Autor: Arespacochaga, Beatriz de. 
   Horizonte 1980 de la COPLACO     
 
 Hoja del Lunes.    08/08/1977.  Página: 19. Páginas: 1. Párrafos: 56. 

HORIZONTE 1980 DE LA COPLACO

• Plan de urgencia, recientemente aprobado.

• El chabolismo, un gran problema.

• Cementerios de coches e industrias malsanas deberían alejarse de Madrid.

• Falta un mayor impulso de locales escolares.

• Equipamiento sanitario: Se pretende paliar el déficit de camas.

• Necesidad de instituciones socio-culturales.

• Los parques son insuficientes.

El tan discutido plan de urgencia del suelo para la provincia de Madrid ha sido elaborado en colaboración

con organismos del anterior Ministerio de la Vivienda, la Comisión de Planeamiento y Coordinación del

Área Metropolitana dé Madrid y la dirección técnica de 4a misma.

El documento, hecho público y revisado el pagado mes de junio del presente año, tiene por objeto indicar

la cantidad de suelo, por uso y zona, cuya ocupación a corto plazo eería deseable y urgente promover

mediante la iniciativa del sector público.

Loa factores tenidos en cuenta para la elaboración del plan de urgencia, que tiene como meta el año 1980,

se reparten entre lo« problemas actuales, distribución geográfica, déficits, evoluciones previsibles de Jas

necesidades de vivienda, equipamiento y .demás actividades urbanas.

M orden prioritario de loe problemas calificados como urgentes lo ocupa la vivienda, integrándose en ella

las barriadas de chabolas existentes actualmente en los alrededores de Madrid, el hacinamiento d«

viviendas debido €, la, masificación en las construcciones de nuevos barrios y las necesidades naturales

por crecimiento y evolución.

Las industrias y asentamientos de polígonos industriales, calificados como malsanos y peligrosos,

constituyen otra de las cuestiones fundaméntale» tratadas en 6il citado plan, asimismo corno el punto

referente al equipamiento escolar y sus necesidades de terreno para mayor ocupación y crecimiento del

mismo.

Como últimos puntos en la escala de las urgencias de Madrid ee encuentran las referentes a equipamiento

no-escolar (sanitario, asistencial, spciocultural...) y a parques y jardines, así como a zonas deportivas.

La publicación de este plan es un anticipo del plan general, actualmente en estudio, del que se espera su

publicación para antes del término de este año.

47.000 CHABOLAS EN MADRID

El índice de suelo considerado como residencial -durante el año 1975.era de 17.091 hectáreas. Las

características de la" promoción inmobiliaria, del proceso de -crecimiento madrileño y del ¡mercado de

suelo han hecho que el fuerte aumento de precio experimentado por el suelo residencial se haya reflejado

de inmediato «n la agravación de problemas de vivienda, y lo ha tenido para causa directa de su escasez y

encarecimiento.

Del mismo modo, las características del suelo residencia] han incidido de forma directa y especialmente

negativa sobre los grupos de población de menores nivel dé ingresos.

El número de viviendas consideradas como chabolas o de mala y pésima calidad asciende hasta |a

alarmante cifra de 47.000 en tos alrededores madrileños. Se-£Ún datos de la Delegación Provincial del

antiguo Ministerio de la.-Vivienda, permite situar la cifra antes citada en una densidad de unas 32

viviendas por hectárea.

El plan de urgencia, en base a estos datos, s« propone cubrir como mínimo la totalidad de la

infravivienda, un tercio -de las viviendas consideradas como aceptables y una serie de previsiones para la

rehabilitación de viviendas adecuadas para la totalidad de los realquilados.

En cuanto al hacinamiento o inadecuación entre el tamaño de !«. viviendas y las necesidades de espacio

de ías familias que las ocupan, los datos aportados por los estudios de la Coplaco dan a conocer las

siguientes cifras: 427.000 viviendas clasificadas en núcleos familiares secundarios, números de

dormitorios insuficientes y tamaño insuficiente por núcleo familiar.

El objetivo del plan se centra en la eliminación de la casi totalidad del hacinamiento no deseado de

núcleos familiares con una vivienda común y la eliminación de una parte sustancial del problema por

número de dormitorios. La cifra antes citada quedaría reducida en unas 63.000 viviendas.

