Autor: Arija, José Manuel. 
   Un Congreso apasionado     
 
 Diario 16.    04/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Un Congreso apasionado

José Manuel Arija

El Congreso de !a USO, celebrado el pasado domingo, impresionó por la falta de reflexión y de debate que en el momento y la trascendencia de los problemas a tratar exigían. Convocado por una parte de la USO, ha sido sólo el Congreso de esa parte, que a partir de ahora cuenta con sus cargos dirigentes propias.

Los partidarios de la unión coa la UGT proponían un Congreso con discusión e información previas por parte de todos los militantes. Los contrarias a la unidad consideraron que no podían dejar pasar más tiempo y, por su cuenta, reunieron a los afiliados. Dejando aparte la posible legalidad o ilegalidad estatutaria de la convocatoria, el hecho es que al Congreso de! día 2 sólo acudieron los partidarios de una de las posturas, por lo cual la finalidad teórica de debatir dos opciones se transformó en un plebiscito de apoyo a una de ellas. El hecho pudo constatarse fehacientemente, pues de las aproximadamente treinta intervenciones que hubo, ni una sola fue a favor de la tesis de fusión con la UGT. En realidad, el ambiente de la sala era´ por sí solo capaz de disuadir cualquier intento de defensa unitaria.

El clima de apasionamiento impidió a los oradores, pese a que muchos llevaban su intervención por escrito, la aportación de argumentos sólidos y de respeto a las tesis contrarias. La mayoría fueron intervenciones emocionales rayando, a veces, en una demagogia impropia de un congraso obrero.

"Zufianr y sus comparsas están sentados en sus despachos, masturbándose él cerebro", "Zufiaur, traidor", se decía desde el micrófono o ,se gritaba en la sala. En todo momento, el entusiasmo parecía sustituir a la argumentación, sin que la presidencia hiciera nada por dar un sesgo más sereno a la reunión.

La tesis de la autonomía de la USO, tan válida, legítima y disentibie como su opuesta de unidad sindical con la UGT, de este modo sólo encontraba fuerza en durísimos y continuos ataques al socialismo del PSOE y de la UGT, sin que tampoco saliera bien librado el parlamentarismo: "El PSOE es el aparato de la soeialdemocracia alemana" y "la UGT es un sindicato socialdemócrata que busca embellecer el capitalismo". Daba la impresión de que la autonomía de la USO pretendía afirmarse con la denigración de la otra central socialista: "La UGT es un sindicalismo amaestrado": "en la UGT existen comités de control que destituyen a quienes quieren". Todas las intervenciones machacaban en este clavo, y ya Se puestos algunos oradores explicaban sus anécdotas: uno contaba que, en el Campo de Gibraltar, la UGT busca afiliados premetiéndoles descuentos en los comercios, mientras otro narra cómo en su empresa la UGT repartía carnets dentro de los sobres de la nómina al final de mes.

El sector de la USO que acudió al Congreso no tuvo más minutos tranquilos que los dedicados a leer las dos tesis opuesta, al comienzo de la sesión. El resto fue entusiasmo juvenil, con escasa meditación pero con mucha y generosa carga de voluntarismo. Incomprensiblemente la mesa presidencial prefirió, seguramente con el objetivo de demostrar que allí estaba la USO completa, la cantidad de las intervenciones a su calidad, y sólo otorgó a los diferentes oradores un tiempo máximo de cuatro minutos, que luego redujo a tres.

El resultado práctico de todo el proceso es que los partidarios de ambas tesis dicen contar con la base y que, a partir de ahora, existen dos USO con dos organismos dirigentes que requerirán, sin duda, ) actuación judicial para determinasr de quien son las siglas.

 

< Volver