¿Cómo contamos a los parados?     
 
 ABC.    08/06/1980.  Página: 8-9. Páginas: 2. Párrafos: 9. 

¿Cómo contamos a los parados?

Estadística ha dado el aldabonazo con los datos del primer trimestre: «Según la encuesta de población activa, el número de parados ascendía a 1.470.900, lo que supone un 11,21 por 100 de la población activa.»

El ministro de Economía rectificó inmediatamente a la baja: «El Estatuto de los Trabajadores prohibe expresamente la admisión al trabajo de menores de dieciséis años, lo que hay que sacar de la encuesta el colectivo comprendido entre catorce y dieciséis años que incluye.»

Los datos, entonces —siempre según Economía y en base a la misma encuesta—, serían 1.374.000 parados sobre una población activa de 12.909.400 —no sobre los 13.117.100 que estima la encuesta—, con lo que la tasa de paro en el primer trimestre es del 10,6 por 100.

El ministro de Trabajo considera que «eso es una encuesta basada en quien expresa BU deseo de trabajar, no en quien lo materializa inscribiéndose en una oficina de empleo. Yo tengo los datos del empleo registrado, los parados con nombres y apellidos, que con los datos que se utilizan en la CEE».

Según estas estimaciones, a 30 de abril de 1980 había en España un paro registrado de 1.244.927 personas, que sobre una población activa de 13.117.100 trabajadores da una tasa de desempleo del 9,49 por 100.

La distribución por sectores del número de parados es la siguiente: agricultura, 81.961; industria, 302.977; construcción, 332.399; servicios, 290.085; sin empleo anterior, 237.505.

POR EUROPA.—Siempre según la misma fuente, utilizando la estadística homogénea de desempleo registrado a 30 de abril de 1980, los datos de desempleo en la CEE y en España vendrían expresados por el cuadro siguiente:

• Las causas de la situación son para el señor Sánchez Terán las siguientes:

La estructura económica e industrial de España es más débil que la de los países de la CEE; los países europeos tomaron las medidas de austeridad para atajar los efectos de la primera crisis del petróleo del 73, en los años 74 y 75, por ello iniciaban una cierta recuperación en 1979; por el contrario, en España las medidas frente a la crisis se toman cuatro años más tarde, a partir de mediados del 77; en la situación de paro tiene una importancia decisiva el fenómeno migratorio: los países de la CEE —salvo Italia— son receptores de mano de obra, que en los últimos años de la crisis ha retornado a sus países de origen, lo que ha disminuido las tasas de desempleo en los países de la CEE al tiempo que ha aumentado en países como España,, con fuerte volumen de emigración. En el período 73-79 han regresado a España más de 296.000 emigrantes, en emigración asistida, las cifras de retorno reates son, con toda seguridad, mayores.

CUANTOS CONSIGUEN CONTRATARSE.— Dice el ministro que durante el 79 se superaron las mil contrataciones diarias. Durante el pasado año fueron 167.912 las personas que lograron un contrato de trabajo a través del programa de empleo juvenil; 195.770 los trabajadores acogidos al seguro de desempleo que causaron baja porque lograron un puesto de trabajo. Y a todos ellos hay que añadir otros que fueron contratados por programas de ámbito geográfico, por lo que la suma pasa de 370.000 contratados. «Lo que ocurre —añade— es que este importante volumen de contrataciones no ha sido suficiente para reducir las tasas de desempleo.»

 

< Volver