NECESIDADES POR CRECIMIENTO Y EVOLUCIÓN

Se obtuvo para 1975-80 la •evolución global del número de familias por nivel socioeconómico,

distribuidas en tres niveles (primero, segundó, tercero), siendo las cifras, por elaboración >de la Dirección

Técnica de Planeamiento Metropolitano, de 33.000 para el primer nivel, 90.000 para el segundo y 96.000

para el tercero. Para convertir estas cifras en viviendas habría que tener en cuanta el porcentaje de vien

régimen de coutilización de la misma vivienda. Para fijar la cuantía global de suelo se han utilizado los

siguientes criterios:

— Incluir todos los niveles de uso residencial, por dos razones: una, para evitar las distorsiones de precio

y mercado; otra, permitir que el programa urgente palie «1 fuerte problema actual de excesiva

especialización funcional y monotonía tipológica dentro de cada zona.

— Canalizar el programa hacia los grupos de población de menores ingresos.

Todos estos criterios quedan traducidos en:

• No incluir suelo par>a~segunda vivienda,

• Recomendar la utilización permanente de las viviendas de temporada.

• Incluir-suelo para el 20 por 100 de las necesidades de ocupación del tercer nivel en los próximos

cinco años.

El municipio de Madrid y especialmente la zona Sur concentran la mayor parte de la industrias molestas,

insalubres, nocivas y peligrosas existentes en toda la provincia, incumpliendo la mayoría la norma vigente

de distancias mínimas a centros habitados.

Existe un fuerte desequilibrio en. el reparto espacial de las industrias en municipios hasta ahora

exclusivamente residenciales, como en el alfoz, y otros, con respecto al resto de la provincia, como Parla,

Ciempozuelos, Guadarrama, etc.

La actuación urgente en este sector debería concentrarse en el suelo industrial de polígonos y de

establecimientos con necesidades de ampliación.

Ahora bien: la estimativa de empleo en polígonos era en 1970 de 176.500, que se vería aumentada a

356.000 para 1980, lo que supondría un aumento de 180.000 empleos.

Se tienen en cuenta para el plan de urgencia, que se centra en la solución del problema que, supone la

localización de polígonos calificados como malsanos,los siguientes conceptos:

— Suelo destinado a la relocalización o traslado de un tercio de los 21.000 empleos que se estima existen

en industrias molestas, nocivas o peligrosas instaladas en el medio urbano,

— Suelo destinado a almacenes de chatarra, cuya localiza6 ción constituye un problema

actualmente.

SITUACIÓN ESCOLAR DEFICITARIA: NO HAY PLAZAS SUFICIENTES

La situación actual del equipamiento escolar es deficitaria en cuanto al número de plazas disponibles en

cada nivel de enseñanza. Asimismo, la oferta de puestos en la enseñanza de tipo público no alcanza los

niveles deseables, por lo que la demanda tiene que recurrir a la enseñanza privada, que cubre en la

actualidad unos dos tercios del total.´

El déficit escolar se acentúa -por la falta de correspondencia entre la distribución geográfica de la

población escolar y la da los centros, lo que alarga -los recorridos resideneia-escuela e impide una mayor

escolarización.

La necesidad -urgente de actuación para proveer de suelo al sector sería:

— Facilitar suelo para incrementar la oferta escolar.

— Corregir las distorsiones locales a que da lugar la inexistencia de un programa integrado de suelo

escolar y la fuerte participación de la iniciativa privada en estas decisiones, por lo que tienden a

estar distendidas las áre-as con población de menor nivel de ingresos.

Los objetivos básicos del programa urgente en lo relativo a equipamiento escolar deberían ser:

— Corregir déficits para conseguir suelo suficiente para que la enseñanza pueda paulatinamente

conseguir el ciento por ciento de la escolarización.

— Corrección del desequilibrio de la oferta de equipamientos, pues los de carácter privado no surgen

como solución a las necesidades básicas .de la población, sino que cubren los déficits que no atienden

al equipo público.

— Paliar la utilización de determinados equipamientos en determinadas zonas, e incluso la

congestión de algunos centros.

La situación actual de equipamiento escolar muestra bajos índices de preescólar y el no cumplimiento de

la meta de escolaridad obligatoria a nivel de EGB, un índice de escolaridad en BUP que debería ir en

aumento a medida que alcancen este nivel los alumnos procedentes de EJGB y alta participacion del

sector privado en todos los sectores.

