Autor: Blasco, Arturo. 
 No desvelaron su oferta durante la segunda jornada en busca del acuerdo. 
 La CEOE se guarda la carta de los salarios en la manga     
 
 Diario 16.    30/12/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

No desvelaron su oferta durante la segunda jornada en busca del acuerdo

La CEOE se guarda la carta de los salarios en la manga

La segunda de las jornadas en busca de un acuerdo salarial para 1983 fue consumida por empresarios y sindicatos en discutir si deberían pedir o no conjuntamente al Gobierno todas sus previsiones económicas como había propuesto la CEOE. La petición fue rechazada por los sindicatos, para los que la inflación prevista es suficiente para negociar un acuerdo que se prevé largo y difícil, porque, entre otras cosas, los empresarios no han desvelado cuál será su oferta de incremento salarial hasta que se les explique la repercusión de la reducción de jornada.

Madrid — «Lo de hoy no ha sido otra cosa que un esgrima dialéctico sin avanzar nada en los temas concretos de negociación. Hemos intentado perfilar la banda salarial, pero CEOE ha preferido consumir la tarde en intentar que la mesa pidiera conjuntamente tos datos macroecónómicos al Gobierno. Para empezar a hablar de salarios es necesaria una información exhaustiva sobre las previsiones económicas para el próximo año, porque si no lo único que haremos será hablar de hipótesis.

Menos horas

Estas tres fases de Agustín Moreno (CC 00), José María Zufiaur (UGT) y José María Cuevas (CEOE) son fiel reflejo de lo que dio de sí la segunda jornada que las organizaciones sindicales y la patronal CEOE consumieron ayer con el objetivo final de diseñar un nuevo acuerdo salarial para el año que pasado mañana comienza. Este pacto —que ya ha sido bautizado como Acuerdo Interconfederal (Al)— sufrirá un serio retraso, según tos sindicatos, porque los empresarios no han despejado aún su oferta de incremento salarial. Para CEOE, sin embargo, tratar el tema de los salarios ahora es hablar por hablar, porque consideran insuficientes los datos que sobre crecimiento, inversión, costes y prestaciones sociales, desempleo y jornada laboral ha facilitado el Gobierno.

Precisamente esa ausencia de datos fue la estrella de la reunión de ayer. Los empresarios pusieron sobre la mesa nada más comenzada la reunión un documento en él que expresaban esta petición y solicitaron de los sindicatos que lo asumieran. La reacción de ambos- fue negativa, aunque CC 00 matizó que la negociación es lo urgente y todas las demás cuestiones deberían, efectivamente, negociarse, pero con el Gobierno directamente. UGT se remitió a los Presupuestos Generales del Estado, donde está contenida esa información. Tanto una como otra organización insistieron en que conociendo la expectativa de inflación —un 12 por 100—, es suficiente para negociar el Al, cuyo punto más espinoso es precisamente el salarial.

Buen ambiente

La presentación de este documento motivó la suspensión temporal de la reunión, y la delegación de CC 00 se reunió en una parte para, finalmente, rechazar la propuesta. Una vez reanudada, los participantes pusieron sobre la mesa alguno de los puntos a debatir, que, como el caso de jornada, fueron sólo esbozados y dejados para la reunión que el

próximo día 4 celebrarán las tres organizaciones.

Las delegaciones sindicales estuvieron formadas por los mismos representantes del pasado lunes y encabezadas por Julián Ariza, por CC OO, y José María Zufiaur, por UGT. Por los empresarios también asistieron las mismas personas, presididas por José Marta Cuevas, secretario general.

El ambiente del encuentro también fue continuación del de la primera jornada; es decir, relajado y con un continuo ir y venir de los participantes. A pesar de que el protagonista de la jornada fue el documento solicitando más información, sobre el ambiente pesó mucho el recién enviado, al Parlamento proyecto de ley sobre reducción de jornada a cuarenta horas. Sobre el primero de los temas, cada uno funcionará con su propia información, aunque CEOE solicitará hoy formalmente del presidente del Gobierno que les sea facilitada. Este tema, según los empresarios, no impedirá que continúen las conversaciones, aunque en algún momento se habló de obstrucionismo de las negociaciones.

Según Cuevas, «no podemos asumir la responsabilidad y ser cómplices en un instrumento que suponga pérdida de empleo y competitividad para las empresas españolas. La reducción de jornada que ha planteado el Gobierno encarece los costes salariales, grava a las empresas y dificulta la creación de puestos de trabajo. Por eso, preferimos que al hablar de incrementos salariales, tengamos muy claro cuál va a ser el coste de la reducción de jornada: daremos a conocer nuestra banda salarial, pues, en el momento oportuno».

Sobre la expectativa final y el plazo para la consecución final del acuerdo, los empresarios fueron optimistas: «Este año existen más factores de dificultad, pero el clima es de franco diálogo.» Para los sindicatos, los tiros van por otro lado. Más duros fueron en CC 00, que entienden que CEOE pretende «reducir los incrementos salariales en base a una serie de variables que a nuestro juicio no tienen por qué estar directamente relacionadas. Nosotros insistimos en el mantenimiento del poder adquisitivo, pero nos da la impresión de que CEOE está retrasando esta negociación, cuando los convenios se encuentran ya encima». Agustín Moreno restó repercusión a la pretendida reducción ´de jornada, «con fe que ya cuenta el 90,3 por 100 de los trabajadores sujetos a convenio colectivo», por lo que «los trabajadores no deben pagar de su bolsillo la reducción».

José María Zufiaur señaló que UGT está en desacuerdo «con el método pretendido de fijar los salarios por otras variables, que podrían llegar al infinito, y creemos que por esa vía es imposible firmar un acuerdo. Se está produciendo un cambio sobre pactos anteriores, firmados a dos bandas: hasta ahora, negociábamos con el dato de la inflación prevista, que sí que es imprescindible. Lo demás nos parece bien, pero gran parte está en los Presupuestos, y lo demás ya se verá más adelante».

José Luis Corcuera. también por UGT, agregó que e» anteriores acuerdos se produjeron reducciones de jornada, a pesar de que la banda salarial se mantuvo cerca de la inflación, aunque este tema, según • Zufiaur, «no significa una obstaculización, porque ya sabíamos que para los empresarios es un tema punta, y ahora se están extendiendo sobre él».

Para el próximo martes está convocada la tercera reunión, en la que se atacarán los temas de revisión semestral de salarios, reducción de jornada y eficacia del acuerdo. Tres toros difíciles de lidiar.

Lo que quieren saber los empresarios

El documento de peticiones que ayer presentó CEOE contiene varios puntos sobre los que el Gobierno debería echar más luz. Sobre el primero de ellos, inflación, los empresarios piden la previsión y las magnitudes relacionadas con ella; es decir, cuantía del déficit público y financiación, crecimiento global de los gastos corrientes y evolución prevista para los impuestos indirectos.

También piden más datos sobre la inversión pública proyectada y sobre medidas que el Gobierno piensa establecer en los terrenos fiscal y financiero. En cuanto a los costes laborales, los empresarios quieren saber cuál será la subida para los funcionarios y pensionistas así como más datos sobre la política monetaria y crediticia. Un apartado especial es el de Seguridad Social, donde CEOE se muestra especialmente interesada por saber la cuantía de la financiación con cargo al Presupuesto, coste global del incremento de pensiones, entrada en vigor de la jubilación anticipada y tipo de financiación a través de cuotas.

Finalmente solicitan del Gobierno que les sea explicada al detalle la medida de reducción de jornada y toda la información estadística sobre su repercusión.

 

< Volver