artículo 5.° de dicho decreto y en los 110 y 11}. del de 4 de julio de 1958 se asignará a´ los trabajadores afectados

—siempre que sean fijos o de plantilla y se-hallaren afiliados a los seguros sociales unificados con seis meses como mínimo de antelación—un subsidio de paro cuyo importe será del 75 por 100 del salario base para cotización de dichos .seguros. incrementado en el mismo porten-´ taje del plus familiar, calculado por los promedios correspondientes al año Inmediatamente anterior a la fecha de su «se en el trabajo y en el Importe de la referida cotización de seguridad social, ffl subsidio se percibirá en tanto dure la sa&" pensión- o el cese hasta el plazo máxiny. de seis meses, contado desde el día en (f c nuedó firme la autorización de >tesj>´ 6 Dicho plazo será de un año cuando ..¿y

ABC. SÁBADO 28 DÉ NOVIEMBRE DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 46

dificultades especiales de encontrar nueva colocación a los trabajadores así lo proponga la Dirección General de Empleo y lo acuerde el Ministerio de Trabajo.

Art. 2." Para atender al subsidio a que , se refiere «1 artículo anterior se elevará la cuota de los seguros sociales unificados que satisfacen los empresarios > en un medio por ciento de la base impositiva.

No obstante, las empresas textiles algodoneras financiarán1 el subsidio con cargo a los fondos recaudados er. virtud del artículo 1.» del decreto de 13 de julio- de 1940, y si no fueran suficientes, prorrateando . las diferencias entre dichas empresas en la forma, que a propuesta del Sindicato Nacional Textil apruebe el Ministerio de Trabajo.

Art. 3." «Los expedientes de autorización de reducción, suspensión o cese incoados en virtud de lo dispuesto en el art. 1." continuarán tramitándose´ con arreglo al decreto de 26 de enero de 1944 y disposiciones complementarias en cuanto no se opongan a las presentes normas, oyéndose en ellos preceptivamente a la Jefatura o Servi1-cio técnico provincial fiel Ministerio a que corresponda la actividad ´ejercida por la empresa y a la Organización Sindical, pero las Magistraturas de Trabajo sólo admitirán demandas de indemnización cuando se trate de trabajadores, fijos o de plantilla, que no tengan - derecho al´Sub-,sidio de Paro, la cual ´no podrá exceder del tiempo Que hubiere servido el trabajador en la empresa.

• Art; 4." La administración del Subsidio ~ de Paro se llevará por el Instituto Nacional • de Previsión, utilizando los servicios ya establecidos para el paro tecnológico, los cuales tendrán a su cargo la confección y pago de la nómina de subsidios y el mantener vigente la relación de subsidiado con la seguridad social, ^pagando en su nombre las cuotas correspondientes.

Art. 5.° La autoridad laboral que autorice la suspensión p cese vendrá obligada a remitir al Instituto Nacional de Previsión y al Servicio-de Colocación certificado de la resolución, una vez sea f irme, con los -detalles precisos para inscribir al trabajador tanto en la nómina del subsidio como en el Registro de Colocación, en su caso. La fecha en que la resolución quede. > firmada señalará el momento en que la ´empresa correspondiente deje de pagar ai trabajador su retribución normal y comience a percibir éste el subsidio.

Art. 6." Quedan exceptuadas de la aplicación del presente decreto la Red Nacional de Ferrocarriles Españoles y demás empresas financiadas en los presupuestos de gastos del Estado, las cuales se regirán por las normas que tales entidades tengan establecidas o las que en lo sucesivo dicte la rama de la Administración Pública competente, procurando atenerse al espíritu de las contenidas en el presente decreto.

Art. 7." La percepción del subsidio ,de paro es incompatible con todo trabajo retribuido por cuenta ajena o propia, y se pierde-igualmente por renuncia del subsidiado a una colocación debidamente ofrecida y en consonancia con. su clasificación profesional. El Instituto Nacional de Previsión cuidará de establecer la oportuna relación con los Servicios de Colocación para tener conocimiento exacto de cualquier variación en la situación del subsidiado. Los trabajadores subsidiados, y subsidiariamente quienes le proporcionen empleo, vienen ´obligados a notificar a la Oficina de Subsidio su colocación y a devolver cualquier cantidad que improcedentemente hubieran recibido.

Art. 8." Quedan derogados los decretos de 5 de marzo y 25 de´junio de 1959. Quedan tambiért derogadas las normas citadas en los artículos 1." y 3." de este decreto y sus disposiciones complementarias en cuanto se opongan a las presentes normas. ´

Art. 9." ´Se autoriza al Ministerio do. Trabajo para dictar las disposiciones que requiera el desarrollo del presente decreto."—Cifra.

Muchacha de servicio: Acude al cartero, ese amigo de. todos, para legalizar tu afiliación, al Montepío Nacional del Servicio Doméstico, Apresúrate a cumplir est« obligación en tu propio beneficio.

 

< Volver