Autor: Mancebo Alonso, Mayte. 
 Hace cincuenta años, el socialista Prieto también intentó cerrar Altos Hornos del Mediterráneo. 
 Sagunto: todos contra el Gobierno     
 
 El Alcázar.    25/08/1983.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Hace cincuenta años el socialista Prieto también intentó cerrar Altos Hornos del Mediterráneo

Sagunto: Todos contra el Gobierno

Mayte Mancebo.—«Hace cincuenta años que un ministro socialista, Indalecio Prieto, pretendió cerrar Altos Hornos del Mediterráneo; el coraje del pueblo de Sagunto y la providencial llegada de un pedido para la fabricación de carriles, impidió que el cierre se consumara en beneficio de Altos Hornos de Vizcaya. Ahora, cincuenta años después, un Gobierno socialista terminará cerrando la única fuente de ingresos que en estos momentos le queda a Sagunto, AHM, y esto es algo que venimos temiéndonos desde hace algún tiempo. Las últimas declaraciones de un ministro del Gobierno, el señor Almunia, no contribuyen precisamente a la esperanza de los saguntinos. Por eso es fácil comprender que en Sagunto se pondrán las cosas violentas en los próximos meses.»

Son manifestaciones de don Alberto Martínez, presidente de la Asociación de Comerciantes de Sagunto quien, por su edad, recuerda aquel primer intento socialista de desmontar la siderurgia valenciana. El señor Martínez nos ofrece, con datos en la mano, la repercusión que, hasta el momento, ha tenido el anuncio gubernamental de desmantelamiento de AHM:

«Las palabras del señor Almunia confirman lo que en Sagunto nos temíamos, que desaparecerán los puestos de trabajo y que no habrá empleo alternativo. La realidad se presenta por las claras y no con las verdades a medias que ha venido ofreciendo el ministro Solchaga y que son mucho más peligrosas que la mentira, porque cuando se habla de la reducción de puestos de trabajo en nuestra comarca hay que tener en cuenta la carga social que Sagunto viene padeciendo en los últimos años y voy a dar unos datos que lo confirman claramente: la expropiación de 1.100 hectáreas de terreno agrícola para la nueva planta siderúrgica eliminó 2.000 puestos de trabajo en el sector agrícola que no fueron recuperados en la industria; hace tres años existían en la comarca saguntina 41 almacenes de manipulado de agrios que representaban 4.000 puestos de trabajo, de los que en la actualidad quedan solamente 11 almacenes en la comarca y tres de ellos en la ciudad de Sagunto; hace tres años el sector de la construcción contaba con 5.000 empleados dados de alta en la Seguridad Social, de los cuales en estos momentos

quedan solamente 80; en los últimos cinco años el cierre de pequeñas industrias ha representado la pérdida de 2.500 puestos de trabajo y en realidad hoy a Sagunto no le queda más que su siderurgia que hace seis años ocupaba a 6.500 personas y hoy se reduce a 4.200 puestos de trabajo que ahora el Gobierno socialista quiere aún reducir a la mínima expresión.»

Aparece el fantasma del hambre

Esta realidad social de Sagunto y el temor a un futuro mucho más negro tiene un claro refleja en la actividad comercial de Sagunto y su comarca en la que según los datos que nos ofrece el presidente de la Asociación de Comerciantes de Sagunto, la retracción ofrece estas cifras: la venta de muebles y electrodomésticos ha descendido en un 70 por ciento, siendo frecuentes los casos en que, pedidos en firme, han sido anulados ante la posibilidad de que la pérdida del empleo impida hacer frente a los compromisos de pagos adquiridos; en el gremio de confección el descenso de ventas se estima entre un 40 y un 50 por ciento, en cuanto al ramo de alimentación, los principales datos observados han sido el descenso del consumo de carnes y el incremento de pan. Son evidentemente elementos que permiten afirmar que el fantasma del hambre ha hecho su aparición en Sagunto.

Nadie sabe si podrá comer dentro de unos meses porque

• «Las últimas declaraciones de Almunia no contribuyen a la esperanza de los saguntinos. Es fácil comprender que se pondrán las cosas violentas en los próximos meses»

• «No nos queda más que la siderurgia, que hace seis años ocupaba a 6.500personas, ahora sólo a 4.200 y el Gobierno quiere reducirla a la mínima expresión»

• Importante retracción en el consumo: la venta de muebles y electrodomésticos ha descendido en un 60 por ciento; en la confección, en un 50 por ciento; en alimentación, descenso de la venta de carne e incremento en el pan.

