El aumento de la responsabilidad     
 
 ABC.    15/08/1974.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

AUMENTO DE LA RESPONSABILIDAD

Es la hora actual hora de serenidades, entendimiento y vigilia. La serie de trascendentales acontecimientos que llenaron Jas últimas semanas han colocado al país en esa tesitura. Ha sonado también la hora de las responsabilidades máximas para los medios informativos como intérpretes cualificados de la realidad ante la sociedad española. Entendiéndolo asi el Gobierno, a través del ministro de Información, acaba de anunciar que en fecha inmediata se procederá al levantamiento de la clasificación de «materias reservadas» que actualmente pesa sobre distintos asuntos a los efectos de su publicación o difusión.

Al amparo de la ley de Secretos Oficiales, los temas referentes al Sahara español, a la República de Guinea Ecuatorial y a determinados documentos referentes al Gobierno de la nación, en estudio por el Consejo Nacional del Movímiento, abandonarán su característica de «materia reservada» para entrar en el buen juicio, en la discrecionalidad de los medios informativos.

El país, desde el aciago y conturbador 20 de diciembre de 1973 ha dado continuos testimonios de madurez y buen juicio. Las pruebas que denotaban la mayoría de edad de un pueblo no han escaseado, precisamente. Julio nos trajo la noticia de la. enfermedad del Jefe del Estado y la asunción, por el Príncipe de España, de las tareas correspondientes a tan alta magistratura, mientras se repone la salud del Generalísimo. Como Jefe del Estado en funciones, Don Juan Carlos ha presidido un Consejo de Ministros fundamental en lo económico. El mecanismo sucesorio, puesto en marcha por voluntad expresa del Jefe del Estado, con carácter transitorio, no ha hecho sino afirmar te solidez de las instituciones y el alcance de las previsiones de Francisco Franco.

No hay temor al vacío ni miedo al porvenir. Los españoles han podido seguir las incidencias de la enfermedad del Jefe del Estado con meridiana claridad informativa, sin dar pie en ningún momento a oscuridades ni falseamientos. Y en este capítulo cabe subrayar que a la lógica difusión de las noticias, servidas por los canales oficiales, ha acompañado la máxima probidad por parte de periódicos y emisoras de radio.

HS sonado, pues, la hora de las responsabilidades máximas. No caben deslices ni frivolidades. La serenidad de la que Francisco Franco ha sabido impregnar todas sus decisiones es, y debe serlo aún más en las próximas semanas, en los próximos meses, patrimonio de la inmensa mayoría de los españoles. Y a la muestra de confianza en la responsabilidad de los medios informativos que representa el anuncio hecho por el señor Cabanillas. debemos responder asumiendo el papel que nos toca. Todo está atado y bien atado y las renías que la previsión nos han deparado no pueden malgastarse. El Gobierno no pone barreras porque pide colaboración. La construcción del futuro, en definitiva, es cosa de todos.

 

< Volver