Autor: Pintor, Luis. 
   El Gobierno no ha empezado aun a negociar con las centrales     
 
 Ya.    05/08/1977.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

El GOBIERNO NO HA EMPEZADO AUN A NEGOCIAR CON LAS CENTRALES

• Representantes de USO, UGT y CC. OO. fueron recibidos ayer por Suárez en la Moncloa

• Acuerdo sobre la creación de una comisión de expertos para analizar la situación económica

• Oposición a la creación de una central de UCD

Las tres centrales sindica, tai hegremónicas—OSO, UGT y CC. OO.—reiteraron ayer que no habían llegado a ningún- tipo de negociación con el Gobierno, tras ser recibida»—por primera vez ea cuarenta años—por el presidente Suárez. Coincidieron también en calificar de positivas e Importantes las conversaciones sostenidas en la mañana de ayer en la Moncloa, y aceptaron sin reservas la oferta del presidente de «rear una comisión de expertos en economía, con representación del Gobierno, centrales y patronales, para analizar en profundidad la auténtica situación económica del país.

Representantes de las tres centrales sostuvieron reuniones sucesivas de una hora con Suárez y el ministro de Trabajo, Manuel Jiménefe de Porga, en las que fueron informados d« diferentes aspectos relativos a las medidas económicas y a! futuro sindical. Aparte d*e la propuesta de la creación de la comisión de expertos (a presidir por un secretario de Estado) no se barajaron propuestas ni contrapropuestas concretas; las entrevistas parecen marcar "el principio d« unas negociaciones que tendrán "como objetivo inmediato la elaboración de las bases de acción sindical y la convocatoria de elecciones.

Por la Unión Sindical Obrera asistieron a la entrevista José María Zufiaur, secretario general, Manuel Zaguirre y Fernando Solano; por la Unión General de Trabajadores, Nicolás Redondo, secretario general, Manuel Chaves y Jerónimo Saavedra, y por Comisiones Obreras, "Nicolás Sartorius, presidente, Julián Ariza, Carlos Elvira y Eduardo Saborido.

Los portavoces de las tres centrales señalaron unánimemente, tras las conversaciones, que no habían aceptado, ni podían aceptar, un pacto social. -Coincidieron también en su oposición a la posibilidad de la creación de una central sindical de UCD. >"Xo te metas en ese lío, forastero", comentó el secretario general de USO, José María Zuflaur.)

USO: No al tope salarial de 50.000 pesetas

£ 1 presidente recibió en primer lugar, sobre laa once de la mañana, a los representantes de la Unión Sindical Obrera. Una hora después, José María Zufiaur señaló como resultado concreto de la reunión el acuerdo sobre la citada comisión de expertos en economía, aparte de la información del presidente sobra la reforma económica. "Todas las medidas tienen que incidir en un aspecto global. El tema de loa salarios, por ejemplo, no puede ser aceptado sí no va acompañado de una reforma fiscal, control del paro, reforma sindical. nuevo tratamiento de la Seguridad Social, etc." Consideró positivo la acción d« estudio conjunta de cifras y datos: "La transparencia informativa es fundamental. Todas laa medidas tienen que explicarse, fundamentarse, divulgarse; así se podra controlar su alcance y su efectividad." Aunque insistió en que no habían llegado al estudio de proposiciones concretas ni bases para negociar, resaltó la urgencia de llegar a la normalización de la vida sindical. "Hay que estudiar las competencias, los derechos sindicales, «1 mateo de las negociaciones colectivas, el papel de los comités de empresa y al de las centrales... Y, por supuesto-, llegar a. tes elecciones sindicales, pero sin convertirla» en una chapuza." Las primeras fachas da noviembre podrían ser a juicio de USO, el momento más adecuado para las elecciones. La» otras dos centrales posteriormente coinctdiraín en señalar loa últimos días de octubre y primera de novimebre como idóneos para la convocatoria electoral,

Manuel Zaguirre declaró que su central no aceptaría un top* d«l aumento salarial de 60.000 pesetas (un 1S por 100) cuando la inflación ha alcanzado ya niveles del 30 por 100. "Asi no hay nada que negociar, no hay posible acuerdo, sólo queda la confrontación. Somos representantes de los trabajadores, no economistas ni salvadores d« la Patria; el trabajador hace cuentas y si pierde aún mas dinero no hay negociación posible. Cualquier tope tiene como mínimo que asumir la tasa inflacionaria."

