Autor: Martínez, Francisco. 
 Santiago Carrillo presidió la primera sesión. 
 "No existe injerencia en los problemas españoles"  :   
 "Los tres partidos coinciden en la consecución del socialismo en libertad". 
 Pueblo.    03/03/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 10. 

LA "CUMBRE" EUROCOMUNISTA

Santiago Carrillo presidió la primera sesión

"NO EXISTE INJERENCIA EN LOS PROBLEMAS ESPAÑOLES"

• "Los tres partidos coinciden en la consecución del socialismo en libertad"

LAS SESIONES HAN SIDO PRESIDIDAS POR CARRILLO, BERLINGUER Y MARCHÁIS

MADRID, 3. (PUEBLO, por Francisco MARTÍNEZ.) — «La presencia de Berlinguer y Marcháis en

Madrid confirma el papel que desempeñan en la actual vida europea los partidos comunistas y demuestra

que una verdadera democracia no es posible concebirla sin la presencia legal del comunismo», dijo ayer

tarde Manuel Azcárate, miembro del Comité Ejecutivo del Partido Comunista de España, recogiendo las

palabras que Santiago Carrillo, secretario general del P. C. E., había pronunciado durante la primera

reunión que estuvo presidida por él, con los secretarios general del P. C. I. y P. C. F., Berlinguer y

Marcháis.

Manuel Azcárate resumió para los periodistas las palabras pronunciadas por Carrillo en esta primera

sesión de la «cumbre» eurocomunista de Madrid, y dijo que por acuerdo de las tres delegaciones de los

partidos de Francia, Italia y España, se celebrarían otras dos sesiones: la de ayer, miércoles, por la tarde y

otra en la mañana de hoy, presidida cada una por uno de los secretarios generales.

Azcárate, que estuvo acompañado por Kanapa (P. C. F.) y Segre (P. C. I.), recogiendo las palabras de

Carrillo durante dicha reunión se refirió a la evolución política española y recordó el criterio del P. C. E.

de la necesidad de un «pacto por la libertad», de un acuerdo de todas las fuerzas políticas que acepten un

juego democrático en lo político y en lo social. "No sólo las fuerzas obreras y profesionales —dijo—,

sino también las capitalistas interesadas en una cooperación de España en Europa. Los pasos decisivos

hacia la democracia pueden ser la legalidad del P. C. E. y unas elecciones libres que permitan establecer

nuevas bases constitucionales democráticas para la vida española."

La visita de Marcháis y Berlinguer la considera Santiago Carrillo como un gesto de solidaridad hacia los

trabajadores y hacia la democracia en general, «sin que en este encuentro —dijo durante la sesión— haya

nada que pueda suponer una injerencia en la política y en los problemas españoles. El P. C. E. aprecia el

significado solidario de esta visita, pero los problemas de la política española los deben resolver las

fuerzas políticas españolas. El agradecimiento merecido que el pueblo español siente hacia ellos por su

labor hacia la causa de la libertad no se ha podido exteriorizar públicamente, ya que la visita se produce

cuando todavía no está resuelto el problema de la legalidad».

Refiriéndose a lo largo de toda su intervención ante los periodistas a las palabras que Santiago Carrillo

había pronunciado, Azcárate, que interviene en las mismas, dijo que el P. C. E. calificaba de

acontecimiento histórico la presencia de los dos secretarios del P. C. I. y P. C. F., ya que aunque en otras

ocasiones los tres se habían reunido, fue fuera de España. Se refirió después a la caída del fascismo en

Grecia y Portugal y al avance de la democracia en nuestro país.

"Contrariamente a lo que muchos piensan acerca de esta reunión, a ella se ha llegado para intercambiar

opiniones sobre problemas que les son comunes a los tres partidos comunistas, en el marco de la

solidaridad de las relaciones fraternales y de la unidad en la lucha por una causa común», afirmó Manuel

Azcárate, quien a continuación se refirió de nuevo a lo expresado por Santiago Carrillo en la primera

sesión en cuanto que «de todos, es conocido que dentro de la diversidad existen entre los tres partidos

coincidencias en la concepción y consecución del socialismo en la libertad».

Recordó Azcárate el significado del pleno del Comité Central del P. C. E., celebrado en Roma, donde se

tomó la decisión de salir a la luz pública. «Igualmente Santiago Carrillo se ha referido —dijo Azcárate—

a los graves momentos por los que atravesó España en el mes de enero cuando el terrorismo asesinó a

cuatro abogados comunistas y un trabajador y también a funcionarios del orden público, y el papel que

desempeñó el P. C. E. para evitar la desestabilización».

Cara a las elecciones Azcárate señaló cómo el P. C. E. ha sido el primer partido en presentar sus

candidaturas para el congreso, siendo favorable a unas candidaturas de frente democrático para el Senado

en base al sistema mayoritario que se va a seguir para esta segunda cámara.

Recordó Azcárate la fuerza actual del movimiento obrero, la organización dé los diversos sindicatos, y el

papel que están jugando los comunistas, tanto en este plano como en los sectores de la cultura, la

Universidad y el agrario. Mencionó como datos importantes la distribución hasta la fecha de 150.000

carnets del P.C.E. y la venta actual de 160.000 ejemplares del órgano informativo «Mundo Obrero».

Las elecciones, a juicio del P. C. E., tienen que basarse en un «pacto entre caballeros», que sean un debate

de ideas y un paso adelante en la marcha de España hacia la democracia. Pese a las dificultades —terminó

diciendo Azcárate— el P C. E. muestra un optimismo realista.

 

< Volver