El 1 de mayo no contribuyó a la unidad sindical     
 
 Diario 16.    02/05/1980.  Página: 13-14. Páginas: 2. Párrafos: 22. 

El distanciamiento físico de los líderes sindicales en la manifestación de Madrid convocada por CC 00 y UGT, fue el reflejo de la actitud de los participantes a los distintos actos que se celebraron ayer en todo el país con motivo del 1 de mayo: frialdad, confusión y práctica rotura de la unidad difícilmente conseguida días antes. La jornada contó con menor participación que años anteriores aunque, a diferencia de ellos, no se produjeron incidentes de importancia. Indefinición de slogans pero una consigna común: rechazo de la política del Gobierno y determinación en la lucha contra el paro.

El 1 de mayo no contribuyó a la unidad sindical

Madrid — Distanciamiento y frialdad fueron las características de la manifestación unitaria con la que CC 00 y UGT celebraron en Madrid el tercer 1 de mayo en la legalióad. La difícil unidad lograda entre ambas organizaciones días atrás estuvo a punto de quebrarse

80.000 personas según datos facilitados por el Gobierno Civil, 100.000 según la Policía Municipal y 200.000 según la versión de los organizadores, la verdad es que fue perceptible la menor asistencia de manifestantes. Los líderes, a diferencia de otros años, no marcharon juntos a la cabeza de la manifestación, sino separados por varias personas entre sí.

Poco después de las once

de la mañana se ponía en

(Pasa a la pág. siguiente.)

(Viene de la pág. anterior.)

marcha la manifestación encabezada por los secretarios generales de CC OO y UGT, Marcelino Camacho y Nicolás Redondo, y miembros de las ejecutivas de ambas centrales. Junto a Camacho se encontraba José Corell, dirigente de la corriente socialista autogestionaría de USO que el pasado domingo se integró en CC 00.

En filas posteriores aparecían líderes políticos como Felipe González y Santiago Carrillo, igualmente distanciados, Enrique Tierno y varios diputados y concejales.

El orden interno de la manifestación fue confiado a unos 5.000 militantes de CC OO y UGT y 1.500 policías municipales aseguraron el externo. En ningún momento se detectó la presencia de la Policía Nacional, salvo el helicóptero de Tráfico, que dio varias pasadas durante el acto, momento en que fue duramente abucheado.

Contra el paro

A la manifestación asistieron otras centrales sindicales y partidos políticos,

Como el Movimiento Comunista, PTE-ORT, Partido Comunista (m-1), PCT, LCR, Convención Republicana, Sindicato Unitario y Asociación Obrera Asambleísta. Algunos de estos partidos portaban numerosas banderas republicanas y retratos de Marx, Engels y Lenin, y pancartas alusivas a la presencia norteamericana en España y contra el Estatuto del Trabajador y el Acuerdo Marco.

Por su parte, los militantes de CC 00 y UGT llevaron pancartas con los slogans acordados previamente entre ambas centrales, fundamentalmente contra el paro —que es la que encabezaba la manifestación— contra el proyecto de ley Básica de Empleo y ley de Huelga, así como contra la política económica del Gobierno. Especial relieve adquirieron los gritos inquiriendo la devolución del patrimonio sindical y contra algunos miembros del actual Gabinete.

Destacable fue igualmente la presencia de argentinos, chilenos, uruguayos, salvadoreños y guatemaltecos, que recabaron en todo momento solidaridad contra las dictaduras de sus respectivos países.

Fuentes del Gobierno Civil precisaron que en ningún momento se produjeron incidentes de orden público, siendo la normalidad la tónica absoluta de la manifestación.

Cerca de la una de la tarde la cabeza de la manifestación llegó a la Puerta de Alcalá, donde fue recibida

por una pancarta cuyo texto rompía los acuerdos suscritos entre ambas centrales. En ella se hacía constar que «Ayer el Estatuto y el AMI, hoy la ley Básica de Empleo; mañana la de Huelga. Unidad de acción sí, pero todo el año». La pancarta estaba firmada por el sindicato de transportes de CC 00.

Los líderes sindicales y políticos se situaron en una tribuna instalada en el centro de la plaza, donde intervinieron los secretarios generales de Madrid de CC 00 y UGT, Fidel Alonso y Valentín Gómez, respectivamente.

Camacho, unitario

Ambos expresaron su solidaridad con los pueblos sudamericanos en lucha por ´la democracia y reiteraron su ánimo de conseguir la unidad para hacer frente a la situación de emergencia a la que está llegando nuestro país. Concretamente, señalaron que el paro está alcanzando niveles tales que en algunas zonas de España «ya se está pasando hambre».

Marcelino Camacho intervino a continuación insistiendo en la necesidad de unión sindical para hacer frente a «la política antiobrera de UCD, CEOE, Banca y multinacionales», manifestada en los citados paquetes legislativos y el plan económico del Gobierno.

Hizo un repaso al significado de la jornada señalando que desde 1889 se sigue luchando básicamente por los mismos objetivos, aún inalcanzados, y que dado el proceso tecnológico, son cada vez más difíciles de lograr.

Finalizó insistiendo en los niveles preocupantes de paro —que pueden abocar en breve a una situación revolucionaria— y haciendo un llamamiento a UGT para encontrar alternativas comunes a esta situación.

Redondo recogió el guante.

Redondo habló en último lugar, con una intervención en algunos momentos alterada. Recogió e hizo extensiva a CC 00 la invitación a una política común y dijo que el Gobierno no está dando soluciones a pesar de la actitud responsable de los trabajadores.

Manifestó que la crisis de Gobierno no es problema de personas, sino de programas, por lo que UGT exigía un programa concreto de actuación para combatir, sobre todo, el paro. Insistió en el rechazo a los proyectos legales del Gobierno e hizo un breve repaso a la difícil situación internacional. Recibió un gran abucheo de un sector del público cuando criticó la invasión soviética de Afganistán.

Finalizadas las intervenciones, los asistentes cantaron «La Internacional» y se disolvieron sin ningún incidente, aunque algunos sectores permanecieron agrupados y entonaron slogans durante un buen rato.

 

< Volver