Autor: Bribián, Carlos. 
 Alemania Federal. 
 No se admitirán más trabajadores extranjeros  :   
 El canciller Schmidt, en su programa de Gobierno, subraya que continuará la política de freno a la mano de obra exterior. 
 Pueblo.    17/12/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ALEMANIA FEDERAL

Nose admitirán más trabajadores extranjeros

El canciller Schmidt, en su programa de Gobierno, subraya que continuará la política de freno a la mano de obra exterior

BONN, 17. (De nuestro corresponsal, Carlos BRIBIAN.)

La tercera jornada de esta apasionante semana se inició ayer por la mañana con el juramento de su cargo por parte de los quince ministros que conforman el Gabinete Schmidt, y entre los que, como se sabe, hay tres debutantes: Ehrenberg (Trabajo), la señora Huber (Juventud, Salud y Familia) y la señora´ Schlei (Cooperación Económica). Después el jefe de Gobierno ofreció a los componentes del VIII Bundestag, y por extensión al pueblo, su programa de gobierno.

Los temas tocados, por «casi» conocidos de antemano, no han sido capaces de despertar el entusiasmo. Tanto, que no son pocos los que aplican al discurso inaugural del canciller ese refrán alemán primo hermano del nuestro del «mucho ruido y pocas nueces», o dicho de otra manera «muchas palabras y poco contenido». Porque Schmidt, eso sí. como si quisiese demostrar a los parlamentarios y al pueblo que está enteradísimo de cuanto atañe a la vida del país todo, ´estuvo minucioso hasta el último detalle.

Lo que a la larga puede que sea remedio peor que la enfermedad, puesto que el incumplimiento que pueda

producirse de alguna promesa será eficaz arma con la que la oposición podrá combatirle a lo largo del recién estrenado período de cuatro años, que se adivinan dificilísimos para el equipo Schmidt.

• CONTINUIDAD

A grandes rasgos, la declaración gubernamental de ayer puede quedar resumida del siguiente modo:

La principal tarea en la política internacional sera la continuidad de la de distensión con los países del Este europeo, como mejor medio para asegurar la paz mundial. Y en lo que se refiere a la «entente cordiale» panalemana, ver la manera de progresar en las relaciones con la D. D. R., mediante la mejora o establecimiento de acuerdos Pero «sin hacerse excesivas ilusiones», que todo no depende de los alemanes de acá.

En cuanto a política nacional, como premisas principales: el respeto a la propiedad privada, un estímulo al rendimiento en el trabajo y mejoras sociales. El canciller expuso que las principales metas de su Gobierno en este nuevo período legislativo serán la persecución de un creciente desarrollo, la lucha contra el paro, un esfuerzo —en política cultural— para eliminar de universidades y escuelas superiores los «numerus clausus», pidiendo también al Parlamento una mayor «liberalidad» del Estado y ,1a sociedad alemana respecto de los calificados como «radicales políticos» y en cuanto a su encuadramiento en el mundo laboral. Más o menos, que no quiere unas leyes policíacas para salvar el tipo cara a la galería es decir, cara a su partido (el socialdemócrata), y para que dentro de él no le califiquen de hombre de -derechas». Subrayó igualmente la intención de su Gobierno de elevar con el estreno de 1978 el impuesto de plusvalía —ahí tiene seria enemiga en 1a oposición— y estar en su animo como compensación, para tales calendas también, reducir los impuestos a los menos fuertes económicamente y aligerar de cargas a las familias numerosas.

LOS EMIGRANTES MEJORARAN SU SITUACIÓN

Por español —después de todo aquí, amén de sus familiares, hay un total de 114.400 trabajadores compatriotas, que representan el 5,9 por 100 del total de la «legión laboral extranjera»—, dejaría coja la crónica si no aludiese a que Helmut Schmidt, de pasada y la mar de brevemente, se ha referido a los llamados «gastarbeiter». Una de cal y otra de arena.

El canciller ha subrayado que considera muy insatisfactoria y preocupante la situación en que se encuentran los cuatro millones de trabajadores ex tranjeros en el país (cifra equivalente al 6 por 100 del total de la población alemana) y que es intención del Gobierno Federal la formación de unas comisiones de representaciones de toda la sociedad alemana —sindicatos.

Iglesia, patronal, autoridades regionales y representantes de las diversas facciones de colonias extranjeras— para que estudien e intenten poner remedio a tan discriminatoria situación en la que estos últimos se encuentran. Pero puntualizando que el. «stop» a la mano dé obra forastera que pusiese en órbita hace dos años el ex ministro Arendt, continuará. Y subrayando que no habrá generosidad con terceros países. En corto y por derecho, que los portugueses o los españoles o quien sea no encontrarán facilidades alemanas para colocar su excedente de mano de obra en la R. F. A., por mucho que consigan el ingreso en la Comunidad Económica Europea...

 

< Volver