Autor: Río López, Ángel del. 
   Pan Bendito: Problemas sociourbanísticos en el "ghetto" de Madrid     
 
 Ya.    12/03/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

PAN BENDITO: Problemas sociourfoanísticos en el "ghetto" de Madrid

Un sector de los vecinos habla de la difícil convivencia entre payos y gitanos; otros aseguran que viven en

perfecta armonía.

Las estadísticas no mienten: alto porcentaje de delincuencia juvenil, paro y alcoholismo. La falta de

centros docentes propicia un grave problema educativo.

"Los payos nos llevamos en perfecta armonía con los gitanos de Pan Bendito. Es cierto que en alguna

ocasión han surgido fricciones entre unos y otros, pero no por la condición de la raza, sino por problemas

comunitarios que se pueden plantear en cualquier otra zona de Madrid. Recientemente ha habido en la

prensa manifestaciones en el sentido de que en Pan Bendito existía un auténtico pánico a los gitanos y a

los quinquis; nada de esto es cierto, y podemos asegurar que entre todos existe una perfecta armonía,

aunque los problemas del barrio son otros muchos."

Hablamos con un grupo de vecnos de Pan Bendito, la zona que ellos miemos califican como el "ghetto"

de Madrid, con los problemas urbanísticos y dotacionales de otros barrios de la periferia, con un lastre

social que componen el alto índice ´de delincuencia juvenil existente y también de alcohólicos, índices

que ge reparten a medias la población paya y la gitana.

De cualquier manera, la convivencia en Pan Bendito no está nada clara. Mientras nuestro grupo de

interlocutores desmienten la incompatibilidad entre payos y gritanos, la asociación de vecinos dice todo lo

contrario: "Gran tensión y profundo malestar, dada la heterogeneidad de la población, entre payos,

quinquis y gitanos; frecuentes peleas entre vecinos, familias payas atemorizadas por las amenazas y

reacciones de los gitanos y quinquis." Pero resulta curioso que después la Junta directiva de la asociación

de vecinos lanza una rectificación: "La impresión general que se desprende del informe no corresponde a

la intención que teníamos al redactarlo en cuanto a los problemas de convivencia se refiere." En la tona

hay rumores para todos los gustos; algunos de ellos indican que esta rectificación se debe a presiones

habidas por la afirmación de los payos. Nuestra impresión particular, tras la visita realizada a Pan

Bendito, es que en la zona reina un clima sereno, de absoluta convivencia, aunque se hacen palpables las

repercusiones del alto índice de alcoholismo y de delincuencia juvenil, este último panto -ratificad» por

las intervenciones policiales reflejadas en la prensa en los ultimos, años.

UNA ZONA MARGINADA

Lo que está fuera de toda duda es que Pan Bendito es una zona social y urbanísticamente marginada. El

alto índice de niños sin escolarizar, la falta de otro tipo de centros docentes, incluso el hacinamiento de

cientos de familias en condiciones precarias de habitabilidad, producen una situación inestable.

En la Unión Vecinal de Absorción se construyeron las viviendas provisionales para cinco años; pero

llevan habitadas más de catorce años, con e1 lógico deterioro sufrido. La colonia Vista Alegre tiene una

antigüedad de veintiún años, y los bloques se encuentran en lamentable estado; algunos de ellos han sido

demolidos y otros esperan el turno de la piqueta. TÍ deficiente alcantarillado origina con frecuencia

grandes inundaciones y facilita la proliferación de ratas. Las aceras no existen y la pavimentación de la

calle está salpicada por baches increíbles,

En el aspecto social, el índice de desempleo también es notable, consecuencia del alto numero de obreros

no cualificados. Hablan los vecinos también del alto porcentaje de analfabetismo y subnormalidad, así

como la proliferación de enfermedades contagiosas derivadas de los vertederos y la deficiente

infraestructura de la zona. Todo un cúmulo de problemas que, naturalmente, tienen que incidir en la

convivencia ciudadana de esta zona marginada de Madrid que se llama Pan Bendito.

A. DEL RIO

 

< Volver