Madrid: Huelga de la construcción. 
 UGT, CNT y USO devuelven la pelota a CC.OO.     
 
 Pueblo.    14/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

MADRID: Huelga de la construcción

UGT, CNT y USO devuelven la pelota a CC. 00.

Según UGT paró el SO por 100; CC. OO. dice que sólo el 1O por 1OO

MADRID,—Unas ochenta mil personas del sector de la construcción de Madrid secundaron ayer la convocatoria de huelga lanzada para ayer y hoy por UGT, CNT y USO, en reivindicación de la plataforma económica de 30.000 pesetas mínimas para el convenio colectivo provincial, según informaron a PUEBLO fuentes de la UGT. Sin embargo, y según informa Cifra de fuentes de CC. OO.. solo un 10 por 100 del sector de la construcción secundó ayer la convocatoria de huelga.

La zona norte de Madrid fue la que registró mayor incidencia, con un paro del 80 por 100 de los trabajadores. En el reato de la. provincia pararon totalmente en Torrejón, Arahjuez y Getafe, y en un 70 por 100 en Móstoles, Aravaca, Plato, Alcobendas y Majadahonda, según fuentes de la UGT Las mismas fuentes Indican que en Galapagar fueron detenidos por la Guardia Civil siete trabajadores, debido a una denuncia del Jefe de obras. A ultimas horas de la noche de ayer, aún no hablan sido puestos en libertad.

Por otra parte, UGT ha denunciado fos piquetes antihuelga formados por afiliados a CC OO. y del SU. Según fuentes de esta última central, los piquetes eran meramente informativos y en ningún momento impidieron que los trabajadores participasen en la huelga.

Aunque la CSUT no convocó a la llamada al paro, que continuara también hoy. sin embargo, fuentes de UGT y de CC. OO han informado que muchos afiliados a esta central se sumaron voluntariamente a la huelga en algunas zonas.

En relación con las negociaciones para !a firma del convenio colectivo del sector, ayer se reunieron con la patronal representantes de CC. OO.. SU y CSUT, así como delegados no afiliados de los trabajadores, á fin de elegir al presidente de la mesa de negociaciones, resultando elegido el inspector de Trabajo, señor Navarro, que hoy presidirá la primera ronda de negociaciones.

Como se sabe, la UGT no ha querido participar en las negociaciones por negarse a aceptar comisión mixta para !as negociaciones formadas por centrales y delegados no afiliados, por considerar que deben ser las centrales las únicas ínterlocutoras validas en las negociaciones con la patronal y por las diferencias salariales que presen, tan las plataformas reivtodicativas de UGT y de CC. OO. en este convenio.

Mientras que UGT, CNT y USO reivindican un salario mínimo de 30.000 pesetas para e1 peón CC OO. pide 25.000 pesetas, de acuerdo con los limites establecidos en el pacto de la Moncloa».

MOTOR IBÉRICA: LA EMPRESA ENDURECE SU POSTURA

Los centros madrileños de Motor Ibérica continuaron ayer cerrados por decisión de la empresa, que ha procedido también a solicitar de la autoridad laboral la suspensión inmediata de las negociaciones del convenio. El comité de huelga de les trabajadores, junto con representantes de CC OO., se entrevistó ayer con el subdirector general de Trabajo, llegándose al acuerdo de convocar una reunión con la empresa, cuya fecha aún no se ha fijado

Le totalidad de la plantilla, 2.200 trabajadores, celebró por la tarde una asamblea en la que se informó de las gestiones realizadas, que incluyen la solidaridad internacional pedida por CC. OO. a la CGT francesa, la CGIL italiana y la plantilla de la Massey Ferguson canadiense, de la que Motor Ibérica es filial.

Las mujeres de los trabajadores, en número aproximado de 200, iniciaron también ayer un encierro y desplegaron gran actividad en la barriada, pegando carteles y pegatinas y colgando pancartas -desde los balcones. Las mujeres han solicitado autorización para una manifestación pacífica, prevista para hoy.

La dirección acusa a los trabajadores -de grave indisciplina, pero —señala el comité de huelga— «no se puede entender como deterioro de la disciplina la lucha diaria por conseguir los ´derechos sindicales y un trábajo digno y no vejatorio para los trabajadores». -La disciplina que nuestra empresa quiere imponernos — añaden— es rayana con los métodos fascistas.»

 

< Volver