Autor: Casas Pérez, José de las. 
   Las inversiones de los fondos atribuidos al patronato de protección al trabajo van realizándose con seguridad y eficacia  :   
 Declaraciones del director general de Empleo, don Marcial Polo. 
 ABC.    27/06/1962.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

LAS INVERSIONES DE LOS FONDOS ATRIBUIDOS AL PATRONATO DE PROTECCIÓN AL TRABAJO VAN REALIZÁNDOSE CON SEGURIDAD Y EFICACIA

que pretenden vitalizar negocios Modestos: estamos en contacta con las Mutualidades laborales para capitalizar ciertas pensiones y proporcionar, a aquellos que por motivos razonables deseen Jubilarse sin haber cumplido la edad reglamentarla, medios que faciliten una vida independiente de trabajo. En Murcia, a petición del gobernador

Declaraciones del director general de Empleo, don Marcial Polo

El director general de Empleo, don Marcial Polo Díaz, nos ha expuesto, amablemente, una parte de las tareas que en relación a la Ley de Fondos Nacionales competen al Ministerio de Trabajo, y concretamente, como órgano gestor, a la Dirección general de Empleo. Vamos a sintetizar lo que, sin agotar el tema, nos dijo nuestro ilustre interlocutor, hombre de Pensamiento y acción, que pone al servicio de su deber, capacidad y voluntad.

FORMACIÓN PROFESIONAL INTENSIVA

—Le hablaré a usted—nos dijo el señor Polo—de Formación profesional intensiva. Oran tarea.

Precisemos su doble finalidad. Una. social, que consiste en elevar el nivel de vida de los productores, con mayores ingresos y mejores condiciones de trabajo. La otra finalidad debe reducir el déficit de mano de obra cualificada, y así podremos movilizar los elementos humanos precisos para cubrir las exigencias impuestas por el desarrollo económico. El Patronato de Protección al Trabajo utilizará aquellos Centros de Formación profesional que normalmente dedican sus enseñanzas a los muchachos. Así ayudamos, eficazmente, a la cualificación de adultos. En este plan, más ambicioso de lo que parece, participan centros oficiales, sindicales, de la Iglesia y privados. Ahora, como en otras ocasiones, las más fundadas esperanzas giran sobre la inteligencia y el corazón de las juventudes. Y vamos—añadió nuestro interlocutor—a hechos concretos. Por la Dirección general de Empleo, organismo gestor del Patronato en esa materia, se estudian las características de cada uno de los Centros, sus instalaciones, su profesorado, y se resuelve, ante circunstancias diáfanas, sobre la aptitud a efectos de los cursos que nos propongan. Los solicitantes han sido hasta ahora 130, y en el Nomenclátor oficial de Centros calificados para impartir cursos de Formación profesional intensiva, en régimen becario, hay ya inscritos setenta. El número de cursos iniciados, o en tramita inminente de empegar, es de unos treinta. La cifra irá creciendo, pero en esta primera etapa, dos o tres mil alumnos adultos habrán sido calificados o sensiblemente mejorados en la práctica de sus oficios. Pidamos a los que deban, principalmente, escucharnos, a los mismos alumnos, y a sus padres y allegados, que establezcan comparaciones entre lo que fue y lo que estamos haciendo. La formación profesional Intensiva, aunqüe primaria, es una expresión y un Estímulo de cultura. Los trabajadores Jóvenes apreciarán pronto cómo la sola iniciación de la cultura forja la conciencia del deber; cómo la Intención sustituye al itistinto; cómo la reflexión inteligente se vuelve de espaldas al esfuerzo rutinario y ciego; cómo la reacción espiritual del hombre cristiano, contento de si mismo,

desdeña la sumisión a lo ruinoso y demagógico; cómo, en suma, la formación ve mejor lo que une, y peor, a medida que avanza, lo que separa, atomiza y disgrega.

Cuando preguntamos por la Formación profesional acelerada, nuestro ilustre colocutor nos dijo:,

—He ahí el método que la Organización sindical impulsa con éxito creciente; el método más perfecto de formación profesional Intensiva. Solo existen en la actualidad cinco Centros, todos sindicales, de los que salen, debidamente preparados, unos 2.200 especialistas por año. Esa cifra, reveladora de un magnífico empeño, no es suficiente. Pero hay que contribuir a su sostenimiento y desarrollo. El Patronato de Protección al Trabajo subvenciona ya con el cincuenta por ciento el importa de varios cursos. Hemos abonado, hasta ahora, veinte millones ochocientas mil pesetas. Nuestros métodos intensivos aparecen reclamados por diversas urgencias económicas y sociales, y los atendemos, sin desconocer loa más brillantes resultados que se obtienen a través de procedimientos sistemáticos y extensos.

OTRAS-NOTICIAS

—Aparte lo expuesto—concluyó el señor Polo—tenemos que atender a varios aspectos dsl paro que se produzca por reconversión de industrias y empresas; hemos de completar, con arreglo a normas precisas, necesidades económicas del Seguro de desempleo; debemos conceder, excepcionalmente, ayuda a pequeños capitales de la provincia, estamos financiando el alojamiento de unas diez a doce mil mujeres que temporalmente se desplazan a localidades donde radican Industrias-conserveras, y no encontraban hospedajes adecuados a sus medios económicos. Esto supone la inversión de 1.400.000 pesetas.

Tras una breve, pausa, el director general nos advierte:

—No he terminado la simple enunciación de noticias. Por ejemplo: vamos, a financiar el regreso a la Patria de los trabajadores españoles que residen en el vecino país y quieran volver. Hay que facilitarles el viaje y, en todo lo posible, colocación aquí. Habrá, pues, cada día nuevas noticias. Nuestro ministro, el señor Sanz Orrio, espera con noble Impaciencia, óptimos resultados del Fondo de Protección al Trabajo.

De que la Dirección general de Empleo pondrá de su parte cuanto sea necesario para que la fundada esperanza del ministro sea realidad, podemos estar seguros. Nada que se pueda hacer hoy quedará para mañana. Lo mejor para resolver problemas de trabajadores es ser, cada uno en su puesto, ejemplo de buenos y constantes esfuerzos. SI el éxito corona nuestras actividades, nadie sabrá los desvelos y sacrificios que al correr de los días realicemos para merecerlo.

El tema no está agotado. Prometimos a nuestro ilustre interlocutor que cuando los frutos de esta tarea sazonen, y se recojan, procuraremos, Dios medíante, destacar los resultados espirituales y materiales de esta gigantesca empresa de gobierno.

José DE LAS CASAS PÉREZ

(Foto Guadarrama.)

 

< Volver