Francia no admite ya más emigrantes  :   
 Se dificulta la permanencia de los trabajadores extranjeros y se fomenta su salida. 
 Informaciones.    29/09/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

FRANCIA NO ADMITE YA MAS EMIGRANTES

SE DIFICULTA LA PERMANENCIA

DE LOS TRABAJADORES EXTRANJEROS Y SE

FOMENTA SU SALIDA

MAS de quinientos cincuenta mil emigrantes españoles se verán afectados por las graves medidas discriminatorias que ayer dio a conocer el Gobierno francés. Estas medidas suponen la interrupción definitiva de la expedición de cartas de trabajo a los extranjeros, requisito indispensable para que los emigrantes puedan encontrar un empleo. Se incrementan las ayudas para que los emigrantes ya instalados en Francia retornen a sus países de origen. Y, por último, se suspende toda la emigración familiar por un período de tres años.

En el periódico «Le Monde» se calificaban ayer estas disposiciones como «coercitivas, raciales y atentatorias contra los derechos del hombre».

En los medios de la emigración española las medidas han causado la natural alarma, ya que no sólo impiden la entrada de extranjeros, sino que los que ya poseen la carta de residencia, sin que tengan todavía allí a su familia, tendrán que optar entre tener derecho al trabajo o la vida familiar con sus esposas e hijos.

A pesar de que en loa últimos años ha disminuido notablemente la emigración española a Francia e incluso en el presente año han regresado entre 15.000 y 20.000 familias, aún hay en dicho país más de medio millón de trabajadores españoles.

Numéricamente, los españoles representan el cuarto grupo de trabajadores extranjeros en Francia, detrás de los argelinos, portugueses e italianos.

S3 problema de la emigración de mano de obra extranjera ha surgido también en otros países de Europa con motivo de la crisis económica. En Suiza llega incluso a celebrarse un referéndum sobre el mantenimiento de la mano de obra extranjera. En Alemania también existen restricciones y el paro afecta fundamentalmente a los trabajadores extranjeros.

ES problema de la emigración será, por ello, uno de los más espinosos para el ingreso de los tres nuevos países —España, Portugal y Grecia— en la C.E.E, ya que la Comunidad tiene establecida la libertad en los puestos de trabajo.

(Crónica de nuestro corresponsal en París, en página 14.)

 

< Volver