Comienzan los debates de los Presupuestos del 82. Mientras, el Acuerdo continúa parado. 
 Gobierno y oposición se pasan factura por el ANE  :   
 Calvo-Sotelo: "Antes de fin de año habrá proyecto de reforma de la Seguridad Social". 
 ABC.    18/11/1981.  Página: 38. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

Comienzan los debates de los Presupuestos del 82

Mientras, el Acuerdo continúa parado

Gobierno y oposición se pasan factura por el ANE

MADRID. Mientras el Acuerdo Nacional de Empleo continúa parado, Gobierno y oposición se pasaron factura por ese pacto, que figuró ayer en primer plano durante el Pleno del Congreso sobre los Presupuestos del Estado como instrumento para la reactivación económica. El ministro de Hacienda y los socialistas se enzarzaron en una polémica sobre si el aumento de la presión fiscal debe aplicarse más a las empresas que a las personas físicas, y el ministro de Economía y Comercio señaló —y éste fue el tercer tema de debate— que la Administración se esfuerza en estos momentos en lograr que no se llegue a un déficit incompatible con las necesidades financieras del sector privado.

Abrió la sesión de ayer, que se ¡nieto a las cuatro y media de la tarde, el presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo, que se refirió a su discurso de investidura para afirmar que el cuadro de diagnóstico que hizo entonces se había cumplido y que el programa que esbozó entonces se ha cumplido en muchos de sus aspectos.

La batalla contra la inflación —dijo el presidente del Gobierno— va ganándose paulatina y trabajosamente. Del 15,5 por 100 de crecimiento de 1980 en el índice de precios al consumo hemos bajado a 14,1 por 100 en el mes de septiembre. Puede estimarse que la tendencia apunta hacia una tasa del 12 por 100: una tasa que nos acerca a la vigente en Europa (11,6 por 100), que nos sitúa en posiciones mejores que Italia {18,5 por 100) y Francia (14 por 100). El índice tota) de la inversión aparente ha crecido un 3,7 por 100 en los siete primeros meses de 1981.

Tras señalar que tos resultados disponibles de comercio exterior manifiestan un comportamiento satisfactorio, dijo que cuando se observa el comportamiento de la economía española en el pasado inmediato o cuando se proyectan sus tendencias al futuro no podemos olvidar la era de crecimiento sobrio, cuando no negativo, de algunos desequilibrios internos y exteriores, de paro creciente y de empleos escasos que viven todas las economías industriales en la actualidad.

Debemos evitar —dijo— la huida hacia adelante, y no ceder a la presión diaria que pide expansiones det gasto financiadas por políticas monetarias y presupuestarias fáciles y permisivas. Según e! presidente del Gobierno, no se pueden sostener empleo y producciones que la crisis ha hecho inviables más que al coste del retroceso económico del país. En este sentido señaló que la conservación de la estructura productiva heredada del pasado resulta imposible.

Calvo-Sotelo añadió que "hablar genéricamente de despilfarros, de excesos del gasto público, constituye e! discurso más banal y más veces pronunciado a lo largo de la historia presupuestaria. £( presidente del Gobierno preguntó qué debería de reducirse, si las asignaciones al subsidio de desempleo, las pensiones o las subvenciones a tas empresas. Tras afirmar la imposibilidad.de reducir las cifras que asignan los Presupuestos Generales del Estado, dijo que a esas partidas se ha llegado después de contestar a esas preguntas inquietantes y concretas.

a PLAN DE ACTUACIÓN

Calvo-Sotelo afirmó que tas actuaciones previstas para el sector público por la política económica del Gobierno no se quedan aquí, sino que existen otras tres líneas de acción que tratarán de desarrollarse en el futuro inmediato:

La primera de ellas es la reforma de la

Seguridad Social. Antes de fin de año administración elaborará una propuesta someterá a una Comisión integrada por las partes firmantes del ANE, a fin de que ésta, antes de! 31 de enero de 1982, formule al Gobierno las propuestas que, de común acuerdo, puedan alcanzarse.

La segunda actuación es la reforma de la imposición. El Gobierno pondrá a punto los mecanismos que permitan iniciar la _ implantación del Impuesto sobre el Valor Añadido el 1 de enero de 1984. Por otra parte, la reforma fiscal necesita el complemento obligado de la reforma de la Administración tributaria.

Una tercera línea de actuación es !a que trata de responder al reto tecnológico que la crisis ha planteado a todas las economías nacionales.

EL ANE ES LA CLAVE. El objetivo de la política económica, según Calvo-Sotelo, es el de devolver a la sociedad española el carácter de economía dinámica. Para ello es necesario rebajar el coste relativo del trabajo a través de un recorte de salarios y del coste de la Seguridad Social. «El ANE —señaló el presidente del Gobierno— es un gran activo que la sociedad española ha recibido con ilusión y complacencias, a las que no podemos defraudar con dudas y vacilaciones en el cumplimiento de lo acordado.»

