Tras el congreso del pasado domingo. 
 La titularidad de la Unión Sindical Obrera, a los tribunales     
 
 El País.    04/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Tras el congreso del pasado domingo

La titularidad de la Unión Sindical Obrera, a los tribunales

Desde el pasado domingo, y a raíz de la celebración del congreso extraordinario de la Unión Sindical Obrera (USO), convocado por sus miembros contrarios a la unificación con UGT, esta central sindical —nacida en 1960, sobre la base de la autogestión y una concepción socialista de la sociedad— ha quedado dividida en dos facciones. A nivel directivo, asimismo, la USO cuenta en la actualidad con dos ejecutivas y dos secretarios generales, cada uno de los cuales encabeza las facciones encontradas en torno al tema de la unificación con UGT. El distanciamiento alcanzado entre ambas posturas obliga a recurrir a los tribunales para decidir la titularidad del poder y patrimonio de la central, reivindicado por ambas partes.

Más de 200.000 votos, representados en los 1.150 delegados asistentes al congreso del domingo, frente a472 votos a favor de la unificación con UGT, rechazaron esta posibilidad y reafirmaron a la Unión Sindical Obrera como organización-diferenciada. El congreso, convocado por los partidarios de reafirmar la USO como :entral autónoma y diferenciada, constituyó un auténtico plebiscito sobre el futuro de la central. La casi totalidad de las intervenciones, lejos de debatir las dos posturas surgidas en el seno de USO. acerca de la unificación con UGT, hicieron hincapié en el relanzamiento de este sindicato y mostraron su oposición a la unificación de las centrales socialistas. En numerosas-ocasiones fueron coreados gritos de USO, USO, USO v Zufiaur, traidor.

El congreso extraordinario concluyó con la elección de un nuevo secretariado confederal de la organización y del nuevo secretario general, en la persona de Manuel Zaguirre. La nueva ejecutiva quedó constituida de la siguiente forma: José María de la Hoz, secretario de formación; José Corell, relaciones políticas y sindicales, José María Freiré, acción reivindicativa; Rafael Lacalle, coordinación organizativa; Ángel Otero, relaciones internacionales; Isabel Berenguer, información y propaganda, y José Luis Pena, economía.

También fue elegida en el congreso la comisión de transferencia, encargada de recibir el poder y patrimonio de la central de manos de la ejecutiva contraria al congreso y partidaria de la unifica´ción con UGT.

Al margen de los criterios enfrentados sobre el mjsmo congreso —Ips doce miembros del secretariado confederal celebraron, por su parte, la reunión que tenia previsto este órgano de gobierno para el pasado fin de semana, y rechazan tos acuerdos adoptados en el congreso por considerar este antidemocrático y antiestatutario -, ayer mismo surgió el primer incidente entre las dos facciones en que ha quedado dividida la USO.

Los dirigentes de la ejecutiva anterior al congreso rechazaron la demanda de la comisión de transferencia, en el sentido de hacerse cargo de los poderes de aquélla y del patrimonio de la central. La ejecutiva histórica alegó a la comisión de transferencia no reconocer el congreso, «como tampoco a los nuevos dirigentes, y por tanto no les hacían entrega de ningún poder ni de ningún-patrimonio, ya que no son más que unos afiliados». La comisión de transferencia abandonó la sede de la ejecutiva de USO anunciando a los dirigentes de la facción pro UGT que llevarán el caso a los tribunales.

Las versiones sobre el respaldo entre la base de USO de las dos facciones dirigentes tampoco coinciden. Mientras los contrarios a la unificación con UGT aseguran contar con el 90% de la base, los dirigentes históricos afirman que aquéllos celebraron el congreso con la ausencia del 75% de la base afiliada.

Mientras tanto, representantes del congreso han registrado en la AISS la constitución del nuevo secretariado y, en rueda de prensa Celebrada en la mañana de ayér explicaron el relanzamiento de la actividad de la USO después de los dos meses de debates que ha habido en torno a la fusión o no fusión con la UGT «y una vez que el congreso ha decantado el que la USO debe seguir siendo una central sindical autónoma e independiente».

 

< Volver