Cuando actúan con honradez y eficacia. 
 Los empresarios merecen el reconocimiento de la sociedad  :   
 (declaraciones del ministro de Trabajo). 
 Pueblo.    25/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Cuando actúan con honradez y eficacia

LOS EMPRESARIOS MERECEN EL RECONOCIMIENTO DE LA SOCIEDAD

(declaraciones del ministro de Trabajo)

La revista «Sábado Gráfico» de la presente semana publica unas amplias declaraciones del ministró de Trabajo, don Manuel Jiménez de Parga, en las que se consideran detenidamente los problemas de la empresa española en los momentos actuales.

Después de recordar que el programa electoral de la UCD contenía la defensa de la economía libre, socialmente avanzada, y que ésa es la fórmula que ahora tienen obligación de realizar, el ministro sale en defensa del empresario honesto y eficaz, «que crea y sostiene puestos de trabajo», con mención especial al hecho de que la mayoría, de las empresas españolas son de dimensiones medianas y pequeñas. Concretamente, el señor Jiménez de´ Parga afirma:

«A mi juicio, una minoría de empresarios inmovilistas no debe dar la imagen de la inmensa mayoría de los hombres de empresa españoles, que son personas forjadas en la lucha, en las dificultades y entregadas con entusiasmo a su importante tarea. Los juicios de valor globales — agrega el ministro— producen necesariamente injusticias cuando se aplican a muchos casos concretos. Yo, que he sido abogado en ejercicio hasta el día que juré el cargo de ministro he podido comprobar que los empresarios merecen el reconocimiento de la sociedad cuando actúan con honradez y eficacia, creando y sosteniendo puestos de trabajo y colaborando decisivamente al incremento de la riqueza del país. Y no podemos olvidar que la mayoría de nuestros empresarios están al frente de compañías mercantiles de dimensiones medianas y pequeñas, que subsisten sin privilegios y en medio de toda clase de adversidades.»

«Es indudable —manifiesta también el ministro de Trabajo— que las normas jurídicas que se aplican a estas empresas medianas y pequeñas deben ser distintas a las que rigen en las grandes compañías de dimensiones descomunales. Y también las fórmulas concretas de democracia industrial no pueden ser las mismas en unos casos y en otros. Vuelvo á invocar ei modelo de las empresas europeas y la variedad de las fórmulas de participación cuando se trata de grandes compañías mercantiles o de medianas y pequeñas.»

«Afortunadamente para nosotros, la consolidación de la democracia en profundidad debe recorrer un camino que ya recorrieron, años atrás, otros pueblos con los que ahora queremos homologarnos.»

El ministro de Trabajo, en otro momento de la entrevista, recuerda la advertencia de Franklin Delano Roosevelt a los capitalistas americanos que atacaban el «New Deal», cuando el presidente norteamericano les dijo que, gracias a sus reformas, sus hijos, y sus nietos continuarían viviendo bajo los principios de la libre empresa y de la libertad.

El señor Jiménez de Parga apostilla: «La mayoría de los buenos empresarios españoles saben cómo marcha el mundo, y, naturalmente, comparten lo que dije el veintiséis de julio (fecha de su discurso sobre la democratización de la empresa) y son conscientes de la responsabilidad que ellos tienen en esta tarea de consolidar en España la democracia.»

Por su parte, la revista «Sábado Gráfico» reproduce varios párrafos del «Libro verde de la Comisión de las Comunidades Europeas» sobre la participación de los trabajadores y estructura de las empresas de la Comunidad Europea, y de los «Informes del Consejo General de los Sindicatos Británicos», para situarlos, dice la revista, muy cerca de las declaraciones del ministro español dé Trabajo.

 

< Volver