Autor: Río López, Ángel del. 
 Por la ruta del chabolismo de Madrid. 
 Palomeras, primer gran zona chabolista de Madrid, en trance de desaparecer     
 
 Ya.    05/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

POR LA RUTA DEL CHABOLISMO DE MADRID

Palomeras, primera gran una chabolista de Madrid, en trance de ¿esaparecer

Doce mil familias dirán odios a treinta años de chabolismo grotesco, de marglnación y hacinamiento El

20 por 100 de la población es analfabeta y hay cerca de cuatro mil parados "De los cinco hijos que tengo,

dos han terminado con bronquitis crónica", nos dice una vecina

Puede asegurarse que Palomeras ha sido una de las concentraciones chabolistas más densas f dantescas de

Madrid. En la {trímera década de los años cincuenta Palomeras era zona aislada de ese suburbio llamado

Vallecas. y Palomeras se convirtió en la cuna del asentamiento Migratorio espontáneo, reducto donde se

gestaban los mayores índices de delincuencia, de hacinamiento, de marginacion.

A lo largo de dos décadas Palomeras ha mantenido una constante lucha reivindicativa con la

Administración para salir de ese grotesco chabolismo donde se cobijan mi1es de familias. Hoy,

afortunadamente, podemos decir que Palomeras escapará pronto «e la ruta chabolista de Madrid, dirá

adiós a casi treinta años ¿e chabolismo dantesco. El pasado mes de mayo la Coplaco daba vía libre al plan

de Palomeras, tras, haberse ejecutado tres planes precedentes impugnados por los vecinos porque en «u

desarrollo no *e contemplaba *1 realojamiento de" las 12,000 familias que habitan la zona.

El desarrollo del nuevo plan &e Palomeras va a constituir una ie las actuaciones urbanísticas más

trascendentes de la historia de Madrid. Erradicar 12.000 chabolas no es una obra que M lleve a acabo

lamentablemente, con frecuencia. Puede que en breve, dentro de un par dé años, lo que hoy es una zona

marginada, redimida por algunas obras munícipales se convierta en urbanización digna para muchos

madrileños que han soportado sobre sus carnes el cáncer del chabolismo.

Por el momento Palomeras esta ahí, con unos datos sociológicos que dicen mucho de la situación

precaria, marginada, que padece: el 20 por 100 de la población es analfabeta; tan BÓÍO el 1,03 de sus

habitantes poseen estudios a nivel de bachillerato elemental, Los vecinos de Palomeras constituyen una de

las poblaciones más deprimidas de la capital: el número de trabajadores fijos cua1ificados es de 11.47;

eventuales no cualificado»! 511; existiendo cerca de 4.000 cabezas de familia en paro. Frentee al bajo

nivel "per capita" aparecen cifras como ese 1,53 por 100 de familias con más de nueve "miembros, y el

24,91 por 100 con más de cuatro m i e mbros, Hay familia» de siete y ocho miembros que viven en

chabolas con una superficie inferior a 40 metros cuadrados.

y como estuve tres ifieaéíí sin poder darle dinero al casero, éste me echó de la chabola con cinco niñios

pequeños y mi marido sin trabajo. Estuve viviendo dos meses en casa de una hermana que tiene seis crios.

Vivíamos en una chabola, en el pueblo de Vallecas, más pequeña que ésta. Cuando mi marido pudo

trabajar volvimos aquí, Ni siquiera el casero tuvo compasión con nosotros. Ha habido casos d« familias

echadas de las chabolas porque ¡legaban otras que le ofrecían nías dinero, y como aquí no tenemos

contratos ni nada por el estilo...", nos dice doña Rosa Martínez.

Afortunadamente, para 12.000 famHias estas pesadillas del chabolismo quedarán pronto atrás, aunque la

historia continúa en otras zonas de Madrid.

Ángel DEL RIO LÓPEZ

 

< Volver