Autor: Meliá Pericás, Josep. 
   PSOE-PCE, ante las elecciones     
 
 Pueblo.    27/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

PSOE-PCE, ANTE LAS ELECCIONES

Sí al proyecto de ley fíe elecciones municipales no se le da la vuelta como a un calcetín, casi se puede asegurar que de la rumoreada coalición entre el PSOE y el PCE na habrá nada de nada,

*Casi parece imposible que una situación opaca pueda ser ambigua; pero por lo que parece, .mayores cosas habremos de ver. La forma en que González y Carrillo dijeron no, pero si, o si pero no, a la posibilidad de formar un frente electoral común para unas elecciones que ni ´siquiera sabemos Quieren adelantadas o retrasadas, es un misterio digno de quedar santificado por el dogma. Yo vi a los dos líderes ¡untos en televisión. Al dia siguiente uno decía que la unidad de la izquierda había experimentado progresos, y el otro que todo seguía exactamente igual que antes. Ni. si se hubieran puesto de acuerdo habrían conseguido extraer una inte rpretación tan diferente para un hecho que, por muy confuso que esté, no deja dé ser el mismo para las don partes.

*Por eso, a la vista, de tó dentera que le ha entrado a J. Guillemé-Brulon, voy a tratar de acercarme al tema desde otra perspectiva.

* Felipe González, en convérsación con Josep Ramoneda y Pepe Marti-Gómez. ha dicho que no es serio hablar de alianzas sin conocer la lev electoral. Y ha dicho algo más: que el PSOE cometió el error de atarse en un Congreso con el compromiso de ir solo a las elecciones sin conocer la ley electoral que regiría para ¿as legislativas y que esto es una barbaridad qup no debe repetirse. O lo que es lo mismo: se puede decir misa y rizar el rizo de las especulaciones y de los móntales propagandisticos y soltar todos los globo-sondas que se quiera para ver si se asusta la UCD, pero la virtualilad de una alianza queda supeditada al marco de la ley electoral

Primera conclusión: es ^prematuro convidar a horas. Las pre-matrimoniales no han no pasado de una fase de magreo superficial pone el Gobierno? Pues ni más ni menos, en síntesis, que el que rigió para las elecciones -generales, ¿No quería la oposición proporcionalidad y sistema D´Hondt? Ahí lo tiene. Con dos particularidades: te dificultad, en el plano político, de introducir modificacior^es parciales a un modelo cuyas grandes líneas se defienden y justificarlas con garra y como ahora se dice, y que no pueden presentarse por separado Jos partidos- que se hayan coaligado ni establecer coaliciones en el ámbito local o regional con otras fuerzas o partidos. Esto está calcado de las normas de las pasadas elecciones. Juan Alfonso Santamaría es un fino jurista y un técnico de extraordinaria eficacia. Pero esta vez no ha necesitado romperse el cereclaridad; el problema, en el plano legislativo, de tener votos suficientes para imponerlas.

Josep MELIA

*El proyecto electoral, en una paíabra, señala que las coaliciones tienen que hacerse para todo el territorio nacional, a nivel de Estado, bro para -ofrecer una solución.

* Visto lo cual sólo cabe decir que. si estas normas, por ahora proyecto de ley, no se modifican, una alianza PSOE-PCE en todos los ayuntamientos y con candidaturas conjuntas en toda,

España es algo que repugna a la razón y con más inconvenientes que ventajas. No habrá, por consiguiente, tal coalición.

¿Qué quedará, entonces, de todo este lio? Algo ha insinuado ya Felipe González con lenguaje altamente esotérico. Que en algunos lugares los comunistas figuren como independientes en las listas del PSOE. La obsesión de Carrillo es cotocar hombres suyos en todos lados. Y en aquellos municipios en los que carezca de demasiadas oportunidades, tanto para evitar la evidencia de las cifras bajas como para evitar dispendio de dinero, puede optar por retirarse de una forma sinuosa y eficaz: incrustando´sus hombres en lus listas socialistas y sumando el apoyo y los votos a una opción coordinada de la izquierda democrática y parlamentaria.

¿.Porque cual es el sistema electoral que pro.

 

< Volver