Viviendas sociales: No hay dinero     
 
 Diario 16.    27/12/1976.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

l0/ECONOMIA

Lunes 27-diciembre "76/DIARIO 16

Viviendas sociales: No hay dinero

Desde que Franco pusiera en circulación aquel lema de "Ní español sin pan, ni un hogar sin vivienda",

apañas ha pasado un Gobierno que no haya proclamado solemnemente su intención de erradicar el

chabolismo y el hacinamiento y entregar un piso digno para cada familia.

El Gobierno Suárez también se ha propuesto un plan de la vivienda.

En esta ocasión el plan parece ambicioso si consideramos el número de casas a construir —450.000—

rápido, en cnanto a su realización —menos de cuatro años— y original en lo referente a su

instrumentación —financiadas a largo plazo con subvención de una parte notable de los intereses.

El Ministerio de la Vivienda se propone además que el oían sea verdaderamente social. El titular del

Departamento, Lozano Vicente, insinuó que hasta ahora esos planes no habían sido tan sociales.

El ministro dijo en el pasado mes de septiembre: "El 70 por 100 de las viviendas pretendas construidas en

los últimos diez años han ido a clases sociales con niveles de renta media o alta." Faltan 450.000

De ello resulta que hoy existe un déficit de 450.000 viviendas sociales y se puede afirmar que las ciases

de menos nivel de renta, a las que dichas viviendas de protección oficial deberían haberse destinado,

carecen de capacidad económica para adquirir esas viviendas, a pesar de los beneficios establecidos.

Cabe señalar que ese gran déficit de viviendas sociales y la demanda económica insolvente, se debe,

respectivamente, a las siguientes causas: reducida asignación de recursos naturales para viviendas y que

los beneficios establecidos para las de protección oficial son claramente insuficientes." Ahora el plan

Lozano pretende enmendar estos yerros.

Críticas al plan Lozano

Sin embargo, a pesar de un planteamiento aparentemente tan brillante, el nuevo plan que nace bajo el

lema: "Un hogar digno para el español que lo necesita", ha provocado serias críticas por parte de los más

interesados.

1." No hay dinero para pagarlas, a no ser que se realice ambiciosa reforma fiscal, que ningún

Departamento ministerial de este Gobierno ha anunciado hasta el momento

2.° No hay suelo edificable a un precio que permita realizar tan ambicioso programa. Para que éste fuera

viable sería necesario nacionalizar o municipalizar el suelo. Tampoco hay proyecto gubernamental que

baya mencionado necesidad tan revolucionaria.

3.° El plan Lozano se dedicará a las familias con ingresos netos inferiores a 425.000 pesetas al año o a

familias numerosas con renías inferiores a 530.000, 637.000 745.000, según categorías.

El resto de las familias con ingresos superiores a estas cantidades, pero que tampoco pueden considerarse

ricas, verán su problema seriamente agravado. Se plantea el delicado problema de cómo se van a financiar

las restantes viviendas protegidas y libres. El problema es de envergadura, ya que distintas entidades e

instancias —Unión Nacional de Cooperativas y IV Plan de Desarrollo, por ejemplo—han cifrado la

necesidad de viviendas para este período en 1.500.000, aproximadamente. Es evidente que una necesidad

de este calibre sólo puede corresponder en su mayoría a uña masa de españoles de no muy holgada

economía.

4." El paro en la construcción que ya alcanza la cifra de 212.000 trabajadores se verá incrementado como

consecuencia del efecto perturbador que este programa ejercerá sobre el resto del mercado de la vivienda.

De ser cierta esta aprensión expresada a D16 por los constructores se obtendrían resultados contrarios a lo

anunciado por la propaganda oficial del Ministerio, que afirma contribuir "al mismo tiempo aredubuir "al

mismo tiempo a reducir el desempleo en el sector de la construcción".

5. Queda también la duda razonable de si el Ministerio será capaz de atender con la premura que anuncia:

un mes para comunicar ai solicitante la decisión tomada. Para cumplir este Plan-, la Delegación de la

Vivienda de Madrid tendría que atender diariamente a unas 1.400 personas, lo que exigiría un

reforzamiento considerable de funcionarios y léemeos. Actualmente se atiende en esta delegación a unas

20 personas por día.

La importancia del tema es indudable. La pasada semana el Ministerio inició una atractiva campaña de

difusión que ha despertado ya un enorme interés entre el público. D16 ha establecido contacto con

empresas constructoras, -economistas, sociólogos, asociaciones de vecinos, bancos y Cajas de Ahorros. El

resultado ha sido el présente informe.

 

< Volver