Reunión Administración-centrales sindicales. 
 "Los planteamientos económicos del Gobierno muy lejos de los nuestros"  :   
 (Nicolás Sartorius". 
 Arriba.    24/08/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Reunión Administración-centrales sindicales

«LOS PLANTEAMIENTOS ECONÓMICOS DEL GOBIERNO, MUY LEJOS DE LOS NUESTROS»

(Nicolás Sartorius)

Sin embargo, hay alguno; puntos de convergencia en el terreno sindical Sólo asistieron representantes de UGT, USO y Comisiones Obreras

MADRID. (De nuestra Redacción.) — Pasadas las diez de la noche finalizó en la sede del Ministerio de Hacienda la reunión que durante cuatro horas habían mantenido los líderes de las tres centrales sindicales de ámbito nacional (UGT, CC.OO. y USO) y representantes de la Administración. Los sindicatos estaban representados por los señores Almunia y Ballesteros, de la Unión General de los Trabajadores; Zaguirre.

Zapata y Ovejero, por la Unióri Sindica] Obrera, y Sartorius, García Salvé y Segura, por Comisiones Obreras. Representaban a la Administración el secretario de Estado para la Coordinación y Programación Económicas, señor Alvarez Ren-dueles, a quien acompañaba el Subsecretario de Economía, señor Lagares Calvo; Subsecretario de Trabajo, señor Arozame-na¡ director general de Empleo, Rafael de Cossío; secretario general técnico de Industria, señor Punset, y un funcionario de! Instituto Nacional de Estadística y otro del Ministerio de Economía.

A la salida, Nicolás Sartorius actuó como portavoz de los representantes sindicales y manifestó que en un principio, la Administración tenía la intención de centrar la entrevista en temas económicos. «En el transcurso de la misma —añadió— hemos conseguido que se diera prioridad a Eos temas sindicales, puesto que tos planteamientos económicos del Gobierno están muy distanciados de los de los trabajadores.» Por ejemplo, según la Administración existen en la actualidad aproximadamente 500.000 parados; según datos de las centrales sindicales, el número de desempleados en la actualidad es de un millón.

Al principio de la reunión, los representantes de los diversos Ministerios dieron a conocer las previsiones económicas del Gobierno, manifestando que el aumento de la inflación será aproximadamente de un 25 ó un 27 por 100 y que está previsto que los salarios aumenten solamente en un 17 ó 18 por 100. Esto, en opinión de los representantes sindicales, no es una congelación de los salarios sino una evidente reducción. «Hay que dejar bien claro —subrayó et señor Sartorius— que nosotros no vemos al Gobierno como un arbitro entre los trabajadores y los empresarios, como algunos medios de comunicación han dicho, sino que la Administración es parte interesada. Hasta ahora no hay previsto ningún tipo de conversaciones tripartitas, pero cuando sea necesario, habrá que convocarlas.»

Siete centrales sindicales

En el transcurso de la reunión se trató también del tema de las centrales sindicales que iban a participar en las negociaciones. Tanto USO como UGT coincideron en que todas aquellas que lo desearan podrían sentarse en la mesa de negociaciones. En total dieron una cifra de siete, cinco de ámbito nacional y dos a nivel regional —la de Cataluña y Vascongadas—. Sin embargo, Comisiones Obreras considera que todo aquello que no sea negociar con las tres únicas centrales sindicales de representación nacional —las que ayer asistieron a la primera entrevista— es totalmente ineficaz porque sería sentar de nuevo a la mesa de las negociaciones a representantes de sindicatos amarillos. «No planteamos un veto —matizó el señor Sartorius— y aceptaremos todas las que vengan, pero nuestra postura es que de esta forma, las conversaciones ´serán ineficaces.»

Por último, el señor Sartorius dijo a los informadores que con las previsiones actuales del Gobierno en el terreno económico es imposible negociar a no ser que se modifiquen. «Las medidas tomadas hasta ahora no han hecho más que perjudicar a los trabajadores», continuó diciendo. Refiriéndose al pacto social, lo calificó como de «cuento chino» y dijo que «ya no se puede ni hablar de ello». Sin embargo, reconoció que en el terreno laboral se podía llegar a un acuerdo y que lo primero que los representantes de los trabajadores habían pedido a los miembros de la Administración es que se concediera total libertad sindical; esta libertad se conseguiría tras la amnistía sindical, la devolución del patrimonio sindical a los trabajadores y la aplicación de todos tos métodos para combatir el paro.

Miércoles 24 agosto 1977

 

< Volver