• «Nadie sabe si podrá comer dentro de unos meses porque no es fácil encontrar trabajo. Que nos diga

Almunia a qué lugar de España hay que dirigirse para ello »

«no es tan fácil encontrar trabajo como dice el señor Almunia; que nos diga a qué lugar de España hay que dirigirse para ello. Eso en el supuesto de que los saguntinos estuvieran dispuestos a ceder en su lucha por la conservación de lo que es su única fuente de trabajo, la siderurgia».

En términos muy similares se ha pronunciado Julián Izquierdo, del Comité Ejecutivo de CC.OO. en Valencia: «En las declaraciones de Almunia vemos un rayito menos de demagogia que hasta ahora nos habían servido los señores Solchaga y Lerma: a través de las palabras del ministro de Trabajo se empieza a vislumbrar lo que de verdad lleva en mente él Gobierno socialista, que es exactamente lo que los saguntinos venimos denunciando desde hace mucho tiempo.»

Cuando le planteo a Julián Izquierdo si ha producido inquietud en Sagunto la perspectiva que parecen ofrecer las palabras de Almunia, es de la posibilidad de que no haya empleos alternativos, su respuesta es rotunda: «Ni los trabajadores, ni los saguntinos en general, ni las centrales sindicales comprometidas en la defensa de AHM hemos tenido posibilidad de manifestar nuestro rechazo a los puestos de trabajo alternativos porque jamás el Gobierno ha presentado una oferta en ese sentido, nunca se nos ha planteado un estudio materializado ni concretizado que, por otra parte, no es solución porque en lo que estamos comprometidos es en la supervivencia de la siderurgia y la instalación del TBC.

Lo de los puestos alternativos formaba parte de esa demagogia que ahora Almunia ha dejado al descubierto porque, a través de sus declaraciones, no sólo se les dice a los saguntinos que tendrán que ir a trabajar fuera de Valencia, sino que «tendrán que ir a la busca de un puesto de trabajo». Nosotros queremos que el ministro y que todo el Gobierno socialista nos explique cuáles son las posibilidades que los saguntinos tienen de encontrar ese trabajo en el panorama actual del empleo. Está claro que lo que se pretende es mandar a nuestros hombres al éxodo y a la miseria.

Voz silenciada

Un portavoz del comité de empresa de Altos Hornos del Mediterráneo afirma que los trabajadores no aceptarán ninguna oferta de empleo alternativo, empleo que, por otra parte, «sería muy necesario para dar ocupación a los más de dos millones de parados que existen ya en España» y añade «nosotros seguimos adelante en nuestra lucha por la cabecera y la implantación del Tren de Bandas en Caliente y consideramos que esas declaraciones del señor Almunia lo único que evidencian es la falta de acuerdo entre los ministros: uno de ellos considera imposible la creación de 800.000 puestos de trabajo y otro lo declara factible; un ministro promete empleo alternativo y otro habla de éxodo... lo primero de todo que se pongan de acuerdo y se dejen de demagogias y que si algo tienen que ofrecernos, lo hagan directa-

mente y no mediante verdades a medias en la prensa».

A las declaraciones del ministro de Trabajo han venido a sumarse las que hacía ayer en un periódico de Valencia el secretario-general de la Federación del Metal ugetista, José Antonio Puerta, y a las que se refiere el miembro del Comité Federal, Julián Izquierdo: «Decir que no le importa la pérdida de 50.000 ó 60.000 puestos de trabajo en el sector y que es positivo el proceso que sigue el Gobierno es manifestarse de la misma forma que cuando Solchaga se felicita de la buena acogida que tienen las medidas en los medios empresariales; es demostrar que no les importa la voz de los trabajadores, más aún, que la voz de los jornaleros andaluces, de los trabajadores de los astilleros de .Cádiz, lo mismo que la voz de los saguntinos no llega a los despachos ministeriales.

Ahora, las palabras de Almunia han dejado al descubierto la demagogia de Solchaga y de Lerma (el presidente de la comunidad autónoma de Valencia) y a juzgar por su viaje a Estados Unidos, más parece estar interesado en la CIA-que en los problemas de Sagunto. La demagogia se ha desvanecido y ahora vemos claramente cuáles son las perspectivas que nos ofrece el Gobierno socialista, por eso vamos a dejarnos de posturas moderadas que no nos conducen más que a una pérdida de tiempo, y a partir de septiembre vamos a acelerar la campaña de sensibilización y concienciación pública respecto al problema de AHM.»

Precisamente, ayer se contabilizaban en Sagunto 200.000 firmas de las 500.000 que proyectan los saguntinos presentar en las Cortes. «Doscientas mil firmas —afirmaba el portavoz del comité de empresa— recogidas sin salir dé Valencia, y a la espera de las que nos irán llegando de todos aquellos lugares donde sabemos que se están recogiendo. En septiembre aceleraremos la recogida y en la segunda quincena de septiembre es posible que Sagunto vuelva a estar en Madrid.»

 

< Volver