Autor: Prado, Enrique G. Del. 
 Los trabajadores españoles en la emigración (II). La candidatura de España a la CEE. 
 Bélgica: Un rayo de esperanza     
 
 Diario 16.    03/11/1977.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 19. 

La candidatura de España a la CEE

Bélgica: Un rayo de esperanza

Enríque G. del Prado

Más de doscientos mil emigrantes, entre ellos numerosos españoles, pueden ser expulsadas de Bélgica en los próximos meses, siguiendo un plan de lucha contra el paro que las autoridades belgas están ultimando. "De momento no hemos adoptado ninguna actitud, pero deben comprender que nuestro problema de paro es acuciante. Tenemos 260.000 parados actualmente, las perspectivas para 1978 no son halagüeñas y 3a opinión pública nos pide constantemente que tomemos cartas en el asunto" manifestaba a D16 un alto funcíonario del Ministerio belga de Trabajo.

Para las autoridades belgas, al parecer, la única solución de su problema de paro consistiría en el retorno a su país de los trabajadores inmigrantes. Esta posibilidad, además, es apoyada, segun -demuestra una encuesta realizada la semana pasada por el Instituto Universitario de Sondeo de la Opinión Pública, por el 64,8 por 100 de la población belga consultada. Solo un 33,5 por 100 de encuestados son partidarios de crear mas puestos de trabajo antes que inclinarse por la expulsión de los trabajadores emigrados,

Los sindicatos, por acuerdos administrativos

Para los expertos sindícales de la Federación General de Trabajo de Bélgica «socialista), una de las dos centrales más importantes del pais, la cuestión, podría ser solucionada a través de "arreglos administrativos" que implicarían, sobre todo, la apertura de negociaciones multilaterales en-

tre los países de origen de la emigración y los receptores.

A este respecto, las federaciones de la -central sindical español socialista. UGT en Europa han realzado, el pasado fin ,de semana, en la localidad belga de Crivernee, cerca de Lleja, una reunida a la que asistieran, entre otros, los diputados socialistas Francisco Delgado (Albacete) y Albiñana (Madrid), en la cual pusieron de manifiesto su intención de presentar una petición, en tal sentido a las autoridades del Ministerio español de Trábajo, si instituto Nacional de Emigración y al instituto Nacional de Previsión,

Por su parte, Ángel Enciso, responsable del Partido Comunista de España en el Benelux, coincidió´ prácticamente can los planteamientos de su compañero socialista y se mostró optimista ante las futuras medidas a adopar por si Gobierno belga con respecto a los trabajadores emigrantes españoles.

"Creemos —dijo a Dl6— que en estos momentos los emigrantes empañóles estamos en Condiciones de paralizar una medida de expulsión contra cualquiera de los miembros de nuestra colonia. Sin embargo, reconocemos que la situación es difícil, que la opinión pública belga pide medidas y que sus autoridades tienen que adoptar algunas.

España, si quiere, puede

Un funcionario de las Comunidades Europeas comentaba seriamente a este corresponsal: "Me parece que ustedes todavía no se han dado cuenta de cuál es el peso especifico de España en estos momentos. No calibran bien que el fiel de la balanza puede inclinarse, de uno u otro lado, según la presión española."

Si, como dice si funcionario mencionado, el "peso específico español" es actualmente Importante, los beneficias redundarán, obviamente, en favor de los más de 60.000 españoles afincados en Bélgica.

De estos 60,000 españoles —segunda colonia extranjera en Bélgica— sólo 32.000 disponen del correspondiente permiso de trabajo, y únicamente 3.400 se encuentran en situación de paro (60 por 100 del salario el primer año.

Los emigrantes españoles en este país han seguido, desde su llegada hasta el año 1973, en que prácticamente se cerró la emigración, la norma de los trabajadores belgas- inmediata afiliación sindical.

Afiliados a los sindicatos

Dos centrales se reparten casi equitativamente a nuestros trabajadores: 17.000 pertenecen a la socialista FGTB, mientras los 15.000 restantes están afiliados al sindicato cristiano.

Los convenios no se aplican

Para Manuel Villa, de la UGT, los problemas con que tienen que enfrentarse los trabajadores españoles derivan, más bien, de la mala aplicación o no aplicación de los convenios suscritos entre España y Bélgica que de una ausencia de acuerdos.

"En efecto —explica—, en un numero notable de casos, por ejemplo, trabajadores que tienen derecho a beneficiarse de una pensión (invaliden, Jubilación, etcétera), y que en virtud de la "prorrata temporis"

han de percibir ésta en Bélgica, deben esperar, además de os doce meses reglamentarios, dieciocho meses o más por la parte española, lo que obliga a los beneficiarios a recurrir a los servicios de asistencia pública belga."

Para loa trabajadores españoles consultados por D16 deberian modificarse, entre otras cláusulas del actual convenio hispano-Belga. la de los accidentes de trabajo mortales, ya que en caso de fallecimiento, tanto si la viuda e hijos retornan como si residen en España, pierden, totalmentee el derecho de subsidio familiar» asi como el derecho al beneficio de la pensión de viudedad en España. En cuanto al "subsidio familiar", actualmente los hijos de trabajadores españoles en Bélgica, que residan en España, no se benefician de ningum tipo de subsidio, por voluntad explícita de las autoridades españolas.

En el capitulo -de invalidez, las anomalías son multiples y variadas. Por ejemplo, impago del subsidio familiar doble a Los hijos que residan en España, cuando el cabeza de familia esté enfermo más de seis meses; impago del subsidio familiar doble, cuando fallece el cabeza de familia, y los hijos residen en España; supresión del subsidio familiar cuando por razones imperiosas de salud el trabajador y la, familla retornan a España con autorización del médico consejero, etcétera. Todas estas anomalías —en opinión de los emigrantes consultados por D16— demuestran la ausencia de verdaderos representantes de los trabajadores en la discusión, redacción y ratificación del convenio bilateral hispano-belga.

 

< Volver