Valladolid: CCOO y UGT se reincorporan al trabajo. 
 Actos de violencia en la huelga de hostelería     
 
 Diario 16.    17/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Valladolid: CCOO y UGT se reincorporan ai trabajo

Actos de violencia en la huelga de hostelería

VALLADOLID, 17 (Corresponsal D16). — El confítelo de la hostelería, ,que entró en su cuarto día, se agravó ayer con los actos de violencia. Por cincuenta votos Je diferencia, una asamblea de 6OO personas —en el sector hay 6.000— acordó continuar.

Los empresarios firmaron un pacto con representantes de Comisiones Obreras y de la UGT pera reincorporación al trabajo- de los afiliados de estas centrales que, por su parte, se han comprometido a garantizar ia normalidad en los establecimientos. Representantes de CSUT subrayaron la invalidez del pacto y su disposición a continuar la huelga.

La unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras movilizaron todos sus efectivos para intentar que la huelga derivase hacia una solución negociada.

Durante una asamblea a la que asistieron cerca de seiscientos trabajadores y que, como todas las anteriores terminó entre gritos y enfrentamientos, la Asociación Obrera, creada recientemente por varios partidos políticos de extrema izquierda, impuso su criterio de proseguir el paro. Por cincuenta votos de diferencia los partidarios de la huelga se impusieron a cuantos reclamaban moderación.

Los empresarios, que esperaban :1 resultado de ta votación, anunciaron su propósito de abrir los establecimientos hosteleros aunque tengan qué servir solos a toa clientes. También manifestaron que cursarán cartas de despido a los trabajadores que no se reincorporen al trabajo.

La minoría se impone

La mayoría, de los bares, restaurantes y cafeterías abrieron sus puertas ayer tarde, en algunos casos con la colaboración de los empleados. La actuación le los piquetes, que hasta ahora no protagonizaron especiales actos de violencia, se volvió más agresiva y algunos empresarios se vieron forzados a cerrar de nuevo. "En rea-1idad —explicaba uno de ellos—, esto no es una huelga. La mayor paute de los trabajadores quieren reincorporarse al trabajo, pero los piquetes nos atemorizan, y somos nosotros los que nos vemos obligados a cerrar. Es absurdo que trescientas personas puedan imponer su voluntad a cuatro mil."

Todos los hoteles de ia ciudad permanecen abiertos, aunque sin servicio, y están protegidos por agentes de la Policía Armada.

 

< Volver