Resumen fin de año. 1981 en ABC. Economía-Trabajo. 
 Ante la amenaza de dos millones de parados se impuso la concertación social a tres bandas     
 
 ABC.    26/12/1981.  Página: 32*33. Páginas: 2. Párrafos: 33. 

1981 en ABC

El ANE, un pacto sin precedentes

Ante la amenaza de dos millones de parados se impuso la concertación social a tres bandas

Redondo

Camacho

Ahora hace un año, cuando los distintos sectores sociales hacían balance de 1980, significaban que es ejercidosiguiente debería ser el protagonista del desarrollo legislativo, del nuevo sistema de relaciones

labórales iniciado con el Estatuto de los Trabajadores, el Acuerdo-Marco Interconfederal

y la Ley Básica de Empleo.

Sin embargo, 1981 no ha sido el escenario para ese diseño legislativo —ley orgánica sobre libertad sindical, ley de huelga, cooperativas, emigración, etcétera—, aunque, por lo contrario, se avanza en el desarrollo

—fundamentalmente por et Acuerdo Nacional de Empleo—normativo del Estatuto de los

Trabajadores.

En cualquier caso, el arto que ahora se cierra ha tenido como contrapartida a esa ausencia, la configuración de la concertación social como norma de conducta, vía ANE y Reconversión industrial, así como la clarificación de la maraña sindical en torno a dos centrales, CC OO y UGT, y el reforzamiento de la autonomía de las partes, consagrado por la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el recurso presentado por los parlamentarios socialistas ante los indicios de inconstitucionalidad del real decreto ley de 4 de marzo de 1977, regulador del derecho de huelga, cierre patronal y conflictos colectivos, sentencia por la que se suprime el intervencionismo del Estado anulando los laudos de obligado cumplimiento. Ha sido el año también de la «reconciliación sindical», sin duda forzada por tos acontecimientos del 23 de febrero y la propia firma del ANE, tras un período —1980— en el que el AMI y el Estatuto de tos Trabajadores condujeron a graves y duros enfrenamientos entre las dos centrales mayoritarias

AMI,UNA REVISIÓN DIFÍCIL

El inicio del año centraba la atención sociolaboral en la revisión salarial del Acuerdo Marco Interconfederal suscrito entre CEOE y UGT, con !a posterior adhesión de USO. Un acuerdo, protagonista durante 1980, que habla servido fundamentalmente para racionalizar la negociación colectiva —atomizada en más de 3.000 convenios— para iniciar un nuevo esquema de relaciones laborales homologable a los imperantes de la paz social, reduciéndose en casi un setenta por ciento el número de horas perdidas por conflictos.

La revisión salarial del AMI, prevista en el documento inicial, tuvo sin embargo más dificultades de las previstas, alargándose el proceso negociador desde mediados de diciembre hasta finales de enero.

Los resultados de los comicios sindicales celebrados en el último trimestre del año 80, la vigencia del Estatuto de los Trabajadores, el Congreso de UCD, la alternativa de coalición socialista y el «reciclaje» de CC OO eran elementos que flotaban en la mesa de negociación, enrareciendo el ambiente. Las posturas iniciales claramente antagónicas (8-12, banda salarial de CEOE y 12-15, banda de UGT) hacían prever un más que problemático acercamiento, cuando además por parte de la central socialista se perseguía la renegociación o revisión de otros temas. Por otra parte, los criterios de representatividad sindical fijados en el Estatuto de los Trabajadores, ya en vigor, restaban eficacia a un acuerdo que en la práctica, durante el ejercicio anterior, a pesar de la contestación de CC OO, se había impuesto en la negociación colectiva.

En cualquier caso, el patrimonio que suponía el AMI, fundamentalmente en cuanto a filosofía de relaciones laborales, no podía irse al garete y, así en el umbral de febrero, con la negociación colectiva retenida y consumada la dimisión de Suárez, las partes alcanzan el Acuerdo tras una última reunión maratoniana.

El resultado, ante las dificultades existentes, es la ampliación de ia banda salarial —del 11 al 15 por 100—, la mejora de la cláusula de revisión salarial en cuanto a operatividad y la inclusión de un anexo sobre el empleo en el que se señala que las dos organizaciones firmantes «consideran necesario el establecimiento de un Acuerdo nacional negociado por los sindicatos, el Gobierno y la CEOE que permita abordar de una manera global las medidas económicas, normativas y laborales necesarias para abordar en profundidad una política de empleo».

EL PACTO OE LOS CIEN DÍAS

Con el discurso de investidura de Calvo-Sotelo y los acontecimientos del 23 de febrero se empieza a generar en el país la expectativa del Acuerdo Nacional de Empleo, para paliar y reducir los efectos de urt protagonista cotidiano en los últimos años: el paro. La delicada situación política añade, además, los ingredientes necesarios para forzar un pacto que, obviamente, no estaba maduro. CEOE ya había recogido con un buen nivel de escepticismo el anexó del AMI referente al tema y UGT, por su parte, había empezado a hablar de un ANE en las Jornadas de Acción Reivindicativa de noviembre del 80, en las que Carlos Solchaga había planteado la posibilidad de un acuerdo de dicha naturaleza en el, supuesto de que cristalizara un Gobierno de coalición UCD-PSOE.