A continuación hizo uso de la palabra el ministro de Hacienda, Jaime García Añoveros, quien señaló que no tenía sentido esperar que los problemas económicos del país encontrasen solución en el proyecto de ley a debate. «Los presupuestos —dijo— distribuyen el coste de la crisis; no lo eliminan.» La verdadera reactivación, a juicio del ministro, sólo puede venir de un enfoque racional del ANE y de los proyectos de reconversión industrial.

Ambos objetivos —señaló el ministro— se recogen en la ley de Presupuestos, junto con las exigencias de la configuración regional y local del Estado. En este último punto —dijo el ministro— la ley introduce tres novedades: la creación del Fondo, que compensa los desequilibrios territoriales, y la racionalización del sistema de financiación de las Corporaciones locales a través de su participación en la recaudación.

«El déficit previsto por el Estado (698.000 millones) es, a juicio del ministro de Hacienda, un fiel reflejo de la crisis, y se explica, a tenor de 1o expuesto por el presidente del Gobierno, en datos muy claros. Citó el ministro el crecimiento de los gastos de Defensa en un 31 por 100, el incremento de los créditos para inversión en un 12, en términos reales, y el aumento de transferencias corrientes, que pasan a representar el 35 por 100. Este último punto —dijo el ministro— viene provocado por el incremento en un 65 por 100 de la aportación del Estado a la Seguridad Social, del 74 por 100 en las prestaciones para financiar el desempleo, del 34 por 100 en subvenciones a empresas públicas y privadas y del 100 por 100 en las pensiones derivadas de la querrá civil.

Calvo-Sotelo: «Antes de fin de año habrá proyecto de reforma de la Seguridad Social»

García Añoveros insistió en que la moderación salarial, el ANE en definitiva, permitirá un mayor crecimiento de las disponibilidades líquidas, lo que asegura un incremento del crédito al sector privado de dos puntos por encima de la inflación. Otro dato fundamental, a juicio del ministro de Hacienda, es el aumento de un 20 por 100 en la recaudación fiscal prevista, unos cuarenta mil millones, que se lograrán —dijo— a base de una mejora de la gestión, ya que la presión fiscal sólo aumentará en un 0,6 por 100 del P!B.

SOLCHAGA: MAS INVERSIÓN PUBLICA. Tras el ministro de Hacienda intervino Carlos Solchaga, representante de los socialistas vascos, para defender la totalidad que presenta su grupo. Solchaga rechazó la argumentación del Gobierno según la cual, una vez pactada la moderación salarial, todo está resuelto. La reducción de costes salariales —dijo— puede producir una desaceleración det consumo privado, lo que pondrá en peligro todos los objetivos de la política económica del Gobierno si no va acompañada de un aumento de la inversión pública.

Solchaga criticó la desproporción entre impuestos directos e indirectos y afirmó que la Administración está cargando la mano en las rentas de las personas físicas, mientras hace importantes concesiones fiscales a las empresas.

Agregó Solchaga que el Gobierno ha negado a concebir correctamente que la salida de la crisis sólo puede hacerse desde la concertación, y esto es lo que le ha llevado a firmar el ANE.

Tras señalar que el Estado debe garantizar que los objetivos de la concertación social se alcanzan, afirmó que dos tercios de las contrapartidas pactadas por la moderación salarial las pagamos por igual todos tos españoles.

«Es evidente —dijo también— que con el mismo déficit, o incluso con uno inferior, hubiera sido posible atender a mayores partidas de gasto público para inversión si se hubiera avanzado más en el ingreso de la presión fiscal.»

D EL TAMAÑO DEL DÉFICIT. Le replicó, en primer Jugar, el ministro de Economía y Comercio, Juan Antonio Garcia Diez, que señaló que el problema del déficit no es soto su tamaño, sino su ritmo de crecimiento y su financiación. En este sentido, añadió que las emisiones de deuda a corto y largo plazo tienen que ir sustituyendo el recurso al Banco de España. Dijo también que el crecimiento previsto del 3 por 100 en el PIB permitirá mantener estable la cifra de empleo y se cumplirán los compromisos del Gobierno sobre creación de 350.000" nuevos puestos de trabajo.

Posteriormente defendieron las enmiendas a la totalidad del Grupo Andalucista y del Grupo Vasco Miguel Ángel Arredonda y Josu Elorriagá, respectivamente.

Respondieron por el Gobierno Rodríguez Alcaide y Miguel Bravo Laguna.

Tras la intervención del ministro de Economía y Comercio, que señaló, entre otras cosas, que el Gobierno estima que la inversión tendrá un crecimiento real de cinco puntos en 1982 y que el incremento del crédito al sector privado en 1982 se mantendrá tres puntos por encima del incremento de la inflación, el presidente del Congreso dio por terminada la sesión alrededor de las 21,30 hasta las 11 de hoy. En esta sesión intervendrá Felipe González.

 

< Volver