Autor: R. V.. 
 Sociolaboral. 
 Emigrantes: problemas al regreso     
 
 ABC.    20/06/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EMIGRANTES: PROBLEMAS AL REGRESO

LA crisis económica ha puesto de manifiesto la precaria situación en que se encuentran dos millones de emigrantes españoles. Dos millones de personas que no sólo hicieron posible el despegue económico de España, sino que, además, contribuyeron de forma destacada al desarrollo de Europa. Ahora nuestros emigrantes se encuentran amenazados por el paro —muchos ya en situación de desempleo— y con grandes dificultades de encontrar puestos de trabajo ai no gozar de les beneficios de los trabajadores de la Comunidad Económica Europea.

Las autoridades españolas siempre han estado atentas al problema humano y social de los emigrantes y han facilitado, cuando ha sido cosible, el retomo. Las medidas tradicionales de formación profesional y estímulos al acceso de la propiedad, válidas cuando el contingente de retorno es reducido, son insuficientes en los momentos actuales, cuando, según declaraciones del director del Instituto Español de Emigración, se espera el regreso del 20 por 100 de los emigrantes, unos seiscientos mil trabajadores, que con sus familias superan ampliamente la cifra del millón.

PUESTOS DE TRABAJO. — Don Jorge Jordana de Pozas calificó como una. tarea urgente la de proporcionar puestos de trabajo dignos a los españoles de Europa. Pero estos puestos de trabajo deben proporcionarse en unos momentos en que una cantidad considerable de españoles están también atravesando situaciones de desempleo.

La situación se agrava con el replanteamiento de las políticas del empleo que, tras la crisis económica, se ha de producir necesariamente en los países industrializados. Esta reordenación, con un más riguroso control de la contratación de extranjeros y de los contingentes de emigración, dificultará la salida de nuevos emigrantes y nos devolverá bastantes de los que va trabajan en Europa.

La solución no es fácil, pero se está intentando hallar una salida. Por un lado, los emigrantes preparan un congreso, en el que se adoptarán los acuerdos necesarios para defender sus empleos y presionar sobre los Gobiernos europeos para que finalice la discriminación contra los trabajadores extranjeros.

Por otro lado se sitúan las acciones a nivel de Gobierno. Concretamente el Ministerio de Trabajo ha llegado con Franela al acuerdo de respetar la libertad de decisión del trabajador, tanto para quedarse como para retornar, y han combinado sus programas de formación profesional y de educación cara que los hijos de emigrantes no pierdan la vinculación cultural con el país de origen y que la capacitación profesional que reciban sea válida y se corresponda con las necesidades del mercado de trabajo de los dos países.

Con todo, la solución definitiva no tendrá lagar hasta que la economía española se recupere plenamente y sea capaz de proporcionar puestos de trabajo a toda la mano de obra actualmente en paro, tanto en España como en Europa.—R. V.

 

< Volver