Es a mediados de marzo cuando el nuevo presidente del Ejecutivo empieza a plasmar su

oferta de investidura y llama a la Moncloa. a Ferrer, Camacho y Redondo. El escepticismo no se disipa, pero a pesar dé ello empiezan a celebrarse reuniones bilaterales preparatorias de los encuentros a tres bandas. E! debate de fondo se centra en cambiar empleo por salarios, aunque la verdadera trastienda —at final desvirtuada— se centra en la filosofía de la política económica. El elemento positivo «a priori» es. a nivel público, la voluntad manifestada por las partes de llegar a un acuerdo. Por otra parte y a pesar de las reticencias de CEOE en cuanto a CC OO, el comportamiento de esta central había cambiado sustancialmente, no contestando la revisión del AMI ni oponiendo una lucha frontal contra él como hiciera en el 80, mientras la conflictividad laboral continuaba descendiendo (ver cuadro). Así las cosas, con posturas ciertamente divergentes, se entra en la recta final propiciada y forzada por la propia Administración, ante el nivel de expectación despertado en el país que no podía deparar una nueva - frustración. Las últimas reuniones a marchas forzadas en Economía, junto con las conversaciones mantenidas al margen de ía Mesa, condujeron a última hora de la noche def viernes 5, de junio a un acuerdo que no tenía parangón en Europa.

LOS ACUERDOS SECRETOS

El acuerdo, loado en un principio por todos tos firmantes, pasa a ser el eje de la «literatura» oficial del país, aunque, sin embargo, la no discusión «económica» dei mismo no satisfizo tanto a CEOE como CC OO. Precisamente se especuló bastante en aquellos días con dos tipos de acuerdo sobre salarios, empleo, etcétera, y otro a dos, entre CEOE y Gobierno, en materia de política económica centrado fundamentalmente en in-

Economía-Trabajo

Ferrer

Garcia Diez

Sancho Rof

versión pública, déficit y presión fiscal.

E) difícil pacto, casi sacado con fórceps, se vio empañado a tos pocos días, ante la irritación patronal a) conocer la existencia de un pacto secreto bilateral, Gobierno-Sindícatos, en materia de patrimonio sindical, medíante el que durante fos próximos tres años se concederán á cuenta del patrimonio 800 millones de péselas constantes- & cistritiLir entre los sindicatos representativos. Las centrales, por su parte, rápidamente señalaron que dicho acuerdo en modo alguno tenía

nada que ver con el ANE. Sin embargo, dicho «affaira» empezó a enrarecer el clima de credibilidad de! acuerdo, alcanzando su punto álgido en el pasado mes de octubre, cuando ía CEOE abandona la Comisión de Seguimiento tras conocer el diseno del proyecto de Presupuestos Generales del Estado, en el que además de estar contemplados tos polémicos 800 millones, a jucic tía los empresarios, sa contemplaba un nivel de inversión y déficit público homologable a la óptica de izquierda.

Tras un mes de «suspensión»

de la presencia patronal en la Comisión de Seguimiento, la CEOE se reincorpora, pero ya el ANE, 3 juicio de los sindicatos,

habla sufrido una grave andanada en su línea de credibilidad, motivo por el cual UGT y CC OO coinciden en una campaña en

Sectores en reestructuración

En e? capitulo concreto de la industria como aspecto sectorial, 1981 tiene un carácter decididamente innovador de constantes, independientemente del juicio que merezca el modo de ¡levarlo a cabo. El decreto de reconversión sectorial, el .inicio de una política más raciona! en el INI y el apunte de una nueva política tecnológica, apoyada en gran parte en la atención a (os sectores de futuro, como lo quiere expresar la reciente formación de la Comisión que estudie el plan electrónico, conforman la actualidad del año. Hay que recordar aquí, junto a) tema principal que es la reconversión, la aparición del borrador de) Libro Blanco de Telecomunicaciones y del desarrollo del Plan Trienal de Viviendas.

En cuanto a reestructuración industrial, la publicación el pasado 10 tie junio del real decreto ley de Medidas para la Reconversión industrial Sectorial abre la «ventanilla» para el inicio de esía política, que trata de resolver uno de los grandes problemas del país, provocado por ia caída de la demanda, la obsolescencia tecnológica y ia falta de adecuación de las plantillas a fes necesidades reales de la producción.

