El trasfondo de los sucesos de Cádiz     
 
 Informaciones.    02/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EL TRASFONDO DE LOS SUCESOS DE CÁDIZ

LOS recientes acontecimientos ocurridos en Cádiz no han hecho más que revelar ante la opinión pública un problema- que .ya estaba latente desde hacia meses, pera que ahora ha alcanzado so. punto más critico y agudo; la crisis de Astilleros Españoles que cuenta en la zona de la bahía gaditana con varias factorías de construcción de barcos, en torno a tas que viven, directa o indirectamente, los ciento cincuenta mil habitantes de la capital y los cuatrocientos mil de la comarca..

Aunque esta crisis presenta características especificas en nuestro país, como consecuencia de los anteriores planes de expansión de la industria naval sobre las bases erróneas del cierre del canal d« Suez, fundamentalmente na hace más que reflejar una grave crisis internacional. Hace tan solo unos días la Comunidad Económica Europea acaba de señalar la necesidad de programar ana reducción ordenada, pero decisiva, de la actividad productiva de los astilleros navales. Las conclusiones de la comisión europea, que ha estudiado la elaboración de un plan anticrisis, prevé el despido del 50 por 100 de la mano de obra, empicada en este sector.

El problema se agrava, ademas, con las desastrosas perspectivas que aponían para 1978, como para 1979 y 1980. Lo «rae va a suponer con seguridad sobrepasar el número de despidos de aquí a la década de tos ochenta. Para atenuar las repercusiones de este aumento del paro europeo con otros ochenta mil trabajadores —la C.E.E. anda ya por tos seis millones de parados—, la comisión encargada indica un doble camino: la reestructuración industrial de las empresas y la creación de nuevos puestos de trabajo.

Dos medidas que mas parecen también sumamente oportunas para aplicar en Cádiz, si se tiene en cuento que con excepción de una fábrica de tabacos y una factoría de C.A.S.A., la zona no cuenta con ningún otro tipa de actividad industrial. Algunos expertos señalan, por ejemplo, la conveniencia de desplazar la actividad productiva de los astilleros hacia la demanda nacional, puesto que el 70 por 100 de tos fletes de la Marina mercante lo realizan buques extranjeros coa la consiguiente sangría de divisas,

La crisis de los astilleros es insoslayable, pero ella no tiene que llevar consigo el hundimiento de Cádiz y su bahía. Gobierno, empresarios, partidos y sindicatos están emplazados a buscar urgentemente una. salida a esta angustiosa situación. Este problema, heredado asimismo de! triunlalismo desarrollista de los años sesenta, tiene que ser abordado antes de que los «incontrolados», por un extremo, y los «revolucionarios», por otro, lo transformen en un arma contra. el proceso democrático.

 

< Volver