Pensar en el otoño     
 
 Diario 16.    11/08/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Pensar en el otoño

. El otoño, que está a la vuelta de la esquina, puede dejar de ser caliente, como se augura en este agosto ardiente, con subidas de temperatura y precios, si se empieza, desde ahora, a entablar unas bases mínimas de entendimiento entre las partes implicadas: organizaciones empresariales y sindicales, por una parte, y Gobierno, por otra.

Al margen de la posible revisión salarial, que puede acarrear cierta tensión, existen otros temas pendientes, reclamados por empresarios y sindicatos: Nueva legislación laboral y patrimonio sindical.

El Estatuto de Trabajador —ayer terminó el plazo de enmiendas en el Congreso de los Diputados— con toda probabilidad estará listo para mediados de octubre. El Estatuto, presentado por el Gobierno, tendrá que salir bastante retocado para que no «nazca muerto». Los grupos socialistas y comunistas, que tienen detrás a las dos principales centrales sindicales, UGT y CC OO, presentaron cerca de trescientas enmiendas.

Con la «carta magna de los trabajadores» —en la que se incluyen sus derechos y deberes— se iniciará el fin de la larga transición de las relaciones de producción. Trabajadores y empresarios se resentían de la falta de clarificación sobre normativa sindical y laboral.

Junto al Estatuto de los Trabajadores urgen las normativas de representación colectiva en la empresa, convenios colectivos y derecho a la huelga. En este último punto, el Gobierno aprobará, en el próximo Consejo de Ministros, el proyecto de ley que regula la misma.

El tema del patrimonio sindical —otro contencioso que el Gobierno tiene con trabajadores y empresarios— parece ser que también entrará en vías de solución. El mismo presidente Suárez afirmó hace dos días a sindicalistas brasileños que su Gabinete trabaja en este momento «para que la clase obrera española recupere su patrimonio sindical». También concretó que en octubre o noviembre se devolvería a UGT parte de su patrimonio histórico.

Si estas promesas se hacen realidad es posible que el augurado otoño caliente se entibie. La situación económica del país está para negociaciones y no para tirar la «casa por la ventana» por parte de nadie.

 

< Volver