UGT: Es urgente cubrir el vacío sindical

Nicolás Redondo señalé después de su reunión con Suárez que las palabras no habían pasado de ser un cambio de impresiones, aunque ya el simple hecho era "positivo y muy estimable". Reiteró que no se había planteado ninguna, discusión sobre hechos concretos] ni en la conversación tratado temas como las elecciones sindicales o la devolución del patrimonio de la O. S. a las centrales. Calificó de fundamentales los pasos que lleven a conocer real y exactamente la situación económica e insistió en la necesidad de normalizar las relaciones laborales. "Estamos en desventaja con los partidos; a estas alturas no hemos llegado aún a la libertad sindical."

Sobre la composición de la comisión de expertos »e mostró partidario de contactos bilaterales del Gobierno con cada una de las centrales y d« la exclusión en ellos de las patronales.

CC OO.; Por un bloque común frente al Gobierne

El presidente de OC. OO., Nicolás Satorius, ya declaró antea de reunirse con el presidente que no se trataba de negociar "absolutamente nada" y que Comisiones rechazaba de antemano la discusión sobre un posible pacto social. Después aceptó la propuesta del estudio conjunto de la realidad económica en las conversaciones de tres frentes (Gobierno-alndicatos-patronales) y propugnó un frente común d» las centrales para abordar los estudios, discrepando en ese sentido de la postura de UGT. Señaló que debían participar en las conversaciones básicamente las tres centrales con mayor fuerza, "ya que representan a

más del 80 por 100 de los trabajadores", aunque matizó que no tenían propósitos exchiyentes para nadie.

Concedió especial importancia al problema del paro e indicó que habían presentado a Suéres un informe sobre la gravedad de la situación en Andalucía, Extremadura y Canarias.

Propugnó cara a la accion sindical la participación en las negociaciones colectivas a nivel nacional de los representantes del movimiento asambleario de base, mientras UGT se muestra partidaria de su canalización a través de las centrales.

Los representantes de USO, UGT y CC. OO. afirmaron también que no tenían ninguna ofer:a para "institucionalizar" sus contactos con el Gobierno en tí futuro y que de momento el primer paso estriba en llegar a ta composición de la comisión de expertos e iniciar los estudios conjuntos sobre el estado de la crisis económica y las soluciones inmediatas a emplear.

Luis PINTOR

REPLICA INMEDIATA DE LAS CENTRALES EXCLUIDAS

Las centrales excluidas de la primera convocatoria del presidente Suárez han replicado de inmediato con juicios negativos y advertencias sobre las consecuencias de su exclusión. CNT denunció, en la misma mañana da ayer ¡a posibilidad de que las centrales llamadas a la Moncloa llegaran a un pacto social con el Gobierno, mientras la CSUT considera inaceptable la propuesta de creación de la comisión da expertos con las tres centrales "como intento dte arrinconar a otras centrales democráticas, que atenta contra las libertades sindicales". Entienda que si alguna de las convocadas acepta «I pacto con el Gobierno "destruirá los esfuerzos hacia una unidad d« acción, primer paso hacia una auténtica unidad sindical".

EL PROGRAMA DE CC. OO EN LA MONCLOA

Comisiones Obreras amplió en un comunicado de prensa el contenido de la reunión de sus representantes con el presidente Suárez horas después de realizado, y reiteró el contenido de su programa sindical;

Aumento de la capacidad adquisitiva1 de los salarios, de modo que no haya ninguno por debajo de las 25.000 pesetas a! mes; seguro de paro del 80 por 100 de) salario real y medidas rápidas y enérgicas para la creación da puestos de trabajó, considerando insuficiente lo ofrecido por el Gobierno Pensiones cea garantía del salario mínimo interprofesional y escala móvil; mínimos exentos del IRTP de 350.000 pesetas. Además, una cuestión de principios: no se puede salir de la crisis ni atajar la inflación reduciendo las rentas salariales y el consumo popular, sino todo lo contra, río.

 

< Volver