Autor: Castaños, José María. 
   Habla, Barrio, habla     
 
 El Alcázar.    22/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

HABLA, BARRIO, HABLA

EL "slogan del referéndum se lo han apropiado abara loe barrios señor alcalde, que son, al fin y al cabo,

parte muy importante de ese pueblo a quien se le invitaba a hablar. Y asi, en ese encierro que están

protagonizando los vecinos del Poblar do dirigido de Orcasitas, se podía leer una- pancarta que decía:

"Habla, barrio, habla,"

Y la voz de los barrios de Madrid, «obre la que yo he vertido mucha tintó y cuyas futuras consecuencias

he puesto de relieve en mas de una ocasión, va adquiriendo tintes de auténtica .denuncia. Por ejemplo, los

del Pozo del Tío Raimundo y avenida de la Paz siguein retándole a usted, señor alcalde, recordándole

aquella frase histórica de que "volveré para pasar la vergüenza de que me digan que he mentido". Aquí,

como en otras tantas circunstancias, la verdad es a medias, porque el Ayuntamiento sí lia hecho algo por

el Pozo del Tío Raimundo, aunque no se haya realizado todo lo que se prometió. Yo le animaba a usted a

que, a pecho descubierto, fuera ante la Asociación de Vecinos a "desfacer este entuerto". Quizá otras

voces le aconsejen lo distinto, y así se queda en un puro problema de decisión personal. Son grandes las

servidumbres de ser alcalde.

Los de Orcasitas dirigen sus voces hacia el Ministerio de la Vivienda. El encierro, que dura ya seis días,

tiene visos de ir implicando incluso a la población infantil. En este momento, más que nunca, he echado

de menos los centros cívicos para que dejen de una vez las iglesias para rezar. Lo malo de todo esto es

que cuando un ministerio reconoce que entre el 85 y -el 90 por 100 de los bloques del Poblado de

Oreasitas están afectados por grietas, en el fondo está aceptando también que el problema no admite más

dilaciones. Y por eso los vecinos no acaban de comprender el retraso en las obras. la lentitud del plan" de

remodelación y que sean los propios vecinos quienes tengan que constituir equipos de vigilancia que den

la voz de aviso en caso de tener que salvarse por pies del hundimiento de un inmueble. En todo ello

Interviene la psicosis, pero lo psicológico se convierte en real cuando se miran la* grietas de la* casas.

Esto de "habla, barrio, habla" es ya una punta de lanza en toda la política vecinal de Madrid.

José María CASTADOS

 

< Volver