En esta parte del programa se analizan los equipamientos comunitarios de carácter no escolar, que se

clasificarían en:

Equipamiento sanitario, equipamiento asistenciali equipamiento cultural y otros equipamientos.

Los objetivos mínimos que debería perseguir el Programa Urgente de Suelo serían:

— Corregir la distribución espacial en base a mejorar la accesibilidad a centros sanitarios y asistenciales

de nivel urbano y local.

— Paliar los déficits de camas en centros hospitalarios, especialmente de camas de la Seguridad

Social, existentes en la provincia. La red de la Seguridad Social debiera como mínimo cubrir el 90 por

100 de la población, que es en la actualidad la afiliada, siendo deseable la previsión del suelo

para su posible expansión para el 100 por 100 de la población.

— Crear servicios comunitarios integrados, con el fin de asegurar la reserva de suelo, la

existencia y mejora de nivel de servicio, de calidad y de accesibilidad al conjunto de la población.

— Corregir déficits de centros sociales y culturales a nivel de barrio, o núcleo exterior, dada la

inexistencia de unidades mínimas de equipamientos locales y su desarrollo inadecuado con el tiempo.

— Corregir el gran déficit da servicios asistenciales externos para niños y equipamientos similares, que

deberían estar directamente asociados a las zonas (Je vivienda.

El equipamiento extrahospitalario ofrece a escala provincial un nivel de satisfacción relativamente

aceptable a partir de la reorganización llevada a cabo en Í975 por el Instituto nacional de

Previsión.

La situación actual, expresada en número de camas y centros disponibles, supone: 64 centros privados y

49 públicos, 8.042 camas privadas y 14.882 camas de uso público.

Las necesidades de nueva ocupación de suelo para el equipamiento sanitario con vistas a 1980 en

hectáreas da un déficit total en el año 73 de 195,6 en cuestión de equipo sanitario de carácter urbano, y

del 115 del equipo sanitario con carácter local.

La situación provincial acusa una gran acumulación de instituciones de carácter socio-cultural en los

distritos centrales de Madrid, descendiendo fuertemente en los periféricos" y haciéndose casi inexistente

en el resto de la provincia.

Unos mínimos criterios de rendimiento social y de viabilidad urbanística en orden a resolver los déficits

existentes aconsejan la agrupación del mayor .número posible de usos socio-culturales

vico-culturales con la inclusión de usos complementarios, como pueden ser guarderías o club» .de

ancianos, y con una altura, de servicio situada como mínimo al nivel de 15.000 a 26.000 habitantes.

El número de centros cocio-culturales suman un total de 257 repartidos por Madrid y el resto de la

provincia.

La problemática que presenta Madrid en lo referente a parques y jardines es fácil de sintetizar: hay una

situación generalizada de déficit prácticamente en todas las zonas y para todos los tipos y niveles de

parques, desde los locales y urbanos hasta los regionales.

Bl suelo destinado a parques y jardines en 1970 pudo estimarse en 2.250 hectáreas; la superficie de la que

habría que disponer si en 1980 ge quisiesen alcanzar estándares adecuados, llegaría a 14.800 hectáreas.

El fuertísimo déficit global de espacios de parque de nivel metropolitano y regional se está compensando,

en la práctica, con la utilización de montes públicos, vegas y otros espacios abiertos que, sin ser ni estar

adecuados como parques, reciben a gran parte de la población madrileña. Es -tal la magnitud del proble-

ma planteado por parques y jardines, en particular, y por espacios abiertos en general, que no es posible

pensar que un tratamiento urgente pueda ser vía adecuada a la solución. Por esta razón, el programa de

trabajo de Coplaco incluye la elaboración de un plan especial, de índole sectorial.

Las necesidades de suelo para parques en 1980 se estiman en 4.009 hectáreas para barrios, 3.576

hectáreas en parques urbanos y 6.256 hectáreas en parques metropolitanos.

Sin embargo, aunque no se fijan cifras específicas en el Programa Urgente de Suelo, cabe recomendar

líneas de acción inmediatas tendentes a paliar los problemas existentes y, a nivel regional y

metropolitano, potenciar la calificación formal de parque de terrenos y monte público de la

Administración Central y Local.

A nivel urbano, mantener intactas, hasta que se concrete su uso a través del planeamiento, las zonas de

"anillo verde" y "forestales" del plan generad del 63.

Beatriz DE AKESPACOCHAGA (Reportaje gráfico Torremocha)

 

< Volver