Autor: Berazatagui, Iñaki. 
 Los trabajadores españoles en la emigración (1). El caso más urgente. 
 Francia dejó de ser la meca de la emigración española     
 
 Diario 16.    02/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 23. 

IOS TRABAJADORES ESPAÑOLES EN LA EMIGRACIÓN (I)

El Gobierno español debe plantearse con urgencia qué hacer con el mas del millón de emigrantes españoles que trabajan en Europa. Las nuevas y estrictas normas que regulan la actividad de los trabajadores extranjeros en los países del Mercado Común Europeo —especialmente las ya anunciadas por Francia— provocaran el retorno a nuestro país de miles de trabajadores. Hoy por hoy, el Gobierno no parece tener elaborada una política al respecto, y ni siquiera un mínimo plan de acogida.

Las normas que empiezan a dictar los países comunitarios sólo Be aplican, evidentemente, a la emigración procedente de los países no miembros de la Comunidad. Pero éstos suponen más.

del 70 por 100 de la emigracion europea. Según cifras oficiales, son más de ocho millones los emigrantes que trabajan actualmente en la CEE. Extraoficialmente se calcula que este número se eleva a 11 millones.

Los corresponsales de D16 en Europa han elaborado un extenso informe sobre la situación de los trabajadores españoles en los paises de la CEE, al que se añadirá el caso de una curiosa emigración española a Estados Unidos y a Portugal. La serie culminará analizando las previsiones de los responsables españolea sobre este urgente problema.

El caso más urgente

Francia dejó de ser la meca de la emigración española

Iñaki Berazategui

PARÍS, 2 (Corresponsal D16). — Francia ha sido desde siempre la meca de la emigración española de Europa. Periódicamente, el país vecino ha sido escenario de oleadas de ciudadanos españoles que se velan obligados a abandonar su país por unas u otras razones. Cuando no era la situación política interior la que obligaba a cambiar de airea a importantes contingentes de españoles, era la desastrosa situación de nuestra economía de posguerra.

Aparte de la emigración política —constante desde principios del siglo pasado y que alcanza su culminación tras la derrota republicana en la guerra civil—, la última gran oleada de emigración española a Francia tuvo lugar en los años sesenta, aunque su importancia resultó minimizada por el "boom" de la emigración a Alemania. Al cabo de los años, una vez retornados a España numero-

mania, Francia es el pais europeo que cuenta con la colonia española más numerosa.

Los españoles, cuarta colonia extranjera

Según loa datos facilitados en 1975 por el censo oficial francés, el número de españoles en Francia supera el medio millón, representando el 14,5 por 100 del total de extranjeros residentes en el pais. Únicamente las colonias portuguesa, argelina e italiana tienen una importancia numérica superior a la española.

Solamente en la región parisiense, viven y trabajan mas de 130.000 españoles. El sur de Francia, desde Marsella a Burdeos, pasando por Perpignan y Toulouse, registra, tras después de Paris, las mas fuertes concentraciones de emigrantes españoles.

La situación de los emigrantes españoles ha mejorado en general con respecto a hace unos años, ya que en su mayoría se encuentran relativamente integrados en la sociedad francesa. "Actualmente hay muy pocos españoles en paro. La mayoría cuenta ron puestos de trabajo docentes, obtenidos a costa de mucho esfuerzo y tenacidad", manifestó a D16 José Rincón, director de la FAEEF (Federación de Asociaciones de Emigrantes Españoles en Francia.

Ninguna protección oficial

Existen en Francia alrededor de 120 asociaciones y centros de emigrantes españoles, todos ellos surgidos por iniciativa de los propios emigrantes y sin ninguna ayuda oficial. El motivo de este desinterés del Estado español hacia los emigrantes que durante años estuvieron sosteniendo con sus divisas la maltrecha economía española habría que buscarlo en el funcionamiento democrático de estos centros, que contrastaba con las costumbres dictatoriales practicadas por el franquismo.

Estaa costumbres, en cierta medida, se mantienen. La casa de España de París, que fue presentada al Rey hace un año durante la visita que éste hizo a la capital francesa como "un servicio más que el Estado español pone a disposición de sus trabajadores en el extranjero, permanece cerrada y sin actividad después de haber sido Inaugurada a bombo y platillo.

Enormes dificultades para el retorno

La mayoría de los emigrantes españoles, excepcion hecha de los que llevan en Francia muchos años y están perfectamente integrados en la sociedad francesa, quieren retornar a su país, aunque existen pocas probabilidades de que puedan hacerlo debido a! creciente índice de paro en España.

Otro problema que dificulta el regreso a España de los emigrantes es el de la escolaridad de sus hijos, ya que nadie les asegura un puesto escolar a su retorno. A éste, se añade el problema de las convalidaciones de los títulos y diplomas obtenidos en Francia, particularmente en el sector de la formación profesional.

A todo se suman desde hace algún tiempo las dificultades provocadas por el endurecimiento de la postura del Gobierno francés con respecto a la mano de obra extranjera.

El plan respecto a la inmigración adoptado por las autoridades francesas prevé, entre otras medidas, la suspensión de la emigración familiar y la denegación de la carta de trabajo y residencia a los emigrantes que se encuentren en situación irregular.

Primas al regreso

Asimismo, el Gobierno francés ha establecido un sistema de primas de regreso para los trabajadores emigrantes. En un principio estas primas estaban destinadas únicamente a los emigrantes que se encontraban en paro, aunque ahora se ha decidido ampliar el alcance de las mismas a todos los trabajadores extranjeros.

El sistema de primas estipula la entrega de 10.000 francos (170.000 pesetas) a todo trabajador con más de cinco años de estancia en Francia y de otros 10.000 al cónyuge que se encuentre en la misma situación. En caso de que la estancia en Francia sea inferior a cinco años, la prima será de 5.000 francos (85.000 pesetas), cantidad igual a la prevista por cada hijo menor de edad en posesión de carta de trabajo.

La puesta en práctica de estas medidas intenta restablecer a principios de la década de los ochenta el mismo nivel de emigración existente en los años sesenta, antes del "boom" económico, lo que significa reducir de dos millones a uno el número de trabajadores extranjeros en el país.

Reivindicaciones de los emigrantes

Para paliar esto, los emigrantes españoles reivindican el establecimiento de un acuerdo transitorio entre España y loa países del Mercado Común que conceda a los españoles ya residentes en éstos la plena igualdad con respecto a los inmigrantes procedentes de los Estados de la Comunidad Económica Europea.

A Juicio de los emigrantes españoles, esta medida, debería verse complementada por otras, tales como la supresión del pasaporte para los españoles que se dirigen a los países del Mercado Común en aplicación de! derecho de reciprocidad, del que España no ha hecho uso hasta el presente, dándose la paradoja de que los españolea son loa únicos que necesitan el pasaporte para entrar en su país.

 

< Volver