Autor: Pelayo, Antonio. 
   Unos cinco mil obreros españoles deberán abandonar Francia     
 
 Ya.    23/06/1977.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Unos cinco mil obreros españoles deberán abandonar Francia

en una reunión de capellanes españoles de emigrantes se denuncian las medidas del Gobierno francés, que, abierta o solapadamente, quiere prescindir de 100.000 trabajadores extranjeros en paro, entre ellos unos 5.000 españoles •

Expulsado de un colegio para hijos de emigrantes españoles el sacerdote y licenciado en pedagogía don josé Bueno • Había denunciado como catastrófica y perjudicial la marcha del colegio

(De nuestro corresponsal, Antonio Pelayo.)

Los capellanes de emigrantes españoles en Francia acaban de analizar la difícil situación de nuestros compatriotas, forzados a volver a su lugar de origen como consecuencia del paro obrero en Francia. En una reunión, a la que han acudido monseñor González Moralejo y monseñor Saint Gaudens, presidentes de las Comisiones Episcopales de Migración de ambos países, se ha tomado "conciencia colectiva de la situación por la que atraviesan los trabajadores emigrados en Francia, invitados abierta o solapadamente a regresar a sus países".

Como es sabido, el Gobierno francés ofrece gratis el viaje en avión y una indemnización de 10.000 francos (140.000 pesetas) a los casi cien mil trabajadores extranjeros que se encuentran actualmente en paro. Según fuentes no oficiales, unos cinco mil españoles serán objeto de esta medida, que, si teóricamente es libre, en la práctica es impuesta por las autoridades laborales francesas.

Monseñor Saint Gaudens ha protestado contra esta medida. "Se dice—afirma en un comunicado— que el coste social de un trabajador emigrado es más elevado que el coste social de un trabajador francés; pero no se habla del suplemento de entradas provenientes de los emigrados ni de las ventajas que nuestro país—tantas v e c es injustamente—ha sacado de su trabajo."

EXPULSIÓN DE UN SACERDOTE

Un sacerdote español ha sido víctinia de un injustro trato, esta vez por parte de las autoridades españolas. El capellán del Chateau le la Vallette—colegio para hijos le emigrantes españoles—ha sido despedido de su cargo por el director, don Ramón Ayala. La razón, inconfesada, es que este sacerdoté, don José Bueno, ha denuncíalo en diversos informes dirigidos al Instituto Español de Emigración y al Ministerio de Educación y Ciencia la caótica situación, moral, educativa y social de este centro, donfiado a la Escuela de Mandos de José Antonio.

Como consecuencia de sus informes han sido enviadas dos inspecciones al Chateau, gin resultados hasta ahora positivos. Lo cierto es que más de doscientos niños españoles, de edades comprendidas entre los siete y los catorce años, sufren las consecuencias de un proceso educativo calificado por el capellán, que es además licenciado en Pedagogía, de catastrófico y muy perjudicial".

 

< Volver