Autor: Cedrón Pérez, Ricardo. 
   Seguro de enfermedad     
 
   04/02/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

SEGURO DE ENFERMEDAD

Recibimos la siguiente carta, en la que el comunicante hace referencia al artículo de don Jesús Galán, aparecido en estas páginas con el título "Seguro de Enfermedad": "Señor director de ABC.—Madrid

Distinguido señor: El escrito del doctor don Jesús Galán, llegado aquí hoy (A B C, 15-I-62, edición de la tarde), es ana llamada más, obligada y apremiante, para una reforma urgente del Seguro Obligatorio de Enfermedad. El problema es de una trascendencia enorme, muy superior, indudablemente, al transitorio y calamitoso de unas inundaciones masivas, por la proyección que el Seguro tiene en el presente y en el futuro económico-social de la totalidad del país.

Comparto, pues, la opinión del doctor Galán, pero me permito añadir una cuestión nías en la enumeración de las reformas : la de apurar la posibilidad de la elección por el asegurado no solamente del médico de Medicina General, sino también del especialista. Tal legítima aspiración es realizable, como lo es en Francia, Alemania o Suiza. Las relaciones médico-enfermo han estado siempre impregnadas de cordialidad, de confianza por parte del enfermo y de generosidad por parte del médico. "Cuando está ausente el acento cordial del primer paso surgen frecuentemente los recelas y, consigueintemente, aspereza en el diálogo, deformación en la prestacion del servicio, insatisfacción. Si se lia de hacer una medicina grata para ambas partes nos liemos de esforzar en recuperar esta libertad esencial. Si fuese posible llevar a cabo una encuesta entre todos los asegurados, la respuesta, en el sentido que apunto, sería clamorosamente unánime, aun a costa de cualquier sacrificio. El médico poseería de nuevo, entre oirás machas cosas, su necesario estímulo de superación y la sociedad tendría todavía mejores médicos, librándose del inminente peligro de la vulgaridad profesional.

La reforma es urgente y es viable. Ojalá se produzca como la esperamos.

Perdóneme y acepte el atento saludo de su affmo. s. s. q. e, s. m—Ricardo Cedrón Perez.´´

 

< Volver