José Luis leal pide un esfuerzo colectivo solidario. 
 No hay soluciones a corto plazo para absorber el paro     
 
 ABC.    06/03/1980.  Página: 37. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

JOSE LUIS LEAL PIDE UN ESFUERZO COLECTIVO SOLIDARIO

NO HAY SOLUCIONES A CORTO PLAZO PARA ABSORBER EL PARO

El desempleo es nuestro principal problema, y sólo saldremos de él invirtiendo más, repartiendo mejor el empleo disponible y con un esfuerzo de toda la colectividad; hay que convivir con el paro y evitar caer en las demagogias», afirmó ayer el ministro de Economía en una conferencia de Prensa para informar sobre la caída del empleo en 1979 y el aumento del paco en proporciones similares a las de 1978, resultados que, según confesó José Luís Leal, son peores de los inicialmente previstos.

El ministro de Economía, tras señalar que la disminución del empleo se produjo en todos los sectores, salvo el de servicios, y que el pasado año se frenó la caída de la tasa de actividad por una mayor participación de las mujeres comprendidas entre los veinticinco y los cincuenta y cinco años, comentó algunos de los indicadores agregados de actividad económica y de empleo.

• EMPLEO E INVERSIÓN—En concreto resaltó el descenso de la tasa de crecimiento de la economía, especialmente acusado a partir de la crisis energética de 1974, puntualizando que en este aspecto la economía española está ligada a la crisis

mundial. Paralelamente —continuó—, aumenta la tasa de inflación, decae la inversión y aumenta el paro. El ministro llamó también la atención sobre el hecho de que las etapas de crecimiento del empleo coinciden con períodos de fuentes ¿aversiones.

José Luis Leal afirmó luego que la caída de la inversión, el alza de los precios y la disminución del crecimiento son fenómenos paralelos, y calificó de falacia la afirmación de que con mayor inflación hay menos desempleo. Lo cierto —dijo- es que a más inflación corresponde más paro.

• LA INVERSIÓN, ÚNICA SALIDA.—

El ministro de Economía manifestó luego la necesidad absoluta de apoyar la inversión como única salida, e informó de que en 1972 la evolución había sido positiva, después de la caída registrada en la primera mitad del año. Indicó luego que el Gobierno, para cumplir con esa necesidad absoluta, iba a apoyar la inversión pública y privada. En relación con la primera señaló el compromiso de contención de los gastos corrientes y de aumento de los de Inversión, que progresarán, aproximadamente, en un 10 por 100 durante 1980.

En cuanto al sector privado, reiteró el comiprctniso de mantener un aumento positivo de crédito en términos reales, especialmente en los dos campos prioritarios: construcción y energía.

Anunció la puesta en marcha de una política de suelo que. permita desbloquear .terrenos para viviendas sociales y una financiación adicional de 30.000 millones de pesetas. Igualmente, se refirió a la necesidad de consolidar la reducción de costes en el sector, esfuerza iniciado ya con la limitación de los índices de revisión al 85 por 100 del aumento de los precios al consumo.

En relación con el otro sector prioritario, el ministro Leal afirmó la necesidad de financiar las inversiones de reconversión energética y las nuevas que puedan emprenderse para evitar que el estrangulamiento de la balanza de pagos.

• RESPETO AL DÉFICIT PRESUPUESTARIO. — José Luis Leal manifestó también el compromiso de respetar el déficit previsto en los presupuestos para 1980, lo que supone contener el déficit de las empresas públicas, que succionan recursos que podrían dedicarse a la satisfacción de otras necesidades. Tras indicar que esa contención afecta tanto a la gestión como a los salarios.

Insistió luego en la política de saneamiento y reconversión industrial, resaltando que los créditos de la Banca oficial, ¡presupuestarios, extraordinarios y las subvenciones a empresas en crisis fueron de 55.000 millones en 1978, y de 63.000 millones en 1979, con independencia de otros créditos. Ese esfuerzo colectivo -—dijo— debe ir acompañado por el de los agentes sociales.

• SEGURO DE DESEMPLEO EXCEPCIONAL.— A continuación, el ministro de Economía se refirió a las acciones sobre la población activa —prolongación de la escolarización y anticipación de las jubilaciones—, programas específicos pana el empleo de jóvenes y subsidiados, y a la adoptación del Seguro de Desempleo, tomando en consideración la situación del cabeza de familia y los ingresos familiares.

Sólo un 27 por 100 de los parados son personas principales de la unidad familiar. El resto son hijos de personas principales o ligadas por grado de parentesco menor. Dentro de las personas principales en paro son mayoría abrumadora —un 93 por 100— los que habían perdido su empleo anterior.

Atendiendo a las circunstancias personales y familiares del trabajador se está estudiando un nuevo sistema de protección de carácter excepcional, que se establecerá

•con una cuantía equivalente a una fracción del salario mínimo interprofesional.

• OSCURAS PERSPECTIVAS___José

Luis Leal afirmó, más ade´ante, que las perspectivas para 1980 y 1981 se presentan difíciles y duras, y vienen determinadlas por el crecimiento que tenga la economía mundial y por la crisis de la energía. Seguramente los países industrializados no crecerán más de un 1 por 100. España puede hacerlo en un punto mas si mantiene vana ¡política económica rigurosa y unos comportamientos sociales también rigurosos. La creación de emipleo va a ser limitada —añadió-^, y, en el mejor de los supuestos, no podrá absorberse el crecimiento de la población activa. Cada cual —afirmó— debe asumir su propia responsabilidad y realizar un esfuerzo compartido y responsable para disminuir las barreras al

primer empleo, aceptando para ello menores crecimientos de los salaries reales.

El principal factor, condicionante del empleo —precisó— se encuentra en los aumentos previsibles de la población activa, que se estima de unas trescientas mil persona anuales hasta 1985, para disminuir luego en los años sucesivos. Esto significa que, manteniendo la tasa de actividad, la población activa se incrementará entre un máximo de 160.000 personas en 1979 a 130.000 en 1985.

• FORMACIÓN Y APARATO PRODUCTIVO—En otro momento de su Intervención el señor Leal se preguntó qué produce el aparato formativo español y qué demanda el aparato productivo. Criticó la -valoración social de las titulaciones en detrimento de tos oficios manuales, situación que nos lleva a producir licenciados sin empleo, mientras que no se producen los oficios que realmente cuentan con posibilidades de colocación.

¡En la misma conferencia de Prensa, el director del INEM, Fernando Somoza, anunció que en 1980 se mantendrían los programas especiales de empleo que en 1979 permitieron la colocación de 175.000 jóvenes y 196.000 subsidiados.

igualmente, aportó el dato de que el Instituto había gestionado durante el pasado año algo más de millón y medio de empleos, y que durante ese mismo período´ las demandas habían sido superiores a los tres millones trescientas mil y las ofertas se habían situado por encima —unas cien

mil mas.

«La única salida —afirmó el ministro de Economía— pasa por el apoyo a la inversión pública y privada, con contención del déficit presupuestario»

 

< Volver