Autor: Río López, Ángel del. 
 Contacto directo y cordial. 
 Con los emigrantes     
 
 Arriba.    21/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Contacto directo y cordial

CON LOS EMIGRANTES

Educación de los hijos e información sobre España, principales problemas

La crisis económica, una amenaza para la estabilidad de los puestos de trabajo

BONN. (De cuestro redactor jéfe enviado espacial.)—Vamos a poner las cosas donde deben estar. Ahora mismo son más graves los problemas que tiene un obrero en España que los que tiene un emigrante español en Alemania. Dejémonos de tópicos. A ellos, ahora mismo, les preocupa, el problema de la enseñanza de sus hijos porque, lógicamente, las dificultades del idioma imponen su ley. Les preocupa también las deficiencias y marginaciones respecto a la sociedad nativa en cuanto a la formación profesional y posibilidades de empleo.

Graves dificultades. No hay que negarlo. Pero si las comparamos con las que los trabajadores españoles tenemos en España veremos que no es como para echarse a llorar. Porque, ellos, los emigrantes, ganan dinero, De oficial de segunda para arriba y con un mínimo de especialización, entre las sesenta y tas setenta mil pesetas. Así, como suena. El tema de la emigración en Alemania se ha estabilizado en unas coordenadas razonables Con una serie de dificultades inherentes a su situación, pero nunca dificultades de subsistencia. No dramaticemos porque no hay de qué. Me cuesta trabajo tener que ser sincero porque en estos casos lo más periodístico es echar mano de los tópicos y del pañuelo, del sentimentalismo y de la emoción. Pues bien, en este sentida tengo que decir que emoción, afecto y sentimentalismo no han faltado en el contacto directo y cordial mantenido por el rey y la Reina Doña Sofía con los representantes de la colonia española en Alemania.

La Patria tira, por muchos años que pasen y por mucho bienestar que se haya conseguido a título individual. Esta es ana pena que nadie puede quitar del corazón de unos hombres que salieron de. España, no en uso de aquello que en la época de Licinio de la Fuente se llamaba derecho a la libertad para poder trabajar donde se quiera, sino en virtud de la angustiosa, necesidad de sobrevivir.

Los reyes se han mezclado literalmente con los emigrantes. Han dialogado, de tu a tú, en un encuentro amistoso y sincero. Tanto es asi que, mientras yo entrevistaba al presidente de la Federación de Padres de Familia de los Trabajadores Españoles en Alemania, el Bey reclamaba la presencia de Manuel Romano para que se incorporara al apretado grupo de personas que conversaban con él sobre los problemas de los emigrantes.

Pues bien, Manuel Romano, ceinte años de residencia en Alemania, técnico en la construcción le autopistas, casado con una alemana, dos lujos, y natural de un pueblo de Ciudad Real, me decía lo que instantes más tarde exponía ante SS. MM. con ardor y con un punto de emoción en sus palabras:

—Seguimos teniendo problemas de reagrupación familiar

BONN

De nuestro enviado especial ÁNGEL DEL RIO

porque nos ponen muchos inconvenientes. Fíjate, uno de ellos, es el de tener una vivienda digna y mejor que la que teníamos hasta ahora. Para ello se ha constituido una comisión de viviendas (en las democracias —y esto 10 apunto yo— todo funciona a base de comisiones) cuyos gastos hemos de sufragarlos nosotros. Tenemos también e! problema de nuestros hijos que van a escuelas alemanas. Se discrimina a nuestros hijos en cuanto que quieren aprender un oficio o a nuestras mujeres si quieren trabajar. Se trata de una marginación que tiene su causa en la no pertenencia de España al Mercado Común. Los hijos de los trabajadores de otros países no tienen estas dificultades.

Existe una campaña, que se está poniendo en marcha, y que se llama «capacitados para el regreso», en virtud de la cual tratarán de desplazarnos y reenviarnos a nuestros lugares de origen. Estos son secuelas de la crisis económica general de hace años tras de la cual se restringieron las horas extras y los trabajos complementarios de las mujeres. La edujgapión española es muy deficiente, entre "otras cosas, porque los maestros españoles parece que no están al día en las nuevas técnicas o en los nuevos sistemas de enseñanza.

—¿Cómo seguís el proceso de reforma español?

—Muy mal. Existe una deficiencia brutal de información. No tenemos ni idea. Nos hace falta información. A este paso en las elecciones se registrará una abstención masiva de los emigrantes como ocurrió en el referéndum. Tenemos muchas dificultades para ejercer nuestro derecho al voto. Hay que conseguir que podamos votar porque queremos hacerlo como españoles; interesados en la democracia.

—Quién se lleva el gato al agua, entre vosotros, en cuanto a movimientos sindicales?

—Nosotros somos apolíticos como tal Federación de Padres de Familia —a esto contestaron tres de los directivos de esta agrupación—, pero hemos de reconocer Que aquí privan por un lado Comisiones Obreras y por otro el PCE.

Emilio Garrigues, embajador de España en Bonn a quien le metían, minutos más tarde, el micrófono de Radio Nacional en la boca, sintetizaba su impresión del encuentro del Rey con los emigrantes con estas palabras: «Sentimientos más que razonamientos». Lo lógico, nada más. Mientras tanto periodistas y fotógrafos pisoteábamos en la «melé» de la Embajada española, un modesto jardín sembrado de floreculas.

 

< Volver