PLANES APROBADOS

• Electrodomésticos (línea blanca),—Su

aprobación por Consejo de Ministros se remonta al 26 de septiembre del pasado año. En octubre del mismo año se concretan las medidas para la reconversión del sector y el 16 de septiembre de este año se aprueba la orden que aplica los beneficios del decreto cíe reconversión para &l grupo Unelsa, agrupación de 1as empresas del sector,

• Aceros especiales.— EI planteamiento de su reconversión da lugar a la asociación de siete empresas, que suponen el 70 por 100 de la producción total del sector. Aunque su referencia se remonta al 3 de octubre de 1980, e! pasado día 22 se tomó la decisión en una de las empresas importantes (Echevarría) para llevar a cabo e! primer paso referido a la adecuación laboral. Aféela a más de 12.000 trabajadores y la inversión supone más de 10.000 mitoses.

• Siderurgia Integral.—Todavía anterior a la publicación dél decreto para todo el sector (8 de mayo de 1981), afecta a Ensidesa, Altos Hornos de Vizcaya y Altos Hornos del Mediterráneo. La reestruracion afecta a 87,000 trabajadores y a unas empresas con unas pérdidas de 1980 tie más da 40.000 millones de pesetas.

Creada una Comisión para la reestructuración del sector, diferencias en torno a ella motivaron recientemente la dimisión de su presidente, José María Oviedo. Fuentes de¡ sector han informado recientemente la dimisión de su presidente, José María Martín Oviedo. Fuentes del sector han informado recientemente que este puesto no se cubrirá y la decisión final estará en base a tos resultados de ta consultora Kawasaki, que cobrará 500.000 dólares por estudiar el sector siderúrgico integral español, que tiene previsto, según el plan, una inversión de 130.000 millones de pesetas hasta 1983.

• Textil —Aprobadas las medidas para la reconversión del sector, que afecta a más de ´400.000 (raba/adores, el pasado 3 de agosto y publicados los acuerdos complementarios en, el «BOÉ» del 31 de octubre, reflejando un acuerdo del 21 de septiembre, el balance desde el 1 tie octubre señala que se han acogido al plan de reestructuración más de 30 empresas. Hasta el momento se han concedido 4.000 millones de pesetas en créditos y subvenciones.

• Femsa-Robert Bosch,—El real decretó de reconversion del sector de equipos eléctricos para la industria de la automoción se publicó en el «BOE» del 30 de noviembre de este año.

• Grandes astilleros.—Entre las" reestructuraciones acordadas este año hay que destacar ía de grandes astilleros (Astilleros Españoles, Aesa, Astano), que agrupa a las empresas con participación pública y cuyo real decreto todavía, no se ha publicado en el «BOE» .

REESTRUCTURACIONES EN NEGOCIACIONES

Aparte de estos sectores, que, entre otras cosas, han agotado tos presupuestos para este concepto acordados por eí Ministerio de industria y Energía, hay otros que están en periodo de negociación, elaboración y estudio. Estos son pequeños y medianos astilleros, aceros comunes, papel, cobre, cinc, forja y componentes electrónicos básicos.

De ellos, recordar que sobre et del cinc pesa un real decreto de 30 efe diciembre del pasado año, por el que se declara de interés preferente este sector integral.

Para ef próximo año se contemplan 12.000 millones de pesetas para jubilaciones anticipadas, según aclararon a A B C fuentes del Ministerio de Trabajo.

defensa del acuerdo, convocando manifestaciones unitarias en las principales ciudades, celebredas los pasados días 17 y 18 >Je diciembre con irregular respuesta. En estos momentos, tas expectativas de la Comisión de Seguimiento están centradas en Ja Comisión para la reforma de la Seguridad Social prevista en el ANE y cuyos trabajos, en principio, deben finalizar el 31 de enera próximo.

LA BIPOLARIZACION

SINDICAL Y EL CONGRESO DE CC OO

Antes de consumarse la firma del ANE, concretamente en el mes de marzo, el Ministerio de Trabajo hace públicos (os resultados de los comicios "sindicales celebrados en e! último trimestre del 80, consagrándose la bipolarización del espectro sindical español en torno a CC OO y UGT, centrales que entre ambas suponen el 60 por 100 de los delegados elegidos, no alcanzando USO el listón de representatividad del 10 por 100 y registrándose un especlacular avance de la centra! nacionalista ING en Galicia y la consolidación de ELA-STV como central mayoritaria en Euskadi.

Por otra parte, una semana después de la firma del ANE se inicia en Barcelona el II Congreso de CC OO con la presencia de más de un millar de delegados. Certamen no exento de tensiones, extrapoladas de las existentes a nivel del PCE entre eurocomunistas y prosovíeticos. La reciente forma del acuerdo, aunque a nivel de CC OO se justifica como plasmador de su viejo plan de Solidaridad contra el paro, no es bien digerido por importantes sectores de la central, especiaImente por las CONS catalanas. Marcelino Camacho resulta reelegido secretario general, obteniendo tos minoritarios una representatívidad del 25 por 100 en los nuevos órganos de dirección. Por lo demás, el Congreso de CC OO supone el alejamiento definitivo ya iniciado en 1978 de las veleidades como movimiento sociopolítico,. para definirse efectivamente como un sindicato.

 

< Volver